Se disparan los intentos de estafa a los clientes de CaixaBank

Los ciberdelincuentes están aprovechando su inminente fusión con Bankia para robar información

Una vez introducidos los datos del usuario y la contraseña, los hackers pueden robar información e incluso dinero
Una vez introducidos los datos del usuario y la contraseña, los hackers pueden robar información e incluso dineroCaixabankLa Razón

Se están dando los últimos pasos para que la unión de CaixaBank y Bankia sea una realidad, y los ciberdelincuentes no han querido desaprovechar esta última etapa de transición, en la que se está pidiendo a los clientes más rezagados que actualicen su información, para intentar estafar. El próximo 12 de noviembre las tarjetas y aplicaciones de Bankia dejarán de funcionar y será efectiva la fusión de las dos entidades, por lo que los clientes están en los últimos días para realizar las gestiones pertinentes.

Este es sin duda un momento “goloso” para los delincuentes de la red, que ven cómo muchos clientes de Bankia no saben exactamente qué tienen que hacer para integrarse en la nueva entidad formada, o bien cómo los de CaixaBank desconocen si tienen que realizar algún cambio ante esta nueva situación. Los intentos de fraude se están realizando vía mail. Se trata de un correo electrónico que en un primer momento parece de CaixaBank (aparece incluso su logo), y en el que se pide al receptor que active un “nuevo sistema web”, a través de un link, para poder seguir utilizando su cuenta. Al pulsar sobre el link se abre una falsa web en la que se piden los datos del usuario y la contraseña. Si se introducen, el fraude está logrado y se podría producir un importante robo de información.

Tanto el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) como CaixaBank se han encargado de avisar a los clientes de que no hay ningún “nuevo sistema web” que deba ser activado, y que se debe borrar cualquier correo que sea similar a este. En caso de caer en el fraude, lo que hay que hacer es avisar inmediatamente a CaixaBank y a la policía lo más rápido posible, para evitar sufrir un robo de datos e incluso de dinero.

Los hackers han aprovechado un momento de “debilidad” como es este, ya que CaixaBank lleva semanas pidiendo a sus clientes o a los de Bankia que actualicen su información y verifiquen sus teléfonos móviles para poder disfrutar de todos los servicios cuando se realice la integración. Ya durante el mes de agosto se produjeron numerosos fraudes que se realizaban a través de una llamada de teléfono o de un SMS. Los ciberdelincuentes contactaban con clientes de cualquiera de las dos entidades y les pedían que corrigieran un error o comprobaran su información, introduciendo sus claves personales. Una vez introducidas, se procedía con el robo de información.

Desde las entidades bancarias recuerdan que, antes de abrir cualquier mensaje o enlace, se debe recapacitar sobre la coherencia del mismo, así como tener en cuenta que ninguna petición urgente se realizará por esa vía y con esas formas.