Los alquileres se comen la mitad de los ingresos pese a la caída de las rentas

El coste representa el 51,5% del salario bruto mensual de los arrendatarios a pesar de que los precios han caído un 3%

Cartel de alquiler en una vivienda
Cartel de alquiler en una viviendaJesús G. FeriaLa Razon

Los precios del alquiler han caído en el último año. Esa es una realidad que no tiene vuelta de hoja se consulte la estadística que se consulte. La última, la publicada hoy mismo por Fotocasa. Según este portal inmobiliario, en agosto retrocedieron un 3% en tasa interanual y un 0,2% en términos mensuales, con ciudades como Madrid y Barcelona donde los desplomes con respecto al año pasado alcanzan el 8,2% y el 6,6%, respectivamente. Un porcentaje que idealista eleva hasta el 6,7% en términos anuales y al -0,3% si se compara con julio. Pero este retroceso en las rentas no se ha traducido en una menor carga para las finanzas de los inquilinos.

Según los datos que maneja pisos.com, el coste del alquiler representó el pasado año el 51,5% de los ingresos brutos mensuales de los arrendatarios. Se trata de un porcentaje superior al de 2019, cuando alcanzó el 49,4%. El motivo del incremento, aunque ligero, no es otro que a pesar de que las rentas cayeron, los salarios también lo hicieron. El salario bruto anual en España alcanzó los 22.837 euros en 2020, según la última Encuesta Anual de Coste Laboral (EACL), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta cifra supone un salario medio bruto mensual de 1.903 euros, lo que significa un descenso del 2,6% respecto al ejercicio 2019, año previo al inicio de la pandemia, cuando se alcanzaron los 1.954 euros brutos al mes.

Hay comunidades autónomas en las que, directamente, el alquiler se come prácticamente los ingresos. En la Islas Baleares representa el 82,8%, mientras que en Madrid (69,6%) y Cataluña (63,5%) también supera ampliamente el 60%. En La Rioja (38,5%), Castilla y León (36,7%), Aragón (35,7%), Murcia (35,7%), Galicia (34,5%), Castilla-La Mancha (32%), Asturias (31,3%) y Extremadura (30,3%) está por debajo el 30%.

“Es evidente que en algunas de las comunidades autónomas, el porcentaje que representa el coste del alquiler sobre los ingresos totales brutos es demasiado alto, por lo que sigue haciéndose evidente la desproporción entre los salarios y el coste de la vivienda en gran parte de nuestro país”, según ha advertido Ferran Font, director de Estudios de pisos.com.