El INE confirma la contracción de la economía española: el PIB cae el 0,4% en el primer trimestre del año

El PIB se desploma un 4,2%, en lugar del 4,3% avanzado en abril, respecto al mismo periodo del año pasado y se pierden 343.000 empleos a tiempo completo

Thumbnail

Los peores presagios que sobrevolaban sobre la economía se volvieron ha confirmado este jueves. La actividad no remonta el vuelo. El INE revisó en una décima su avance de caída de PIB del primer trimestre realizado en abril pasado. Así el PIB volvió a caer en lugar del 0,5% avanzado el 0,4% en el primer trimestre de 2021 respecto al trimestre anterior, en el que el PIB se mantuvo inalterable. Con este descenso, el PIB interanual se desplomo hasta el 4,2% en lugar del 4,3% adelantado en abril pasado, frente al 8,9% del trimestre precedente e idéntico retroceso al experimentado por la economía en el primer trimestre del año pasado, según los datos de contabilidad nacional facilitados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Precisamente, este peor comportamiento de la economía al previsto por el Gobierno es lo que llevó el pasado 9 de abril a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, a revisar a la baja sus previsiones macroeconómicas. Eso sí, el INE el único dato que no ha revisado con la información completa es el número de empleos perdidos a tiempo completo en ese trimestre, que continúan en la nada desdeñable cifra de los 343.000 puestos.

Y es que la tercera ola del tsunami llamado coronavirus, junto con el efecto de la tormenta Filomena, se ha llevado por delante las previsiones macroeconómicas excesivamente optimistas diseñadas por Calviño en otoño pasado que, por entonces, apuntalaban un proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2021 poco creíble y que hoy ha quedado en aguas de borrajas. De hecho, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, revisó el pasado 30 de abril las líneas maestras de las cuentas públicas de este año, con el fin de acompasarlas al frenazo en seco dado en el ritmo de recuperación económica

Esta caída del PIB se explica por un comportamiento más prudente a la hora de gastar de los hogares, cuyo consumo bajó el 0,6% y el 3,2% de la inversión destinada a vivienda y construcción, en tanto que la inversión empresarial logró mantenerse en una ligera alza del 1,5%. La demanda nacional (consumo e inversión) explica las 4 décimas de caída trimestral del PIB, ya que la aportación de la demanda exterior (exportaciones e importaciones) fue nula. Las importaciones bajaron un 1,3%, en línea con el descenso del consumo nacional, mientras que las exportaciones retrocedieron un 1,4%. El empleo de la economía, medido en horas trabajadas, se redujo un 2% respecto al trimestre anterior, si bien los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo crecieron un 1,4%. En términos interanuales, las horas trabajadas disminuyeron un 3,6% y los puestos equivalentes a tiempo completo descendieron un 1,9%, lo que supone la pérdida de 343.000 empleos en un año.

La renta nacional bruta y la renta nacional disponible bruta decrecieron en el primer trimestre un 0,6% y un 0,1%, respectivamente, mientras que en comparación con un año antes ambas cayeron un 3%. Por el lado de la oferta casi todos los sectores registraron caídas de actividad, salvo los servicios, que avanzaron un 0,3% debido a la mejoría registrada en el comercio, transporte y hostelería (1,2%) y de las actividades financieras y de seguros (1,5%). La industria retrocedió el 2,3%, la agricultura, el 2,9%, y la construcción, el 4,3%. En comparación interanual, la remuneración de los asalariados bajó el 2,8%, consecuencia de la caída del 3,1% del número de asalariados y del avance de la remuneración media por asalariado del 0,3%.