CaixaBank multiplica su beneficio por 20 tras la fusión y gana 4.181 millones de euros

La nueva entidad concentra el 25% de cuota de mercado en España. Mejora el ahorro de costes previsto por la unión con Bankia hasta los 940 millones anuales

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, en la junta general ordinaria de accionistas de CaixaBank
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, en la junta general ordinaria de accionistas de CaixaBankBiel AliñoEFE

CaixaBank ha obtenido un beneficio de 4.181 millones de euros en el primer semestre del año, 20 veces superior al de 2020, cuando ganó 205 millones, debido a los impactos extraordinarios asociados a la fusión, y ha anunciado el reparto de un dividendo en efectivo del 50 % del resultado ordinario. La integración con Bankia supone una aportación positiva neta a efectos contables de 4.300 millones por el fondo negativo de comercio, conocido como ‘badwill’, y una negativa de 1.397 millones por el coste del proceso de reestructuración de personal y otros gastos asociados a la integración.

Sin el efecto extraordinario asociado a la fusión, el Grupo CaixaBank obtuvo en el primer semestre del año un beneficio ajustado de 1.278 millones de euros, seis veces más que los 205 millones registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior, que estuvo lastrado por las fuertes provisiones constituidas para anticiparse a los impactos futuros asociados a la Covid-19. Tras la fusión, la nueva CaixaBank mantiene cuotas de mercado en torno al 25% en España en los principales productos, como fondos de inversión, depósitos, y créditos a hogares y empresas.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha destacado que la entidad “ha completado con éxito la primera fase de la fusión, después de presentar un muy buen resultado semestral y de haber alcanzado un acuerdo laboral para la reorganización de la entidad”. Además, ha anunciado que “tras cuatro meses de intenso y fructífero trabajo de integración, hemos decidido revisar al alza los objetivos de ahorros de costes hasta los 940 millones anuales”, frente a los 770 millones calculados inicialmente.

El margen de intereses asciende a 3.275 millones de euros en el semestre (-2,3% respecto al mismo periodo de 2020). Este descenso se debe a la caída de los ingresos del crédito por la reducción de los tipos de interés, y al cambio de estructura de la cartera, con un mayor peso de los préstamos ICO y crédito al sector público, y una menor aportación de la financiación al consumo, efecto parcialmente revertido por una mayor apelación al BCE en mejores condiciones financieras.

Casi un billón de euros de negocio

El grupo terminó el primer semestre con un volumen de negocio que supera los 964.000 millones de euros (recursos y créditos a la clientela). Los recursos de clientes ascienden a 600.993 millones a 30 de junio de 2021, un 44,7% más tras la incorporación de Bankia (+6% excluyendo este efecto). Solo en el segundo trimestre, se registra un crecimiento del 3,6%.

El patrimonio gestionado en fondos de inversión, carteras y sicav se sitúa en 105.040 millones (+4,3% en el trimestre y +12,1% orgánico en el año) y los planes de pensiones alcanzan 46.416 millones (+2,7% en el trimestre y +6,7% orgánico en el año). El crédito bruto a la clientela se sitúa en 363.012 millones de euros, un 48,8% más en el año tras la integración del balance de Bankia. El crédito a particulares crece un 59,6% en el año y un 0,7% en el trimestre. Asimismo, el crédito a empresas aumenta un 37,5% en el semestre y se contrae ligeramente en el trimestre, un 2%, y la financiación al sector público sube un 42,9% en el año y un 4% en el trimestre, según informó la entidad en un comunicado.

Apoyo a hogares y empresas

“Durante la pandemia, CaixaBank ha continuado al lado de los clientes particulares y empresas”, señala la entidad. El total de moratorias concedidas por el grupo desde el inicio de la Covid-19 asciende a 617.212 operaciones por un importe de 23.896 millones de euros. En España, se han concedido moratorias por valor de 17.617 millones (502.499 operaciones). Del total de moratorias vigentes a 30 de junio (6.789 millones de euros), un 25% finaliza a lo largo del tercer trimestre de 2021 y la práctica totalidad, antes de finalizar el año.

El consejero delegado ha valorado el fin de la limitación del BCE al pago de dividendo y ha señalado que CaixaBank cuenta “con niveles muy confortables de capital y una excelente gestión del riesgo, y, por ello, es prioritario retomar una remuneración adecuada para nuestros accionistas”. En este sentido, el banco ha establecido una distribución en efectivo entre los accionistas del 50% del beneficio neto consolidado ajustado por los impactos extraordinarios asociados con la fusión con Bankia, que se pagará en un único abono en el ejercicio 2022.