Las startups pasarán de pagar un 25% de Sociedades a un 15% durante un máximo de cuatro años

El Anteproyecto de Ley de Startups recoge varios beneficios fiscales para impulsar la creación de empresas emergentes. La deducción por inversión se eleva a 100.000 euros y se crea un régimen tributario para los “nómadas digitales” que elijan España

Este anteproyecto de startups se enmarca en el plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia
Este anteproyecto de startups se enmarca en el plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia FOTO: IOT EL INTERNET FDE LAS COSAS IN LA RAZON

Las startups (empresas emergentes) se beneficiarán de una reducción del tipo del impuesto de Sociedades del 25% al 15% hasta un máximo de cuatro años, según recoge el anteproyecto de ley de startups aprobado este martes por el Consejo de Ministros que pasará a someterse a un proceso de audiencia pública. La medida tiene como objetivo consolidar a España como un “hub” (centro) de atracción de empresas de este tipo en Europa, así como atraer inversión y talento al país, ha señalado la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, tras el Consejo de Ministros en el que se ha dado el visto bueno al anteproyecto.

Calviño ha explicado que el borrador considera startups a aquellas empresas emergentes con base tecnológica o pymes innovadoras, con sede social en España, con más de la mitad de empleados en el país, con una antigüedad de hasta 5 años, prorrogables a siete en el caso de ciertos sectores, no ser cotizada, no repartir dividendos y facturar menos de 5 millones de euros.

El anteproyecto de Ley de startups también contempla otra serie de beneficios fiscales como aplazar las deudas tributarias e incluye otras propuestas como la posibilidad de elevar de 12.000 a 40.000 euros el límite exento de tributación de las denominadas “stock options” (entrega de acciones a los trabajadores).

Además, se crea un régimen tributario favorable para los “nómadas digitales”, es decir, para aquellas personas en teletrabajo que están desplazadas en territorio español, con el objetivo de que se sometan al impuesto sobre la renta de no residentes, relajándose los requisitos para acceder a este régimen (pasando de 10 a 5 años el requisito de no ser residente fiscal en España) y se amplía el periodo de su disfrute de 5 a 10 años. Según Calviño, también se diseñará un visado específico para este tipo de trabajadores.

La deducción por inversión se eleva a 100.000 euros al año

Además, para fomentar la inversión en startups por figuras como los “business angels”, se eleva la base máxima de deducción por inversión en empresas de nueva creación de 60.000 a 100.000 euros anuales; mientras que el tipo de deducción pasa del 30% al 40%. En cuanto a los no residentes, se les eliminará la obligación de efectuar pagos fraccionados del impuesto de sociedades en el impuesto sobre la renta de no residentes en los 2 años posteriores a aquel en el que la base imponible sea positiva, y se les eliminará la obligación del número de identificación extranjero y les bastará el NIF. Por otro lado, teniendo en cuenta que el fracaso de una empresa emergente debe aceptarse como un hecho normal, se agilizan los trámites para el cese de actividad, que se cumplimentarán por vía electrónica.

También se facilitará la creación de espacios controlados de pruebas, (basados en la reciente experiencia exitosa del sandbox del sector financiero) por períodos limitados de tiempo, para evaluar la utilidad, viabilidad y el impacto de innovaciones tecnológicas en los diferentes sectores de actividad productiva. Además se agilizará la colaboración entre este tipo de empresas emergentes y grandes y pequeñas empresas, como con centros universitarios.

Otros dos anteproyectos antes de agosto

Este anteproyecto de startups se enmarca en el plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, dentro del cual se incluyen otros dos, que el Gobierno prevé sacar también a audiencia pública antes de que acabe este mes de julio: la Ley de Creación y Crecimiento Empresarial, conocida como la Ley de Crea y Crece, y la reforma de la Ley Concursal, en el contexto de la transposición de la directiva de 2019.