La Comisión Europea desbloquea los primeros 10.000 millones de euros para España

Los Veintisiete tienen ahora un mes para dar la luz verde al documento

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea FOTO: Johanna Geron AP

La Comisión Europea ha dado luz verde al desembolso de 10.000 millones de euros para España del fondo Next Generation EU, para hacer frente a los estragos ocasionados por la pandemia. De esta forma, nuestro país se convierte en el primero en el club comunitario en recibir el primer tramo de los fondos. “¡Buenas noticias para España! España ha avanzado lo suficiente en la implementación de su plan plan nacional de Next Generation EU. Por lo tanto, será el primer país de la UE en recibir un pago, una vez que los demás Estados miembros lo autoricen”, ha anunciado hoy la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen a través de twitter. Ahora las capitales europeas representadas en el Comité Económico y Financiero tienen un mes para estudiar atentamente el texto y dar su correspondiente luz verde o plantear objeciones.

El ministerio de Economía espera que se puedan acortar los plazos y que el dinero contante y sonante llegue antes de que termine el año. España realizó esta petición el pasado 11 de noviembre y, aunque el Ejecutivo comunitario tenía dos meses como plazo máximo para examinar el texto, lo ha hecho sensiblemente antes ya que las reformas comprometidas a cambio del maná europeo (un total de 52 hitos) ya habían sido aprobadas desde hace meses e incluyen la digitalización de las pymes, la lucha contra el cambio climático y el ingreso mínimo vital entre otras medidas.

También estaban contemplados la adopción de la tasa digital o sobre las transacciones financieras, medidas laborales como las normas para reducir la brecha de género en los salarios o la ley sobre el teletrabajo, y algunos elementos de la reforma de las pensiones como la separación de las fuentes de financiación de la Seguridad Social o la modificación del complemento de maternidad. “Las metas cumplidas demuestran importantes pasos en la implementación del plan de recuperación y resiliencia de España y su amplia agenda de reformas”, dijo la Comisión Europea, recordando que la solicitud de desembolso estuvo precedida de una “estrecha cooperación” entre Bruselas y Madrid para preparar las pruebas que demostrasen que se han cumplido los objetivos.

Todo indica que el desembolso más complejo será el segundo que deberá llegar en la primera mitad de 2022 y que estará sujeto a la aprobación reforma laboral. España cuenta de plazo hasta el 31 de diciembre de este año si no quiere que se origine algún retraso en el desembolso de 12.000 millones de euros. En el acuerdo operativo pactado entre Bruselas y España, el Ejecutivo comunitario pide que los cambios en el mercado de trabajo español se lleven a cabo teniendo en cuenta  “el respeto al diálogo social como parte de una aproximación amplia que establezca un equilibrio entre flexibilidad y seguridad”, lo que abarca simplificación de contratos, la modernización de las políticas activas de empleo, la conversión de los ERTE temporales en permanentes, la reforma sobre la negociación colectiva y las subcontratas.

España ya recibió durante el pasado verano una partida de 9.000 millones de euros, denominada como pre- financiación y que supone un 13% del montante total de las ayudas. Esta primera remesa de fondos era aprobada de manera automática una vez se recibía la luz verde del plan español, pero no estaba sujeta a reformas específicas.

El próximo paso para que España pueda recibir efectivamente el dinero es que el Comité Económico y Financiero -un cuerpo técnico del Consejo de ministros económicos de la UE- dé su opinión sobre la evaluación de la Comisión en un plazo de cuatro semanas, tras lo cual esta aprobará el desembolso definitivo. Si el comité no apura el plazo de cuatro semanas, los fondos podrían llegar en teoría antes de finales de este año. Salvo el anticipo de 9.000 millones de euros recibido en agosto, que solo estaba vinculado a obtener luz verde al plan de recuperación, el resto de desembolsos se irán produciendo de forma semestral una vez España pruebe que ha cumplido los objetivos pactados con Bruselas para cada uno de ellos hasta 2026.