CaixaBank recibe un 28% más de solicitudes de bajas de las pactadas en el ERE

Un total de 8.246 empleados se han adscrito al proceso. La entidad estudiará las solicitudes e informará a las personas interesadas antes del 20 de septiembre

Una oficina de Caixabank
Una oficina de CaixabankCézaro De Luca Europa Press

El pasado viernes fue el último día en el que los empleados de CaixaBank tenían la opción de apuntarse al al ERE voluntario acordado por la dirección con los representantes de los trabajadores, y según los datos aportados por los sindicatos se han batido todas las previsiones. Un total de 8.246 empleados se han adscrito al proceso, una cifra un 27,8% superior a las salidas voluntarias pactadas, que se estableció en 6.452 trabajadores. A partir de ahora, CaixaBank estudiará las solicitudes e informará a las personas interesadas antes del 20 de septiembre. Además, dará cuenta a la comisión de seguimiento del volumen de peticiones y la distribución por provincias.

El pasado viernes también finalizó el periodo de inscripción para las 138 vacantes de la recolocación indirecta en empresas del grupo. Para este proceso ha recibido 1.581 solicitudes de 337 personas. La selección se está llevando a cabo por las propias filiales. En concreto, se habían abierto 52 plazas para el Building Center, 24 para CaixaBank Operational Services, 32 para CaixaBank Payments & Consumer, una para ImaginTech, cuatro para microbank y diez para VidaCaixa. Los elegidos tras el proceso de selección de las empresas filiales pasarán a prestar sus servicios mediante excedencia especial de grupo, con garantía de retorno a voluntad de la persona trabajadora tras cinco años en la empresa del grupo.

Respecto a las bajas, la entidad ha registrado un número de adhesiones superior al cupo de salidas previstas en las provincias de Albacete, Alicante, Ávila, Baleares, Barcelona, Burgos, Cádiz, Castellón, Ceuta, Ciudad Real, Girona, Granada, Guipúzcoa, Huesca, A Coruña, Lleida, Lugo y la Comunidad de Madrid. También ha habido más peticiones que bajas previstas en Málaga, Navarra, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Tarragona, Teruel, Toledo, Valencia, Valladolid, Vizcaya y Zamora y Zaragoza, así como en nueve áreas de los servicios corporativos, como Auditoría Interna, Recursos Humanos, Cumplimiento y Control o Medios.

En estos casos, explica CaixaBank, durante las próximas semanas se aplicarán los criterios de prelación incluidos en el acuerdo laboral para determinar la aceptación de las solicitudes. La resolución de las peticiones se comunicará, caso por caso, antes del 20 de septiembre y las salidas de los empleados se realizarán de forma gradual durante los próximos meses, de acuerdo con la evolución de los planes de integración con Bankia.

No obstante, también ha habido 19 provincias o regiones en las que las peticiones de adhesión no han alcanzado el cupo previsto. Se trata de Almería, Asturias, Badajoz, Cáceres, Cantabria, Córdoba, Guadalajara, Huelva, Jaén, La Rioja, Las Palmas, León, Melilla, Murcia, Ourense, Palencia, Pontevedra, Salamanca y Segovia. La misma situación se produce en siete áreas de los servicios corporativos, como Riesgos, Seguros, Negocio, Financiera o Contabilidad, control de gestión y capital. Por contra, hay regiones y áreas corporativas en las que se han presentado exactamente las mismas solicitudes que bajas previstas: son Álava, Cuenca, Soria y el departamento de Comunicación y Relaciones Institucionales.

El consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, aseguró la semana pasada que el elevado número de solicitudes recibidas pone de manifiesto que las condiciones ofrecidas en el ERE eran “atractivas” y “responsables”, y sostuvo que el plan, en su conjunto, ha sido “exitoso” y “beneficioso” para todas las partes.

El esquema de compensaciones para los empleados que dejen la entidad establece tres colectivos, en función de la edad. Los empleados de 63 años o más podrán salir del banco con una indemnización de 20 días por año trabajado y los de 54 años o más serán indemnizados con un 57% del salario fijo bruto anual hasta los 63 años (con convenio especial con la Seguridad Social hasta esa edad).

Las primas para los empleados de entre 54 y 63 años son 18.000 euros brutos para los nacidos en 1964 o anteriores, de 23.000 euros brutos para los nacidos en 1965 y de 28.000 euros brutos para los nacidos entre 1966 y 1967. Este grupo tendrá descuento de la prestación mínima bruta por desempleo y mantendrá las aportaciones al plan de pensiones de la empresa y la póliza privada de salud.

Los empleados de 52 y 53 años recibirán siete anualidades del 57% del salario fijo bruto anual repartidas hasta los 63 años (con convenio especial con la Seguridad Social hasta esa edad). Se les abonará una prima adicional de 38.000 euros brutos, descontando la prestación mínima bruta por desempleo.

Los trabajadores de menor edad, y los que tienen una antigüedad en la empresa inferior a seis años, obtendrán un pago de 40 días del salario fijo bruto por año trabajado, con un límite de 36 mensualidades, y una prima (23.000 euros para empleados con más de seis años de antigüedad y 13.000 euros para empleados con menor antigüedad). CaixaBank tiene previsto destinar unos 1.880 millones de euros a cubrir el coste del ERE.