Inspección de Trabajo vigila a 137.000 empresas por riesgo de golpe de calor

Yolanda Díaz ha advertido de que el incumplimiento de las medidas de prevención y protección supondrá sanciones calificadas como “graves o muy graves” que acarrean multas de entre 2.046 euros y 819.780 euros

Imagen de unos operarios desmontando andamios en las Torres de Colón con la letras del edificio Centro Colon a la espalda
Imagen de unos operarios desmontando andamios en las Torres de Colón con la letras del edificio Centro Colon a la espalda FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Las olas de calor son cada vez más frecuentes e intensas y ponen en riesgo la salud de todos los ciudadanos, también en el mundo laboral. Los obreros de la construcción y los trabajadores del campo son dos de colectivos más expuestos a las elevadas temperaturas actuales. Para preservar su salud, la Inspección de Trabajo ha anunciado que va a intensificar la vigilancia sobre 137.000 empresas del sector de la construcción y la agricultura ante los riesgos que presentan sus cerca de un millón de trabajadores de sufrir en estas fechas un golpe de calor durante su jornada laboral.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha presentado este lunes el plan preventivo de la Inspección de Trabajo contra golpes de calor para paliar y prevenir los riesgos de los trabajadores ante altas temperaturas. Este plan actuará principalmente sobre todo tipo de empresas, incluidas ETT y Administraciones Públicas, de dos sectores, la construcción y la agricultura, cuyos empleados trabajan a la intemperie, ejercer trabajos físicos y están alejados de fuentes de agua potable, ha explicado.

Requisitos para evitar golpes de calor

La Inspección de Trabajo vigilará que las empresas proporcionen a sus trabajadores ropa de trabajo que protejan del sol, crema frente a lesiones cutáneas y líquido para que estén permanentemente hidratados. Asimismo, las empresas deberán permitir a sus empleados realizar pausas de trabajo y evitar las horas de mayor temperatura, organizando adecuadamente la jornada laboral, ha explicado el director de la Inspección de Trabajo, Héctor Illueca.

Además de remitir 136.000 cartas de carácter informativo a las empresas que pueden verse afectadas por este riesgo, la Inspección de Trabajo dará prioridad a las denuncias que se reciban en este ámbito para actuar con la mayor eficacia posible. También llevará a cabo actuaciones inspectoras específicas, particularmente de control de la economía irregular, donde se da mayor vulnerabilidad de la población trabajadora, para verificar el cumplimiento de la ley con medidas frente al riesgo de calor.

Multas de 2.000 a 800.000 euros

El incumplimiento de estas medidas saldrá caro. La ministra de Trabajo ha informado de que el incumplimiento de dichas medidas de prevención y protección supondrá sanciones calificadas como “graves o muy graves” que acarrean multas de entre 2.046 euros y 819.780 euros. Hace un año observamos, sufrimos ante la muerte de Eleazar Blandon, un temporero que fallecía tras trabajar a más de 45 grados de temperatura en Lorca durante una jornada extenuante de trabajo. (...) Esto no puede pasar”, ha dejado claro la ministra. ”Si ponemos de nuestra parte y cumplimos las normas preventivas, sí podemos evitarlo”, ha añadido.

Por ello, ha pedido el compromiso de las empresas para velar por el cumplimiento de estas medidas de protección y ha asegurado que mantendrá reuniones con patronales y sindicatos de los sectores afectados para que ejerzan una labor de pedagogía y concienciación. En 2019, el último relevante desde punto de vista estadístico, se produjeron más de 100 casos de insolaciones o accidentes de trabajo debido al calor.

Una petición de los sindicatos

A principios del mes de julio, UGT urgió a que las instituciones públicas y la Inspección de Trabajo extremasen la vigilancia para evitar los accidentes laborales derivados de la exposición a altas temperaturas, “puesto que los accidentes en el trabajo son una lacra que ya se ha cobrado la vida de demasiadas personas trabajadoras en nuestro país”. Por su parte, la organización sindical también señaló cuáles son los pasos a seguir para atender a una persona afectada por un golpe de calor.

  • Colocar al trabajador en una zona a la sombra y en un ambiente frío.
  • Desvestirlo. Se recomiendan duchas con agua fría (15-18ºC). El agua no debe ser inferior a esa temperatura.
  • Si el trabajador está consciente, suministrarle agua fría para beber. Si está inconsciente, colocarlo en posición de seguridad, recostado sobre un lateral de su cuerpo, con la cabeza ligeramente ladeada, el brazo inferior atrás, extendido, el superior flexionado hacia adelante y arriba y las piernas flexionadas, más la superior que la inferior.  Otra posibilidad es cubrir el cuerpo con toallas húmedas, cambiándolas con frecuencia y, preferiblemente, en combinación con un ventilador.
  • Contactar con un médico y llevar al paciente al hospital lo más pronto posible. A menudo, pueden precisar oxígeno, la administración de suero por vía intravenosa y, algunas veces, medicación.