El consumo privado eleva el PIB en la UE hasta el 2,2%

Los mayores incrementos en los empleos de los países de la Unión Europea fueron los de Irlanda, con un 4 % de crecimiento y España con un 2,6 %

El PIB de la eurozona aumentó un 3,9 % en el tercer trimestre respecto al mismo periodo de 2020
El PIB de la eurozona aumentó un 3,9 % en el tercer trimestre respecto al mismo periodo de 2020

La recuperación económica tras la crisis provocada por la pandemia sigue en ascenso, tanto es así que el Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona creció un 2,2% entre los meses de julio y septiembre en comparación al trimestre anterior; el del conjunto de la Unión Europea fue un avance del 2,1% y el de España se quedó en el 2%.

Estos datos han estado impulsados principalmente por el repunte en consumo privado, tal y como aseguran los datos publicados este martes por Eurostat. Por lo tanto, las cifras de la oficina estadística comunitaria confirman que en comparación con el mismo periodo de 2020, el incremento del PIB en la zona euro alcanzó el 3,9 %, mientras que en todo el bloque se situó en el 4,1 %.

El alza del consumo de los hogares, del 4,1% explica la mayor parte de la expansión registrada entre julio y septiembre de este año, impulsada asimismo por un leve crecimiento del gasto público (del 0,3 %) y por el mayor crecimiento de las exportaciones frente a las importaciones.

Por su parte, la inversión o formación bruta de capital fijo se contrajo un 0,9 % en la eurozona y un 0,6 % en la Unión Europea. Por países del bloque, Austria fue el que registró un mayor crecimiento en el tercer trimestre del año, ascendiendo a un 3,8 %, seguido de Francia (3 %) y Portugal (2,9 %), mientras que Rumanía y Eslovaquia (0,4 % ambos) y Lituania, cuyo PIB se mantuvo estable, fueron los socios que menos crecieron.

Con respecto al empleo, el informe de Eurostat confirma que la tasa de ocupación subió un 0,9 % en el área del euro y los Veintisiete, acelerando con respecto al segundo trimestre del año, cuando el avance fue del 0,8 % también en ambos casos.

Si comparamos estos datos con el tercer trimestre de 2020, se puede comprobar que el número de personas empleadas aumentó un 2,1% tanto en la eurozona como en la UE, además de un crecimiento por por encima del 2 % registrado en el trimestre anterior en ambas zonas. Los mayores incrementos en los empleos en los Veintisiete fueron los de Irlanda (un 4 %) y España (2,6 %), por delante de Lituania (2,1 %) y Estonia y Grecia (1,9 %). Por contra, la tasa de ocupación se contrajo en Letonia (un 2 %) y se mantuvo estable en Finlandia.