Los AVE de Ilsa comenzarán a operar en el segundo semestre de 2022

La compañía ya cuenta con tres trenes recién salidos de fábrica que empezarán a ser homologados en agosto

Trenes de Ilsa en fábrica
Trenes de Ilsa en fábricaILSA ILSA

Ilsa, el tercer operador ferroviario que junto a Renfe y Ouigo (SNCF) ha obtenido autorización y capacidad para prestar servicios AVE en el marco de la liberalización del sector en España, sigue quemando etapas para que sus trenes echen a rodar por las vías de alta velocidad. La compañía ya cuenta con los tres primeros vehículos y ha definido la fecha en que comenzará a operar: el segundo semestre de 2022.

La compañía, participada por Air Nostrum y la operadora pública ferroviaria italiana Trenitalia; ya tiene en su poder las primeras unidades del tren modelo ETR1000 que encargó a Hitachi-Bombardier para operar en España. Los vehículos viajarán en las próximas semanas desde Italia hasta España para iniciar su procedimiento de homologación para poder operar en la segunda mitad del próximo ejercicio.

Características

El modelo elegido, denominado Frecciarossa 1000, es un tren interoperable en distintos países europeos, mide 200 metros de largo y tiene capacidad hasta 467 pasajeros siendo capaz de alcanzar velocidades comerciales de hasta 360 kilómetros por hora. Es, además, el primer tren de alta velocidad del mundo que ha obtenido una Declaración Ambiental de Producto (EDP) con información cuantificada y verificable sobre su impacto ambiental, de solo 28 gramos de CO2 por pasajero y kilómetro. Ilsa asegura que el 95% de sus materiales son reciclables y cuenta con otras prestaciones que refuerzan sus credenciales como el tren más sostenible del mercado. En materia de seguridad, incorpora el sistema de control de velocidad más avanzado: el ERTMS/ETCS.

La compañía valenciana asegura que el Frecciarossa cuenta además con un interior “diseñado para brindar a los pasajeros el mayor confort posible”: pasillos anchos, asientos ergonómicos y con espacio extra, las últimas innovaciones en materia de aislamiento del ruido y de la vibración, y capacidad para brindar conectividad de última generación 5G.

La construcción de las tres primeras unidades del Frecciarossa 1000 de Ilsa se ha realizado a caballo entre Italia y España. Sus sistemas de propulsión se han desarrollado de forma íntegra en la planta de Bombardier en Trápaga (Vizcaya), y su ensamblaje y puesta a punto se ha llevado a cabo en la fábrica de Hitachi Rail en la localidad italiana de Pistoia, cerca de Florencia.

La compañía aspira a transportar 8 millones de viajeros en una primera fase

Ilsa va a pagar unos 1.000 millones de euros para adquirir a Hitachi-Bombardier una flota de 20 trenes de última generación con la que empezar a prestar servicio en España. En una primera fase, conectará las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Alicante, Córdoba y Málaga, operando el 35% de las frecuencias de alta velocidad en España. Cuando complete esta primera fase, en la que aspira a transportar 8 millones de pasajeros, Ilsa prevé abrir otras rutas en el resto del país, y, a medio plazo, explorar su internacionalización en Europa.

La compañía, que prevé crear alrededor de 2.000 puestos de trabajo directos e indirectos, ganó el paquete B -el segundo con el mayor número de frecuencias después del adjudicado a Renfe- en la licitación lanzada por ADIF en noviembre de 2019 para la liberalización del transporte ferroviario en España. Como en el caso de Ouigo y Avlo (Renfe), Ilsa ha tenido que retrasar sus planes de lanzamiento por el coronavirus puesto en un primer momento, fijó el arranque de 2022 como la fecha para comenzar sus operaciones.