¿Vas a pedir un préstamo con tu pareja? Estas son las tres cosas que tienes que saber

Mientras el crédito esté a nombre de los dos titulares, ambos serán responsables de devolverlo, incluso en caso de ruptura

Al pedir un préstamo en pareja se están asumiendo muchas responsabilidades
Al pedir un préstamo en pareja se están asumiendo muchas responsabilidades FOTO: NACHO GALLEGO EFE

Dada la situación económica actual, es muy habitual que las parejas pidan de manera conjunta préstamos personales para financiar un proyecto común. Sin embargo, muchas de ellas no conocen qué responsabilidades se asumen al pedir un préstamo en pareja y qué ocurre con el bien financiado si hay una ruptura. Desde el portal HelpMyCash apuntan tres puntos imprescindibles a tener en cuenta antes de asumir esta decisión:

-Saber que, cuando se firma un préstamo cotitular, las dos personas que lo piden serán igual de responsables de reembolsar todo el dinero. Para las entidades financieras, las dos personas podrán acceder al dinero por igual y tendrán la misma obligación de devolverlo. Dicho esto, es evidente que ser cotitular de un crédito conlleva un riesgo importante, ya que se es tan responsable como el titular a la hora de hacer frente a los pagos. Esto puede suponer un problema para quienes tengan una relación sentimental (o un vínculo familiar o laboral), que puede acabar rompiéndose si uno de los dos deja de asumir su responsabilidad sobre el pago del crédito.

-Definir la propiedad del bien financiado. Es importante establecer claramente la finalidad que tendrá el dinero prestado, cómo se compartirá el bien financiado y quién será el dueño del mismo. Si, por ejemplo, se quiere comprar un coche de manera conjunta, lo ideal sería que esté a nombre de ambas personas y que las dos asuman el pago de las cuotas mensuales durante toda la vida del crédito. Sin embargo, no es aconsejable que dos personas contraten un crédito cuando el dinero lo va a utilizar solo uno de los dos, que suele ser el que figura como titular. Para estos casos, hay mejores opciones, como pueden ser los préstamos personales pensados para un único titular.

-Anticiparse en caso de ruptura. La mejor opción pasa por ser conscientes de que, en caso de separación, el préstamo se tendrá que seguir pagando. Por ello, lo ideal es hablar antes de firmar el contrato y acordar qué pasará si esto llegase a ocurrir. Si fuera posible, estos acuerdos deberían dejarse por escrito. HelpMyCash apunta tres recomendaciones para esta situación: reducir el plazo de devolución, pagar el crédito por completo anticipadamente o cambiar la titularidad del préstamo. En este último caso, hay que tener en cuenta que las entidades financieras suelen estar poco dispuestas a hacerlo, ya que aumenta el riesgo de reembolso.