La letra pequeña de la bajada del IVA de la luz y su carácter temporal disminuyen su eficacia

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cree que la medida es “insuficiente” y propone otras 9 correcciones para que este “servicio de primera necesidad deje de ser un lujo para muchos hogares”

Un hombre toca una llave de la luz en Madrid (España)
Un hombre toca una llave de la luz en Madrid (España)Jesús Hellín Europa Press

La letra pequeña de la bajada del IVA a la luz puede restar eficacia a la reciente medida con la que el Gobierno pretende frenar la que podría ser la factura más cara de la historia, advierte la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Para OCU, la rebaja anunciada por el Gobierno del IVA de la electricidad del 21% al 10% es “insuficiente”, puesto que no va a ser permanente (hasta fin de año) y su activación dependerá de que el precio mayorista de la electricidad esté por encima de los 45 euros por MWh. Al mismo tiempo, OCU cree que la rebaja del IVA no es la solución definitiva al espectacular incremento del precio de la electricidad,

¿Cuánto podrán ahorrar los hogares con esta medida?

OCU estima que la rebaja del IVA del 21% al 10% supondrá una rebaja para la factura de hogar tipo de 6,5 euros al mes. Según sus cálculos, la Organización considera que la próxima factura del mes de junio alcanzará los 71,6 euros de mantenerse una situación de altos precios como la actual. Si se aplica la rebaja, la factura de junio se reduciría hasta los 65,08 euros, una rebaja que al año supondría que las familias pagasen 78 euros al año menos por su suministro eléctrico.

Además, el Ejecutivo ha decidido suspender el 7% del impuesto a la generación de energía durante el tercer trimestre de este año. Si se anula temporalmente este impuesto es razonable esperar que el precio mayorista de la electricidad baje en una proporción similar. Si se suman los efectos de esta rebaja al ahorro por la reducción del IVA, el conjunto de medidas que va a probar el Gobierno, supondrán una rebaja de 9,5 euros en la factura de un usuario medio.

¿Cuáles son sus fallos?

El primer fallo que detecta la OCU en la rebaja del Gobierno es la temporalidad de la medida, apenas seis meses. Tampoco le parece bien que esté condicionada a que los precios en el mercado mayorista superen los 45 euros por MWh y tampoco considera que la eliminación del impuesto a la generación sea efectiva, ya que implica dejar de ingresar unas importantes partidas para el equilibrio de los costes del sistema lo que afectará al superávit o déficit con el que se cierre el año 2021.

OCU considera que estas medidas no abordan el problema real de la subida del precio de la electricidad. Una escalada del precio que se produce a juicio de la organización por la falta de transparencia y de mecanismos de corrección en el sistema de fijación marginalista del precio de la electricidad. Para OCU, “la rebaja del IVA tiene que acompañarse necesariamente de medidas complementarias que ataquen de raíz el problema de los beneficios extraordinarios de las eléctricas a costa del bolsillo de los consumidores por este injusto sistema de fijación de precios”.

Además, pide una investigación urgente de la CNMC para que investigue la anómala situación del mercado de generación de la electricidad, que lleva varias semanas fijando prácticamente todos los días precios por encima de los 80 euros por MWh, una circunstancia que nunca se producido hasta ahora de forma tan persistente.

¿Qué pide OCU para mejorar el mercado eléctrico?

1. Rebaja del IVA de la electricidad al 10%, pero no de forma temporal.

2. Eliminación del Impuesto de la Electricidad, que eleva la factura eléctrica en un 5,11%.

3. Más control para frenar las manipulaciones del mercado y un régimen sancionador más eficaz.

4. Revisión de sistema de precios mayorista.

5. Revisión y redistribución de los peajes y cargos que siguen siendo asumidos fundamentalmente por los suministros en baja tensión como son los hogares.

6. Mejora de la transparencia por parte de las comercializadoras para que los clientes conozcan las ventajas, los riesgos y las alternativas que existen en el mercado.

7. Fomento a la competencia en el sector energético.

8. Impulso al Bono Social simplificando el proceso de acceso, ya que todavía hay muchos hogares que teniendo derecho al bono no acceden a él.

9. Apostar por la eficiencia energética.

10. Empoderar al consumidor.