Motor

Si compró un vehículo nuevo entre 2006 y 2013, así puede reclamar una indemnización de 2.500 euros

El Tribunal Supremo ratifica las multas impuestas por la CNMC contra fabricantes y concesionarios que intercambiaron información confidencial. Más de 10 millones de clientes de las marcas involucradas en el Cártel de los Fabricantes de Coches pueden recuperar el sobrecoste pagado

Imagen de un concesionario de coches
Imagen de un concesionario de cochesCOCHES.NET COCHES.NET

Más de 10 millones de particulares y empresas que compraron vehículos nuevos entre febrero de 2006 y agosto de 2013 de las marcas involucradas en el Cártel de los Fabricantes de Coches tienen la vía abierta, tras las sentencias del Tribunal Supremo en las que se ratifican las multas que les impuso la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a estas compañías, para reclamar a los fabricantes una indemnización que, en función de la marca y el modelo adquirido, podría ser de unos 2.500 euros de media, según el bufete de abogados Cremades & Calvo-Sotelo.

Ya en 2015 la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) concluyó que la antigua PSA (ahora parte de Stellantis), Ford, General Motors, Fiat, Nissan, Toyota, BMW y una quincena de empresas más intercambiaron información confidencial de manera continuada para controlar el mercado de la distribución de vehículos, así como de servicios posventa de reparación, mantenimiento y recambio de piezas. Estas prácticas fraudulentas iban en contra de las normas de competencia y dieron lugar a la constitución de un cártel en 147 concesionarios de coches del 91% de las marcas que se venden en España.

El órgano regulador impuso a los fabricantes la mayor multa de su historia, 171 millones de euros repartidos entre 23 empresas. No obstante, luego condonó sanciones por valor de 40 millones de euros a las empresas del Grupo Volkswagen (Audi, Porsche, Skoda y Volkswagen) y a Seat, por haber colaborado con la CNMC. Eso sí, pese haber ayudado a destapar el cártel, esto no las exime de responden ante las peticiones de indemnización de los clientes.

El Supremo ratifica las multas

En diciembre de 2019, la Audiencia Nacional confirmó las sanciones impuestas por la CNMC, desestimando los recursos presentados por las empresas involucradas. En los últimos meses la Sala III de lo Contencioso-Administrativo Tribunal Supremo ha desestimado los recursos de casación presentados por 15 de los fabricantes y, por tanto, siendo firmes las multas impuestas por prácticas contrarias a la Ley de Defensa de la Competencia. “Se espera que en un período corto de tiempo adopte el mismo posicionamiento con respecto al resto de compañías implicadas en la trama”, subraya el bufete Cremades & Calvo-Sotelo, entre las que se encuentra, por ejemplo, Toyota.

Recuperar el 10% del valor del vehículo

Tras las sentencias del Tribunal Supremo, se abre la vía para que miles de clientes afectados presentes demandas judiciales para reclamar el sobrecoste de sus vehículos. El importe de la indemnización rondará el 10% del valor pagado por el vehículo. Por ejemplo, si se compró un coche por 15.000 euros la cuantía de la indemnización podría moverse entre entre 1.500 euros y 2.250 euros, más los intereses legales, según los cálculos del bufete Cremades & Calvo-Sotelo. Precisamente, en abril de este año, el Juzgado de lo Mercantil de Cádiz falló a favor de un particular afectado por el cártel, quien recibió una indemnización de 2.000 euros por el vehículo que compró en 2010 a un precio de 25.000 euros.

Cómo reclamar la indemnización

Cualquier persona física o jurídica afectada (ya que también hay empresas), puede reclamar de forma individual o colectiva a través de alguna de las plataformas que han puesto en marcha mecanismos colectivos, como la Agrupación de Afectados por el Cártel de Coches (AACC), que está preparando diferentes demandas en las que se reclamará judicialmente una indemnización económica acorde al daño y perjuicio percibido. El bufete Cremades & Calvo-Sotelo está trabajando con la AACC y explica que si se recurre a este mecanismo de reclamación será necesaria, inicialmente, la factura que justifique el importe abonado y la documentación que acredite la titularidad.

“Cualquier particular que emprenda acciones judiciales contra alguna de las marcas siempre va a estar en clara desventaja, ya que el equipo técnico legal al que puede acceder de manera individualizada puede no ser suficiente para una negociación de esta índole”, explica AACC. Además, se trata de un procedimiento arriesgado, por los costes que conlleva. Conforme avanza el proceso de reclamación de una indemnización es necesario probar que se ha visto afectado por las prácticas del cártel de coches. Para ello es necesaria la cuantificación detallada del daño, así como información de las transacciones comerciales llevadas a cabo con el distribuidor comercial o fabricante de coche que haya propiciado la situación. La cuantificación del daño se realiza mediante la elaboración de un informe pericial económico. Todo este procedimiento se ofrece dentro de la carta de servicios de la AACC con el objetivo de facilitar el proceso de reclamación de sus socios. Por ello recomienda afiliarse a la plataforma.

Hay más de una veintena de marcas implicadas en el cártel, por lo que el primer paso para reclamar es comprobar si su coche también lo está. Para hacer esta tarea más fácil, la Agrupación de Afectados por el Cártel de Coches (AACC) cuenta con una página de información con todas las empresas implicadas. Una vez haya comprobado que puede reclamar, si recurre a la AACC el proceso de reclamación será el siguiente:

1. Certificar que es uno de los afectados por el cártel de coches. Estudio de la viabilidad de su caso de forma gratuita.

2. Firma de contrato de adhesión a la AACC.

3. Envío de documentación que justifique la compra del coche afectado.

4. AACC se encarga del informe pericial que cuantifique y valore la indemnización a la que tiene derecho, el planteamiento de la defensa en conjunto del equipo técnico legal de la AACC, la negociación previa a la acción judicial y en caso de no negociación, juicio.

5. Recibe su indemnización.