La brecha de género de la vida laboral entre hombres y mujeres se reduce ocho años

La previsión general de años de actividad para los hombres es de 36,8 años y de 32,6 años para las mujeres. La media, 34,8 años, cae por primera vez desde 2001 a causa de la pandemia

Una camarera atiende a un cliente durante la reapertura del Mercado de San Miguel, a 2 de julio de 2021, en Madrid, (España).
Una camarera atiende a un cliente durante la reapertura del Mercado de San Miguel, a 2 de julio de 2021, en Madrid, (España). FOTO: Alejandro Martínez Vélez Europa Press

Cerrar la brecha de género en el mundo laboral no solo sería una gran paso para lograr la igualdad definitiva entre hombres y mujeres, sino que también supondría un aporte extra de miles de millones de euros para la economía española. De hecho, según el primer informe del indicador ClosingGap de PwC, publicado el pasado mes de marzo, coincidiendo con el Día de la Mujer, eliminar las desigualdades de género aportaría 230.847 millones de euros a la economía española (un 18,5% del PIB) y supondría la creación de 3,2 millones de empleos a jornada completa para mujeres. Aunque la meta aún está lejos, los datos revelan que cada vez estamos más cerca de lograrlo. Según un informe editado por Funcas con datos de Eurostat, la duración esperada de la vida laboral de las mujeres en España ha subido con fuerza en España en las últimas dos décadas hasta situarse en 2020 en 32,6 años, lo que ha supuesto reducir en 8 años (de 13 a 4,2 años) la diferencia con la de los hombres.

Un tercio de la que existía hace 20 años

El informe apunta que el año pasado esa duración esperada de la vida laboral en España —medida como tiempo total estimado durante el que una persona que ahora tenga 15 años va a permanecer en el mercado laboral— ascendía a 34,8 años: 36,8 años para los hombres y 32,6 años para las mujeres. Esta brecha de género, algo menor que la del conjunto de la zona euro (4,6 años), representa aproximadamente un tercio de la que existía a principios del siglo XXI (13 años).

“La fuerte reducción de la brecha de género en la duración de la vida laboral se debe a que, en España, las mujeres han ganado años de carrera laboral a un ritmo más rápido que los hombres en las dos últimas décadas (especialmente hasta 2014)”, señala el informe.

Frente a este avance, no se debe olvidar que las trabajadoras siguen padeciendo la temporalidad, la parcialidad, la precariedad en mayor medida que sus compañeros varones y encima han sufrido con mayor intensidad la destrucción de empleo debido a la pandemia. En cuanto a su remuneración, el estudio “Cuentas claras para acabar con la brecha salarial” de Comisiones Obreras asegura que las mujeres siguen cobrando un 27% que los hombres. Es decir, debería ingresar de media 5.726 euros anuales más para equiparase a los hombres.

Por otro lado, cabe destacar que la expectativa de vida laboral de los españoles en 2020 (34,8 años) es 0,6 años inferior a la de 2019 (35,4 años). Esto implica que España vuelve a niveles de 2014 y los años de actividad disminuyen por primera vez desde 2001. Esta reducción de las expectativas laborales puede deberse a la crisis económica generada por la pandemia, señala Eurostat.

Zona euro

Mirando todas las cifras de la zona euro, Funcas concluye que la duración esperada de la vida laboral ha aumentado ininterrumpidamente en la zona euro desde el año 2000 (32,2 años) hasta 2019 (36,1 años), tendencia que se invierte en 2020 con la pandemia (35,7 años). También se observa que tanto los hombres como las mujeres muestran un incremento significativo de su vida laboral, si bien el aumento ha sido más rápido entre las mujeres, reduciéndose así la brecha de género en la duración esperada de la vida laboral entre 2000 (8,3 años) y 2020 (4,6 años).

Por países de la zona euro, los que tienen la mayor duración prevista de la vida laboral fueron Países Bajos (41 años), Estonia (39,2 años), Alemania (39,1 años) y Finlandia (38,8 años). Por el contrario, Italia (31,2 años) y Grecia (32,8 años) registraron las vidas laborales esperadas más cortas, destacando también por sus grandes diferencias de género: la vida laboral estimada de los hombres supera en 9,3 y 7 años, respectivamente, a la de las mujeres.