Sánchez y el vendedor de Madison Avenue

Regresa de EE UU con las alforjas repletas de declaraciones de intenciones, es decir, buenas palabras y poco dinero, pero convencido de haber «irradiado su encanto», como imaginó Redondo antes de salir de la Moncloa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (2-i), en su visita a Nueva York
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (2-i), en su visita a Nueva YorkJuanJo MartínEFE

Iván Redondo, la semana antes de dejar la Moncloa, explicaba con toda naturalidad los planes y los objetivos de Pedro Sánchez en la visita a Estados Unidos que ha realizado esta semana. El entonces todavía asesor del presidente defendía la importancia del viaje y lo que significaría, no solo para atraer inversores, sino para volver a relanzar la imagen tocada del líder del PSOE. Redondo siempre pensó que Sánchez debía dotarse de un cierto aura de relaciones internacionales. Los resultados importaban, pero lo fundamental era demostrar que podía codearse con los grandes de los negocios en las dos costas de los Estados Unidos, en Nueva York y en Los Ángeles y San Francisco.

Eso incluía reunirse con Larry Fink, consejero delegado de BlackRock, el mayor fondo del mundo y el inversor con más intereses en el Ibex. Todo culminado con el encuentro con Tim Cook, CEO de Apple, en Cupertino, el Camelot de los forofos de la religión informática de la manzana. Sánchez, el primer presidente español que habla inglés con fluidez –eso abre puertas, aunque no garantiza dinero–, ganó por goleada la batalla de la imagen en los sectores «progres» americanos, que alabaron su porte e incluso llegaron a compararlo con el mítico John F. Kennedy.

Redondo, que reaparecerá antes o después, es un apasionado y un estudioso de la política y la comunicación política en Estados Unidos. Buen conocedor de la historia de la Madison Avenue, la arteria neoyorkina que concentraba las grandes agencias de publicidad y comunicación USA, concibió el periplo estadounidense de su ahora exjefe como una gran operación de márketing, a riesgo incluso de que el presidente pudiera llegar a parecer uno de aquellos vendedores de sueños de Madison Avenue, cuyo máximo exponente fue David Ogilvy, el inventor de la comunicación publicitaria tal y como hoy la conocemos. «Si usted posee algún encanto, irrádielo», era uno de sus principios que el inquilino de la Moncloa ha intentado aplicar en un territorio complicado, pero en el que también es más o menos sencillo recibir cumplidos aunque luego no se traduzcan en nada.

Sánchez, sin embargo, que sigue sin conseguir una entrevista formal con el presidente Joe Biden, también ha tenido que explicar sus planes sobre la ley de vivienda y la contrarreforma laboral, asuntos que intranquilizan a los inversores americanos, para quienes resulta surrealista cualquier plan de limitación de alquileres y salen despavoridos ante cualquier rigidez en el mercado laboral.

Sánchez, que hizo su periplo acompañado de Reyes Maroto, la ministra por la que nadie daba un duro, pero que continúa en el Gobierno y que siempre siguió las indicaciones de Redondo, apenas trae las alforjas repletas de declaraciones de intenciones. Es decir, buenas palabras a la espera de que llegue el dinero, algo que no garantiza nadie. El presidente, en cualquier caso, en su nueva etapa, que no será tan distinta de la anterior, está convencido de que ha alcanzado sus objetivos y que su incursión en la meca de los negocios y de la tecnología le reportará tantos beneficios de imagen como hubiera conseguido en las manos de los mejores magos de Madison Avenue.

El inquilino de la Moncloa tiene una habilidad especial para capitalizar las buenas noticias y orillar las malas. Está convencido de que navega a favor de la corriente. Todas las previsiones económicas le sonríen, desde las de Fedea y Funcas hasta las del Instituto de Estudios Económicos. Piensa que solo necesita, como dice Nadia Calviño, que la recuperación sea duradera para, en un par de años, volver a ganar las elecciones y seguir en el poder, no importa con qué socios.

Para el presidente, el que la deuda pública haya superado los 1,4 billones de euros, con «b» de barbaridad, o que los mismos que le regalan los oídos con previsiones económicas favorables le recuerden que tiene deberes pendientes, como la consolidación fiscal –reducción del déficit– o la reforma de las pensiones y la adecuación del mercado laboral, parecen ser asuntos irrelevantes. Sabe que tendrá que afrontarlos pero ahora más que nunca tras su periplo estadounidense, a pesar de los contratiempos, piensa que todo es posible, sobre todo para alguien como él que se mimetizaría sin problemas con cualquier vendedor de sueños de Madison Avenue.

Desempleo encubierto de más de 200.000 personas

La nueva vicepresidente segunda, Yolanda Díaz, siempre ha defendido la prolongación de los ERTE todo lo que sea posible, incluso convertirlos en indefinidos. Expertos laborales independientes creen que la decisión de extender los ERTE hasta final de año expresa la voluntad política del Gobierno de subvencionar sine die, a sabiendas de que ello encubre un porcentaje de paro importante y que en términos absolutos no es inferior a los 200.000 trabajadores.

Muchos universitarios sobrecualificados para el trabajo que desempeñan

España es uno de los países con mayor porcentaje de titulados universitarios en su fuerza laboral, pero también uno de los que tienen mayores tasas de sobrecualificación, según un estudio de Xulia González y Daniel Miles para «Cuadernos de Economía», de Funcas. El informe, que parte de la Encuesta de Inserción Laboral de los Titulados Universitarios, constata que algo más de un tercio de los titulados cree que está sobrecualificado en su primer puesto de trabajo, mientras que cinco años después la proporción desciende a uno de cada cinco. Las titulaciones en el ámbito de las ciencias de la salud son las que presentan un menor desajuste educativo, tan solo un 7 %, mientras que en las de la rama de artes y humanidades, hasta el 33 % de los titulados están sobrecualificados en el trabajo que realizan.