Hipotecas para milenials: hasta un 90% de financiación, intereses más bajos y plazos de devolución más amplios

Las entidades bancarias son conscientes de las dificultades que tienes los jóvenes para cumplir con los exigentes requisitos de un crédito hipotecario y por ello lanzan productos especialmente pensados para esta generación

Una persona pasa ante el escaparate de una agencia inmobiliaria
Una persona pasa ante el escaparate de una agencia inmobiliariaBiel AliñoEFE

Hijos, nietos, sobrinos, amigos y primos que rondan los 30 años comienzan a anunciar a sus familiares que se han convertido en propietarios de su primera vivienda. La generación milenial se hace mayor y empieza a tomar grandes decisiones como adoptar una mascota, casarse, tener hijos y, cómo no, comprar una casa. Las entidades bancarias son conscientes de las dificultades que tienes los jóvenes para cumplir con los exigentes requisitos de un crédito hipotecario y por ello se lanzan a conquistarlos con productos especialmente pensados para los clientes de su generación. Hasta un 90% de financiación, intereses bajos y la posibilidad de devolver el dinero en un plazo de más de 30 años, son algunos de los rasgos que caracterizan a estos productos, explica el comparador bancario Helpmycash.com.

90% de financiación

Debido al relativo poco tiempo que llevan en el mercado laboral, muchos milenials aún no han podido ahorrar el 20% de la entrada de la vivienda que los bancos no suelen cubrir (más los gastos de compraventa), por lo que en algunos casos se puede ofrecer una financiación superior al 80%, e incluso también podrían financiar los costes de la compraventa (notaría, gestoría, registro, impuestos). En ocasiones, hasta pueden llegar a dar un 90% o hasta un 100% de financiación.

Para los clientes con pocos ahorros, el comparador financiero destaca las hipotecas jóvenes de Banco Santander y de Ibercaja. Por un lado, Banco Santander lanzó en mayo una hipoteca para jóvenes de hasta 35 años que financia hasta el 95% de la compra, siempre que se pueda aportar el aval de una tercera persona. Su plazo es de hasta 30 años y su interés puede ser un tipo fijo desde el 1,50% a 30 años o uno variable desde euríbor más 1,39%, que puede obtenerse si se contratan diversos servicios de la entidad: domiciliar los ingresos y los recibos, usar una tarjeta, suscribir seguros, invertir en fondos o planes de pensiones, etc.

Por su parte, a finales de septiembre, Ibercaja empezó a comercializar una hipoteca para personas de hasta 35 años que también puede cubrir hasta el 95% de la adquisición (sin aval obligatorio). Esta cuenta con un plazo de 30 años como mucho y un interés fijo desde el 1,15% a 25 años o variable desde euríbor más 0,80%, que puede conseguirse a cambio de domiciliar la nómina y los recibos, usar una tarjeta, contratar los seguros de hogar y vida del banco e invertir en un plan de aportación sistemática.

Plazo de devolución más amplio: hasta 40 años

El tiempo de devolución también podrá ser más elevado, pudiendo superar los 30 años y llegar a los 40 años en algunos casos. De esta manera, al reembolsar el préstamo en más años, las cuotas que se abonan mensualmente serán más reducidas, aunque eso provoca que a la larga haya que pagar más en intereses. Helpmycash.com pone el ejemplo de la nueva Hipoteca Joven (lanzada a principios de octubre) de Bakinter, que alarga el tiempo de devolución del préstamo hasta los 40 años. El interés ofrecido a los menores de 35 años es desde euríbor más 0,90% (0,09 puntos más bajo que el ofrecido a clientes de mayor edad) si se abre su Cuenta Nómina, No-Nómina o Profesional, se contratan sus seguros de hogar y vida y se invierte en uno de sus planes de pensiones. En cuanto al importe, puede cubrir hasta el 80% de la compra de la vivienda.

Intereses más bajos

Los clientes más jóvenes pueden disfrutar también de intereses más bajos. Eso sí, los analistas de Helpmycash.com matizan que ese tipo rebajado puede subir cuando el cliente supera una edad determinada, por lo que recomiendan leer detenidamente la letra pequeña de la oferta para no llevarse una sorpresa en el futuro. Asimismo, estas hipotecas no suelen tener comisión de apertura y algunas entidades tampoco aplican compensaciones por amortización anticipada o por subrogación.

Un ejemplo de préstamo más barato hasta alcanzar cierta edad es la Hipoteca Joven de Kutxabank. Esta tiene un interés desde el 1,45% fijo el primer año, desde euríbor más 0,79% hasta que el titular cumpla 35 años y desde euríbor más 0,89% después; a cambio de domiciliar la nómina, contratar el seguro de hogar de la entidad y de abrirse uno de sus planes de pensiones. El plazo ofrecido para devolver el dinero es de hasta 30 años, mientras que el importe puede ser de hasta el 80% de la compra.

Comparar: no todos los jóvenes tienen el mismo perfil

Aunque se da por hecho que el cliente joven tendrá pocos ahorros y escasa estabilidad financiera debido a su reciente incorporación al mercado laboral, no todos los perfiles cumplen esta norma. Muchos milenials ronda la treintena y han podido crear un colchón de ahorros que les permita dar la entrada de la vivienda y, por lo tanto, tener un préstamo más reducido desde el primer momento, y conseguir incluso intereses más bajos. Helpmycash.com explica que si el solicitante sí tiene ahorros y quiere pagar lo mínimo posible, la Hipoteca Variable de COINC puede ser más conveniente que las de los bancos que solo ofrecen hipotecas para jóvenes. Esta financia hasta el 80% de la compra, con un plazo de hasta 30 años, y cuenta con un interés desde euríbor más 0,89% que puede conseguirse sin necesidad de contratar otros productos de la entidad.

La banca está interesada en captar clientes jóvenes y lo ha demostrado con la reciente avalancha de cuentas online gratuitas. El objetivo de estos productos sin comisiones lanzados por la banca tradicional es competir con la oferta “coste cero” de los neobancos y atraer a los nuevos clientes más atractivos hacia su canal digital: jóvenes, con nómina e hipoteca o con intención de solicitar una. Por ese motivo, otra opción para conseguir una oferta más atractiva es negociar con las entidades contactadas para que mejoren las condiciones.