El alza en el precio de las materias primas paraliza el corredor mediterráneo ferroviario y el AVE al País Vasco

Adif retrasará la inauguración del AVE a Asturias y el primer tramo de alta velocidad en Extremadura a 2022

Los problemas de suministros y el incremento constante del precio de las materias primas, no dan tregua ni a los mercados ni a las empresas, sean públicas o privadas y el desabastecimiento empieza a pasar factura. También a Adif, cuya falta de productos de construcción ya ha afectado a varios proyectos en marcha, y ha tenido que llegar a acuerdos con los contratistas para desatascar la paralización de algunas obras. Según ha adelantado la presidenta del gestor ferroviario, María Luisa Domínguez, en una entrevista con Europa Press, todos estos atascos ya se han podido solucionar y las obras afectadas continúan al ritmo previsto.

“El alza del precio de las materias primas ha bloqueado algunas obras porque, al no tener los contratos una revisión de precios como consecuencia de la ley de desindexación, estaba repercutiendo en los contratistas. Lo cierto es que el equipo de Adif ha trabajado de forma muy intensa y ha conseguido en fechas recientes desbloquear la situación”, ha señalado. En concreto, algunas de las obras que se han visto afectadas por estos atascos atañen a la construcción de las nuevas redes de alta velocidad hacia el País Vasco, en el corredor mediterráneo entre Murcia y Almería y en el tramo extremeño entre Talayuela y Plasencia.

Sin embargo, el impacto del encarecimiento de las materias primas, unido al alza de los precios energéticos, está afectando de forma generalizada al conjunto de las obras del país, siendo el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, del que depende Adif, uno de los más perjudicados. Por eso, este Ministerio ya ha elaborado una propuesta para resolver esta coyuntura y Adif ha trabajado con la Dirección general de Carreteras en este mismo sentido, medidas que ahora pasarán al Ministerio de Hacienda.

Mientras tanto, el gestor de la infraestructura ferroviaria sigue avanzando -aunque con retrasos- en las principales obras de alta velocidad del país, como las de País Vasco, Extremadura o Asturias, esta última con la variante de Pajares, que Domínguez califica como “el mayor reto ferroviario no solo en España, sino seguramente en el ámbito europeo”. La presidenta ha destacado que las obras en este tramo “están muy avanzadas” y que ya se está trabajando en la electrificación y empezando las pruebas dinámicas de vía, con el objetivo de que las obras terminen el próximo año. En este caso, una vez lo apruebe la Agencia de Seguridad ferroviaria, el inicio de las operaciones podría arrancar en 2023.

Respecto a la línea hacia el País Vasco, Domínguez ha desvelado que ya se están preparando los pliegos en el tramo de Burgos a Vitoria para poder empezar a licitar la redacción del proyecto en 2022, a falta solo de aprobarse el estudio informativo.

Hace ya 15 años comenzó en Euskadi la construcción del Tren de Alta Velocidad, un proyecto para unir en 30 o 40 minutos las tres capitales vascas y a estas con Madrid y Francia, cuya fecha de finalización sigue en el aire y que el PNV ha vuelto a poner sobre la mesa en la negociación de los Presupuestos del Estado.

En octubre de 2006 comenzaron las obras en Álava. Ahora la mayoría de los tramos de los tres ramales están finalizados pero sigue en obras un punto muy importante, el conocido como “nudo de Bergara” que conecta las tres ramas de la “Y” vasca: la alavesa, la vizcaína y la guipuzcoana. Se avanza en la entrada a San Sebastián y en su estación, pero están pendientes los accesos y las estaciones de Bilbao y Vitoria, y las conexiones con Burgos, Navarra y Francia, aunque esta semana se ha adjudicado el tramo Astigarraga-Irún que permitirá la llegada del TAV hasta la frontera.

Por último, el tramo de alta velocidad entre Plasencia y Badajoz, de la esperada línea de Madrid a Extremadura, entrará en servicio a principios del próximo año sin electrificar. Posteriormente, su electrificación reducirá tiempos de viaje y la introducción de la señalización ERTMS aún más. La siguiente puesta en servicio de este tramo sería la de Navalmoral de la Mata, cuyas obras ya se han licitado. De ahí hasta el enlace con la línea de alta velocidad a Sevilla, de paso por Castilla-La Mancha, todavía está en fase de planificación.