Escrivá apoya el impuesto para Madrid que exige Puig para compensar el efecto capitalidad

Considera que “es una idea con mucho recorrido que hay que seguir explorando”

Thumbnail

La guerra contra la Comunidad de Madrid se recrudece según pasan las horas. El último en sumarse al combate ha sido el ministro de Seguridad Social, que ya entró en el campo de batalla a principios de semana a costa del Ingreso Mínimo Vital (IMV). José Luis Escrivá ha encontrado hoy otro motivo de confrontación con el Ejecutivo de Ayuso, los supuestos beneficios de la capitalidad y cómo contrarrestarlos. Tras su encuentro en Valencia con Puig, Escrivá ha expresado públicamente su respaldo a la vindicación del presidente de la Comunidad Valencia, Ximo Puig, de crear un impuesto para los contribuyentes con rentas altas que residan en la Comunidad de Madrid, orientado a compensar al resto de autonomías el efecto de la capitalidad. Hace semanas, Puig defendió que este nuevo impuesto para los madrileños se incorpore a la reforma fiscal que el Ejecutivo central ha encargado diseñar a un grupo de expertos y que, en principio, deberá estar lista en febrero del próximo año. Ahora el ministro ha defendido las bondades de este nuevo tributo para los madrileños. A su juicio, “es una idea que hay que seguir explorando y tiene mucho recorrido”.

Este nuevo ataque al Gobierno de Ayuso se produce horas después de que este miércoles la delegada del Gobierno en Madrid compareciera ante los medios de comunicación con una cuentas un tanto peculiares sobre las inversiones del Estado en esta región por importe de casi 7.800 millones, en las que incluía la revalorización de las nóminas de los pensionistas madrileños, las prestaciones por ERTE a las que están acogidas los trabajadores, las autorizaciones de endeudamiento, los avales del ICO, los agricultores beneficiarios de la PAC...

Según Escrivá, los países avanzan “claramente” en evitar la competencia fiscal y en tener bases tributarias sólidas. “No tiene mucho sentido que a nivel autonómico en España estemos recorriendo el camino contrario”. Como no podía ser de otra manera, Puig ha dicho coincidir “absolutamente” con Escrivá. Puig, alineado también con el argumentario de Esquerra Republicana de Cataluña, acusa a Madrid de practicar dumping fiscal cuando se intenta establecer un “suelo fiscal” en los países desarrollados. En este contexto, ha defendido garantizar la igualdad de los españoles “desde la singularidad territorial”. “Los regalos fiscales siempre acaba pagándolos alguien”, critica el líder del PSPV. De ahí su apuesta por armonizar los impuestos en el conjunto de la Unión Europea para implantar una base común.

Ahorros del IMV

Escrivá ha vuelto a la carga este jueves con la polémica suscitada a principios de semana a costa del IMV. Según la Comunidad de Madrid, el Departamento de Seguridad Social no le ha facilitado las familias que residen en al región y son beneficiarias de esta prestación. El ministro ha redoblado este jueves su embestida contra el Ejecutivo de Madrid, al que ha acusado de querer ahorrarse las ayudas de comedor a los niños más vulnerables. “Parece que también querían ahorrarse ayudas de comedor para los niños más vulnerables con el argumento espurio de que no tenían la información adecuada”. Escrivá, bajo el manto protector de los socialistas valencianos, ha asegurado que la Comunidad de Madrid se ha ahorrado en torno a 75 millones de euros con la introducción del ingreso mínimo vital y “probablemente” llegue a 150 millones este año. “Desde el primer momento ha mostrado muy poco interés en las políticas sociales” que complementen esta prestación. “Más bien lo han utilizado para ahorrar”.