Crisis de los microchips: qué son, causas y principales productos afectados

Muchos productos como el nuevo iPhone 13 empiezan a escasear debido a los efectos de la falta de producción de semiconductores

Microchips
Microchips FOTO: La Razón (Custom Credit)

El 2020 pasara a la historia como uno de los años más curiosos que se recuerdan. Sabíamos de los efectos que un virus podría provocar en nuestro cuerpo pero, hasta el año pasado, no éramos capaces de imaginar lo que un microorganismo podía producir en todo el mundo.

La covid, paralizó el mundo por completo a mediados del mes de marzo del pasado año provocando una crisis sin precedentes. Sanitaria y económica, esta sacudida mundial aún se puede notar tras más de un año y medio.

Aunque aun miles de personas se infectan diariamente del covid, las vacunas han conseguido hacer remitir de forma considerable los efectos de la enfermedad. Aún así, la economía todavía no ha podido recuperarse del mazazo que supuso el parón total y que poco a poco parece encauzarse.

El mundo trata de volver a la actividad anterior pero no todas las regiones evolucionan al mismo ritmo. El virus, en estos momentos, cuenta con incidencias muy diferentes según la zona lo que no consigue que la economía pueda despegar plenamente. Aunque durante mucho tiempo hemos visto algunos efectos muy llamativos en los últimos meses ha surgido una nueva crisis que sacude al mundo, la de los semiconductores fundamentales para los microchips.

Esta ha comportado distintos problemas a la industria en general. Desde los coches hasta los teléfonos como el nuevo iPhone 13 están sufriendo problemas de producción debido a la falta de componentes, pero este no es el único motivo.

¿Qué son?

Los microchips son unas piezas de pequeño tamaño que almacenan información mediante un circuito integrado (CI) dentro de una cápsula del tamaño que no supera la de un grano de arroz. Inventados en 1958, el primero se desarrolló por el ingeniero eléctrico y físico Jack S. Kilby, que posteriormente recibió el Premio Nobel de Física en el año 2000.

Estos se encargan de almacenar la información para así poder hacer que los dispositivos funciones. Ahora, uno de los principales problemas que se encuentra el mundo digitalizado es la falta de semiconductores que hacen que estos chips funciones, y así, los productos.

Causas de la crisis

Desde que todo ha empezado a volver a la normalidad, muchos han sido los cambios que el mundo ha vivido. Desde el teletrabajo a llevar mascarilla, nos hemos acostumbrado a hacer cosas que antes eran impensables. Ahora, además, estamos descubriendo que ciertos movimientos en algunos países nos pueden lastrar a la hora, incluso, de comprar una bicicleta.

Esto se debe a varias causas entre las que destacan la covid y la geopolítica. La primera de estas se debe, evidentemente, a los lentos procesos de recuperación y las restricciones por el virus. Tras los confinamientos totales, muchos trabajos tardaron en ponerse al día lo que paralizó la producción.

La política es la segunda de las causas que han provocado la actual crisis. Tras las sanciones de Estados Unidos a China el país asiático ha vetado la exportación de productos. Esto ha comportado una gran deficiencia en los productos debido a que el principal exportador de semiconductores del mundo, es China.

La tercera causa son los problemas de transporte. Muchas empresas han decidido ralentizar los envíos internacionales hasta tener sus medios como barcos completamente llenos. Las cuarentenas y los problemas de acceso a los países consiguen poner en jaque el comercio internacional.

Principales productos afectados

El mundo del motor se ha visto completamente en jaque estos meses. La crisis de los chips ha conseguido que la fabricación de vehículos se ralentice hasta el punto de parar las fábricas. A nivel mundial, se espera que la producción se reduzca en hasta 7,1 millones. En España, por ejemplo, las matriculaciones cayeron un 15% en el mes de septiembre.

El otro sector fuertemente golpeado por la escasez de chips es el de los móviles. Estos dispositivos están formados por estos pequeños dispositivos y, hasta el nuevo iPhone 13 ha ralentizado su producción hasta un 11%.

El tercer sector que más esta sufriendo es el de las tarjetas gráficas. A causa de la gran demanda de estas para “minar” criptomonedas como el bitcoin, el mercado no es capaz de abastecer este suficiente este producto provocando precios desorbitados.