El Gobierno “parchea” la subida de la luz

La rebaja temporal del IVA del 21 al 10% para los hogares y la suspensión del impuesto de generación apenas amortigua una cuarta parte del alza prevista para junio: la factura subirá casi un 40% y el ahorro será del 10%

Thumbnail

Temporalmente, hasta final de año, y con condiciones, pero la carga impositiva del recibo de la luz, que supone más de la mitad de la factura, se reduce para aliviar el bolsillo de los hogares. Solo de los hogares y una parte de las empresas, ya que únicamente podrán acogerse al 10% del IVA, previsiblemente en las facturas que se emitan desde mañana, quienes tengan hasta 10 kilovatios de potencia contratada. El resto pagará el 21% como hasta ahora. En cualquier caso se trata de un parche con el que el Gobierno jugará a su antojo hasta el límite de los 45 euros el megavatio hora. Cuando el precio de la energía caiga de ese tope en el mercado mayorista, algo que tardará en verse con los actuales precios del gas natural, la materia prima que abastece a los ciclos combinados de los que tira el sistema cuando no hay otra opción.

Además, como ya sucediera en 2018, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido suspender durante el tercer trimestre el 7% del impuesto a la producción de electricidad que pagan los generadores y que, finalmente, se repercute en el precio de la energía.

La rebaja del IVA tendrá un impacto para las arcas del Estado de 875 millones, mientras que el de la suspensión del impuesto a la generación será de 400 millones adicionales, indicó ayer la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien insistió en que la temporalidad de esta rebaja facilita que Bruselas dé su conformidad. Unos 1.275 millones en total, la cantidad aproximada que recibirá de más Hacienda este año en las subastas de CO2 por los altos precios de las emisiones.

Unos 19 millones de consumidores se beneficiarán de la medida, que cubre «a la práctica totalidad de los hogares españoles», según explicó Montero, ya que la potencia media es de 4,1 kW, y al 72,5% de los contratos de empresa y negocio tienen también esta potencia inferior, aunque en este caso la rebaja del IVA tiene un efecto neutro.

La pregunta es si será suficiente para los hogares. Y la respuesta es que con las dos medidas puestas en marcha por Sánchez apenas se logrará mitigar una cuarta parte de la subida esperada con los actuales precios de la electricidad, anclados en el entorno de los 86 euros MWh.

El Gobierno calcula que, con la rebaja del IVA, los hogares verán bajar su factura en torno al 10%, mientras que para los grandes consumidores que logren beneficiarse, el descuento será del 6%. Así, la rebaja del IVA supondrá un descenso de 6 euros al mes en la factura de un hogar, mientras que la suspensión del impuesto de generación, permitirá una rebaja adicional de entre el 2% y el 3%.

La Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec) rebaja ese ahorro al 9,5% en la factura final de los hogares. Según sus cálculos, la reducción del IVA del 21% al 10 % hasta final del año tendrá un impacto en la factura de la luz de hogares y pymes del 8%, mientras que el de la suspensión durante el tercer trimestre del impuesto a la generación será del 1,5%, porcentaje que en el caso de la industria podría llegar al 5%.

En cualquier caso, no será suficiente para mitigar el alza del recibo, que coincide con el nuevo sistema de tarifa para los clientes con PVPC. La facturación mensual de un hogar medio, con una potencia de 3,3 kW contratados y 250 kWh de consumo mensual, está en los 62 euros en lo que va de mes, un 37,7% superior a la factura media de todo 2020, que rondó los 45 euros para los hogares, según fuentes del sector eléctrico. La factura media hasta mayo para esos hogares era de 52,8 euros, un 17,4% inferior a la prevista para junio, con lo que la rebaja del Gobierno tampoco compensa toda la reciente subida.

Los cálculos de las organizaciones de consumidores como Facua arrojan facturas medias más elevadas, de hasta 88,76 euros para este mes de junio, porque toman como referencia potencias de 4,4 kW y un consumo de 366 kWh al mes en el que se incluyen comercios y negocios. Sin embargo, una familia de cuatro miembros no supera de media los 200 kWh de consumo mensual.