Casi 2.000 empleados de Sabadell piden apuntarse al ERE, un 44% más de las salidas mínimas pactadas

El plazo para adherirse voluntariamente termina este lunes a las 24 horas. Se contemplan un máximo de 1.605 salidas, aunque si se alcanzan 1.380 peticiones de forma voluntaria, el ERE se daría por finalizado en este última cifra

Una oficina del Banco Sabadell en Madrid (España), a 31 de julio de 2020
Una oficina del Banco Sabadell en Madrid (España), a 31 de julio de 2020 FOTO: Eduardo Parra Europa Press

Banco Sabadell ha recibido casi 2.000 peticiones de adhesión voluntaria al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que contempla la salida de un mínimo de 1.380 trabajadores de la entidad y un máximo de 1.605, según han señalado fuentes sindicales a Europa Press. A mediados de octubre la dirección de la entidad llegó a un acuerdo con los sindicatos en el que se contemplaba la salida efectiva de 1.605 afectados, aunque en el caso de que alcanzasen exactamente 1.380 peticiones de forma voluntaria, el ERE se daría por finalizado en esta última cifra. Así, se rebajó la cifra inicialmente propuesta por la entidad de 1.936 salidas a un mínimo de 1.380, una afectación cercana a la propuesta sindical, que establecían el mínimo en 1.300 bajas.

El plazo para adherirse voluntariamente al ERE terminará este lunes, 15 de noviembre, a las 24.00 horas. A falta de unas horas para que se cierre el plazo, se ha superado las salidas previstas en el acuerdo entre la representación de los trabajadores y la entidad, con alrededor de un 44% más de peticiones sobre la cifra mínima. Las mismas fuentes indican a Europa Press que la entidad comunicará en torno al 3 de diciembre la resolución de las solicitudes de adhesión. Además, la próxima comisión de seguimiento, la tercera, se celebraría la próxima semana.

En el acuerdo alcanzado con los sindicatos también se mejoraron las condiciones económicas de salida. En concreto, la dirección de Sabadell mejoró su propuesta de prejubilaciones para aquellos trabajadores de 55 años o más y que cuenten con, al menos, 10 años de antigüedad. Así, mantendrán un 65% del salario anual con un tope de hasta 280.000 euros para el colectivo de entre 58 y 62 años, y un tope de 300.000 euros para el colectivo de 55 a 57 años. Además, se estableció un cupo 100 personas de 55 años para acogerse al ERE, preferentemente en Murcia y Alicante.

En el caso de las bajas remuneradas, la edad se estableció para los menores de 54 años, que tendrán derecho a una indemnización de 40 días por año trabajado con un máximo de 30 mensualidades, además de varias primas por años de antigüedad. Se excluyeron excedencias de tres años, que recibirán un 25% del salario anual con una readmisión en 25 kilómetros. En caso de no aceptarse, la indemnización estará acorde a las medidas contempladas en prejubilaciones o bajas, según su rango de edad. Para estas excedencias, habría un cupo de 75 personas. Y para la movilidad geográfica forzosa se limitó a 50 personas “siempre y cuando no se cubran las vacantes de forma voluntaria”, mientras que la movilidad por cierres de centros se limitará a un máximo de 100 kilómetros o de un una hora de desplazamiento.