Andalucía

Competencia autoriza la fusión de Unicaja y Liberbank, pero con condiciones

La CNMC da luz verde al quinto banco español, con unos activos de 110.000 millones y 4,5 millones de clientes

Unicaja Banco
UNICAJA BANCO
24/06/2021
Unicaja Banco UNICAJA BANCO 24/06/2021 FOTO: UNICAJA BANCO UNICAJA BANCO

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha autorizado la fusión entre Unicaja Banco y Liberbank en primera fase, una operación que está sujeta al cumplimiento de una serie de compromisos, como ya ocurrió en el caso de la fusión entre CaixaBank y Bankia.

Según ha informado la CNMC, los efectos de la operación se centran en el sector bancario y, en concreto, en el mercado de banca minorista. Tras analizar dicho mercado, ha concluido que la absorción de Liberbank por parte de Unicaja Banco “no supondrá una amenaza para la competencia efectiva en este mercado a nivel nacional porque las cuotas resultantes no son relevantes, la adición (cuota de mercado que añade Liberbank a la nueva entidad) es reducida y existen competidores importantes”.

Sin embargo, la CNMC ha detectado que la fusión sí que supone una amenaza para la competencia efectiva en el mercado de sucursales a nivel provincial, concretamente en la provincia de Cáceres, de manera que ha llevado a cabo un análisis local identificando los códigos postales donde ambas entidades solapan sus actividades en sucursales. A partir de 18 códigos postales en los que se produce solapamiento de las partes en sucursales dentro de la provincia de Cáceres, la CNMC ha identificado que en tres de ellos solo quedará la nueva entidad y un único competidor tras la fusión.

Unicaja Banco no quedará en situación de monopolio en estos tres códigos postales, pero la CNMC advierte que podrían existir riesgos para los clientes, como el aumento de comisiones o de empeoramiento de las condiciones para los actuales clientes de Liberbank en determinados productos. Ante estas observaciones, Unicaja se ha comprometido a comunicar a los clientes de Liberbank, de forma transparente, los posibles cambios de condiciones en productos y servicios que sean modificados como consecuencia de la fusión. De materializarse la fusión, también ofrecerá durante al menos tres años sus productos en condiciones comerciales no peores a las ofrecidas por la entidad resultante en el código postal en el que tenga la mayor presencia física de oficinas de entidades financieras competidoras.

Así, Unicaja ha presentado dos compromisos globales. Por un lado y para evitar que los clientes incorporados de Liberbank sean traspasados automáticamente a productos con condiciones menos ventajosas, Unicaja garantiza que les notificará los cambios con, al menos, 30 días de antelación para que puedan cambiar de entidad si así lo desean. De forma específica se ha comprometido a notificarles las nuevas comisiones aplicables como resultado de una modificación de un producto o servicio derivada de la fusión, junto con la información correspondiente sobre las comisiones aplicadas antes de dicho cambio y detallarles los productos de Unicaja para clientes de Liberbank que reúnan el perfil y sus condiciones sean equiparable o mejores.

A juicio de la CNMC, son compromisos “adecuados para solucionar los problemas de competencia que presentaba la operación, en la medida en que neutralizan o mitigan los riesgos identificados”, dando su visto bueno. Para garantizar su cumplimiento indicó que vigilará “la correcta aplicación por parte de Unicaja”, quien deberá informar a la CNMC en los plazos acordados para ello durante su vigencia.

La nueva Unicaja será la quinta entidad de España por empleados, oficinas y activos, gracias a sus 110.000 millones, y 4,5 millones de clientes. Está previsto que la sede social del nuevo banco siga en Málaga, donde tiene su domicilio Unicaja Banco, pero contará además con centros operativos en esa ciudad andaluza, en Oviedo, para respetar la idiosincrasia de Liberbank, y en Madrid. Como ocurre en todas las operaciones de fusión, esta también supondrá la salida de empleados, aunque todavía no se ha cerrado un acuerdo con los sindicatos, ni siquiera hay una propuesta en firme.