La mejoría del empleo se tambalea con el alza del SMI

Los empresarios avisan de que, pese a los buenos datos de la EPA y a la creación de un millón de puestos en un año, aún no se han alcanzado los niveles de empleo de 2019

Imagen de Oficina de Empleo en Madrid.
Imagen de Oficina de Empleo en Madrid.Jesús G. FeriaLa Razon

El Gobierno salió ayer en tromba a celebrar como un hecho consumado que España ya está como antes de la pandemia, pero casi nadie que no lleve los ojos vendados se atrevería a sacar esa conclusión por mucho que la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al segundo trimestre del año, certifique que se han creado un millón de empleos en el último año y que la cifra de ocupados se encuentre en niveles más que aceptables, con casi 19,7 millones de trabajadores afiliados a la Seguridad Social. Sin embargo, quedan aún 340.000 trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a estas alturas de julio (casi 450.000 de media a cierre de junio) a los que habría que sumar unos 350.000 parados más que los que había a finales de 2019. Así que aún queda un largo trecho como para hablar de que se han recuperado los niveles de empleo previos a la pandemia por mucho que la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, asegurara el pasado martes que a día de hoy se ha recuperado el 90% del empleo perdido durante la pandemia.

Esos más de 700.000 trabajadores afectados no han logrado ni activarse ni encontrar un empleo en el mejor momento del año para hacerlo, en plena apertura tras las restricciones más severas por la pandemia y con la temporada de verano.

Y como el otoño es siempre esquivo para el empleo, los empresarios insistieron ayer en llamar al Gobierno a la prudencia. La CEOE apuntó que el mercado laboral todavía no ha recuperado los niveles de 2019 «ni en empleo ni en tasa de paro» y remarcó el riesgo que supondrá tomar medidas que frenen la recuperación laboral, en clara referencia a la posible aprobación a lo largo del otoño de una subida del SMI para finales de año que contente al «ala morada» de la coalición.

La patronal señaló que el descenso del desempleo no se ha producido de forma homogénea, aumentando entre los menores de 25 años y en los mayores de 55 años, al igual que entre las personas que llevan más de un año en desempleo y entre los que buscan su primer empleo. «Queda camino por recorrer para alcanzar los niveles precrisis y la recuperación no está siendo igual, ni para todos los sectores ni para todos los grupos de edad ni para todos los territorios», señalaron los empresarios. «Esto debería tenerse en cuenta a la hora de adoptar medidas en el mercado laboral que puedan condicionar la incorporación y mantenimiento de algunos colectivos en el empleo y la reactivación de determinadas ramas productivas», añadieron.

Cepyme también subrayó que las pequeñas y medianas empresas «se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad», después de dieciséis meses de restricciones o parálisis de la actividad, y «sin que durante este tiempo hayan llegado las ayudas anunciadas en los plazos y la cuantía necesarios». Cepyme insistió en la necesidad de ampliar los plazos y revisar los requisitos para la solicitud de estas compensaciones. Por su parte, la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) indicó que «aún no se puede hablar de una absoluta recuperación», y por tanto, «hay que ser prudentes» pese a que los datos de empleo del segundo trimestre sean positivos, con un incremento de 71.800 trabajadores autónomos.

De hecho, las cifras de la EPA fueron más que notables. La ocupación aumentó en 464.900 puestos de trabajo entre abril y junio (+2,4%), el segundo mejor dato de la serie histórica, frente al descenso de más de un millón de personas que se registró hace un año por la pandemia. Este aumento de la ocupación está cerca del récord histórico registrado en el segundo trimestre de 2018, cuando la ocupación aumentó en 469.900 personas.

El paro bajó en 110.100 personas entre abril y junio de este año, lo que supone un 3% menos que en el trimestre anterior, y después de que el año pasado sumase 55.000 parados en este trimestre por la llegada del Covid. El empleo creció en más que la caída del paro por el incremento de la población activa en 354.800 personas en edad de trabajar que tienen un empleo o lo están buscando, hasta los 23.215.500.

La ocupación aumentó en 42.100 personas en el sector público, hasta marcar un máximo con 3,4 millones de empleados públicos, y en 422.700 en el privado. El incremento del empleo se concentró en los temporales (305.000 más) los indefinidos (98.100), lo que elevó la tasa de temporalidad 1,27 puntos hasta el 25,06%.