Pegatina y tarifa por kilómetro: así se pagarán las autovías en España a partir de 2023

El Gobierno ha decidido establecer este criterio para cambiar la forma de movernos por estas vías

El final de la gratuidad de las autovías en España ya es una realidad. Además, este cambio de circular llegará en menos de 24 meses y supondrá un cambio total en la movilidad de los conductores de nuestro país.

A partir de enero de 2023 se acabará circular por las carreteras españolas de forma gratuita como se ha hecho históricamente. Así, tras el plan mandado por el Gobierno de Pedro Sánchez a Bruselas este verano, conducir por estas vías será de pago para financiar su conservación.

Este cambio ha provocado duras críticas por parte de varios sectores. Los camioneros, por ejemplo, serán los que más sufran estas nuevas tasas y algunas asociaciones ya han denunciado las consecuencias que una reducción de camiones podría tener.

Aunque el Ministerio de Transportes al inicio tuvo dudas sobre que modelo instaurar, el medio El Confidencial ha adelantado la nueva metodología que se implantará en España.

Pegatina y peaje

El primer cambio que se instaurará es el de una viñeta en los vehículos. A partir de enero de 2023 todos los coches que circulen por las autovías deberán llevar esa pegatina tras abonar una cantidad fija para obtenerla.

Esta, dará acceso a las vías de alta velocidad españolas para ser el primer paso de financiación de las autovías. Aunque esto será provisional y la idea del Gobierno es implementar el sistema que ya se filtró en verano y que supone pagar por kilómetro.

Un kilómetro, un céntimo. Esta será la formula definitiva que espera implementar el Gobierno en el futuro para financiar las vías tras el fin de las concesiones en algunas autopistas españolas.

Así las cosas, esto se implantará algo más tarde que la pegatina debido a los problemas logísticos y gran complejidad que reúne poder controlar ese movimiento. El Gobierno espera empezar a trabajar a partir del año que viene en este y tener una hoja de ruta trazada antes del final de la legislatura.

Estos dos pasos a seguir por parte del ejecutivo marcarán el futuro de la movilidad entre grandes distancias de nuestro país. Aunque progresivo, el objetivo final es que los usuarios paguen por la utilidad, algo bien visto desde Bruselas aunque el ejecutivo de Sanchez tardó en hacerlo público.

Dentro del Gobierno, incluso, existen ciertas divisiones entre los socios. Aunque la opción es aceptada en el seno del PSOE, Unidas Podemos no acaba de estar de acuerdo y se ha enfrentado a esta idea.

Su portavoz parlamentario, Pablo Echenique, llegó a decir que se opondrían a la medida si se llevaba a cabo aunque matizó que podrían dar apoyo si se excluían ciertos colectivos.

Aun así, la idea es firme y no parece haber marcha atrás. En dos años los conductores ya podrán obtener sus pegatinas, previo pago, y circular por las autovías sin incurrir en delito.

En caso contrario, aunque aun no se ha especificado como se hará, serán detectados y sancionados por las autoridades.

Tras las pegatinas llegará el nuevo sistema de peajes por kilometraje. Este, calculará de alguna forma de donde procedemos y aplicará una tarifa que, como en los sistemas tradicionales, deberemos abonar al momento.