Escrivá propone un mecanismo para cuadrar las pensiones que se active en caso de necesidad

El sistema que sustituiría al factor de sostenibilidad solo se activará si la evolución de los ingresos y gastos del sistema así lo requiere en los años en que haya más presión demográfica

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una sesión plenaria de la Cámara Baja
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una sesión plenaria de la Cámara BajaEduardo Parra Europa Press

El Ministerio de Inclusión y Seguridad Social trabaja ya en el mecanismo que debe sustituir al criticado Factor de Sostenibilidad, la fórmula que debía adaptar la jubilación a las arcas del Estado y la evolución demográfica del país, para asegurar la sostenibilidad de las pensiones públicas y que ni siquiera ha llegado a entrar en vigor. El titular de esta cartera, José Luis Escrivá, ha asegurado que presentará a la patronal y los sindicatos un mecanismo que será “contingente” y que solo se activará si la evolución de los ingresos y gastos del sistema así lo requiere en los años en los que el sistema soportará más presión demográfica, si bien no ha aportado muchos más detalles sobre la medida.

Escrivá ha realizado su anuncio durante una intervención en el Pleno del Congreso de los Diputados en la que ha tenido otra vez que despejar dudas sobre lo que algunos han interpretado como su intención de retrasar la edad de jubilación. El ministro ha insistido en que “España no necesita cambiar su edad legal de jubilación”, que ve “adecuada y suficiente”, pero ha defendido impulsar su retraso “sólo de quienes quieran seguir trabajando y no de quienes, por naturaleza de su trabajo o circunstancias vitales, no pueden hacerlo”. El ministro asegurado que ha “abierto este debate” porque “expulsar del mercado de trabajo a los trabajadores de más edad no incentiva el empleo de los trabajadores más jóvenes”. “Los mayores y los jóvenes no son sustitutos, son complementarios”, ha aseverado, asegurando que la incorporación de las mujeres “no redujo el número de hombres ocupados, ni la llegada de migrantes se vio acompañada de un menor número de empleo para los españoles”.

Reforma

Escrivá ha hecho estas puntualizaciones en el marco de la defensa de su reforma del sistema público de pensiones, que este jueves se ha enfrentado a su primer examen parlamentario, la enmienda a la totalidad con la que el PP ha buscado tumbar el proyecto y devolverlo al Gobierno y que ha sido rechazada por toda la Cámara Baja, a excepción de los populares y Vox. Desde la tribuna de oradores, Escrivá ha presentado su reforma como una reforma “no de partido ni de Gobierno”, sino “una reforma de país”, que nace del acuerdo parlamentario del Pacto de Toledo y también con el consenso de los principales sindicatos, patronales y organizaciones de autónomos, “tras una década sin consenso”.

Asimismo, ha defendido la derogación de los dos elementos principales de la reforma del PP de 2013, el índice de revalorización IRP, que en situaciones de déficit limitaba su subida al 0,25%, y el factor de sostenibilidad, que implicaba un recorte de las pensiones asociado a la mayor esperanza de vida. “Una devaluación sistemática del poder adquisitivo de las pensiones”, ha resumido Escrivá, que inició “una etapa definida por la incertidumbre” pero también por la “constatación” por parte incluso del Gobierno del PP “de que esa norma era insostenible”.

También ha defendido blindar los ingresos complementarios a la Seguridad Social vía Presupuestos y traspasar gastos impropios que, ha dicho “no deberían pagarse con cotizaciones”. Y es que Escrivá ha defendido que hay un nivel de cotizaciones “razonablemente alto” y un gasto en pensiones “inferior al de países de nuestro entorno”. “Las cuentas de la Seguridad Social no deberían arrojar déficit alguno”, ha incidido, antes de aseverar que “”leer titulares a diario sobre números artificialmente rojos de la Seguridad Social intranquiliza a pensionistas presentes y futuros y no refleja la situación real de las cuentas”, ha dicho, según informa Ep.

Críticas del PP

Frente al ministro, el portavoz del PP ante el Pacto de Toledo, Tomás Cabezón, ha echado en cara que el ministro traiga al Congreso “una reforma a plazos”, ya que el prometido mecanismo de equidad intergeneracional, cuya creación anticipa el proyecto del Gobierno, no se incluye en la iniciativa. Es más, la intención declarada de Escrivá es negociarlo con patronales y sindicatos e introducirlo en el proyecto a través de una enmienda, una fórmula censurada por el PP y que, ha asegurado Cabezón, también ha cuestionado el propio Gobierno en informes internos.

Cabezón ha criticado la derogación de la reforma de 2013 sin una fórmula alternativa y ha anticipado que, realmente, lo que supondrá esta fórmula será un recorte de las pensiones, y que esa es la razón por la que el ala de Unidas Podemos “está permanentemente discutiendo”. “Su recorte será peor que la reforma de 2013″, ha anticipado.