Qué es el Pinkwashing, la estrategia de marketing que surgió con el Día del Cáncer de Mama

Tuvo su origen en los años 90 y a día de hoy ha desarrollado variantes como el “greenwashing” o “purplewashing”

El Pinkwashing tuvo su origen en los años 90 y a día de hoy ha desarrollado variantes como el “greenwashing” o “purplewashing”
El Pinkwashing tuvo su origen en los años 90 y a día de hoy ha desarrollado variantes como el “greenwashing” o “purplewashing” FOTO: La Razón (Custom Credit)

El Pinkwashing es la unión de dos conceptos, en primer lugar, Pink, en inglés “rosa”, que tradicionalmente se ha asociado a la lucha contra el cáncer de mama y Whitwash, que se traduce como “blanquear”. Es decir, es el término que se utiliza para criticar la falsedad de las marcas al reivindicar una lucha en un momento concreto con objetivos económicos o para mostrarse ante su público como una institución moderna e implicada con los problemas sociales.

Generalmente las marcas utilizan este lavado en fechas señaladas, cayendo en el oportunismo a través de estrategias de marketing como cambiar logos, colores, crear una campaña de comunicación favorable a través de las redes sociales…Todo para crear simpatía entre sus seguidores. ¿Cómo detectarlo? Estas grandes campañas duran muy poco tiempo, se apropian de su lucha cuando en realidad, no promueven ninguna política favorable, sino que es únicamente una gran estrategia propagandística.

Este término tuvo su origen en los años 90, cuando varias empresas decidieron teñir sus marcas de rosa durante el mes de mayo para vender mejor sus productos. Fue entonces cuando Breast Cancer Action (movimiento de concienciación sobre el cáncer de mama) denunció esta acción a través de este término, señalando a aquellas empresas cuya lucha era únicamente propagandística y con fines económicos.

El Pinkwashing también se ha utilizado como apropiación de las marcas a la lucha LGBTI como forma de vender una imagen progresista y modernizada a sus compradores. Sin embargo, esto no sólo pasa con la lucha del cáncer de mama. El whitwashing se ha utilizada de muchas formas a raíz de la popularización de la propaganda y la imagen de marca, teniendo actualmente variantes como el “greenwashing”, o maquillar los productos de color verde sin realmente ser respetuosos con el medio ambiente, y también “purplewashing”, cuando la estrategia se basa en defender la igualdad de género con falsas estrategias oportunistas, sin ningún tipo de compromiso social.

Esto no quiere decir que las empresas no puedan unirse a movimientos sociales, ni que los ciudadanos puedan aplaudir dichas reivindicaciones, sino todo lo contrario. Es necesario apoyar a aquellas empresas que destinan partes de sus beneficios a estas causas o incluso que a través de su voz exigen políticas de acción o visibilizan a colectivos silenciados.

Nuestra misión como medio de información es de concienciación y divulgación de los últimos avances médicos y ofrecer testimonios para nuestros lectores, siendo así un medio de referencia que ayude a visibilizar la realidad que por desgracia muchas mujeres viven en su día a día.