Atasco en los aeropuertos a las puertas de Navidad

Las aerolíneas y el sector turístico denuncian que miles de personas han perdido sus vuelos debido al colapso en los controles de seguridad por falta de efectivos policiales. El problema afecta a Madrid-Barajas, Alicante, Sevilla, Málaga, Ibiza y Tenerife Sur

A solo dos semanas de las vacaciones de Navidad, la situación que se está viviendo en los aeropuertos españoles no puede ser más inquietante. Los controles de las terminales están literalmente atascados, según denuncian tanto las aerolíneas como las compañías del sector turístico. Y lo están, aseguran, por la falta de efectivos policiales en los controles de pasaportes, según aseguran tanto la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) como la Mesa del Turismo. Como consecuencia de este colapso, miles de viajeros han perdido en los últimos meses sus vuelos.

Con la reapertura del turismo internacional y las nuevas medidas migratorias impuestas para los viajeros procedentes del Reino Unido, la situación en los grandes aeropuertos españoles se ha desbordado hasta el punto de que en el de Madrid-Barajas más de 6.000 personas han perdido sus vuelos en el último mes a causa de las largas colas en los controles policiales. Como explican desde ALA, el problema afecta a los pasajeros que salen con destino fuera de Unión Europea o Schengen, entre ellos también españoles, y a los que vienen y hacen escala en Barajas, que al llegar «pierden el vuelo de conexión por las colas. Esto lleva pasando desde hace meses, especialmente desde que se abrió el turismo internacional», recalcan desde la patronal de las líneas aéreas. El problema, no obstante, no se reduce solo a la instalación madrileña. Afecta también, según advierten, a otros aeropuertos turísticos como Alicante, Sevilla, Málaga, Ibiza o Tenerife Sur.

Golpe al sector

La Mesa del Turismo considera que «la imagen que España está transmitiendo como destino turístico es deplorable, además de gratuita, ya que podría solucionarse de la manera más simple. Bastaría con que el ministro del Interior, en el ejercicio de sus funciones y como se le viene reclamando de forma reiterada desde el sector, incremente la dotación de personal en estos controles policiales ubicados en los aeropuertos con mayor densidad de tráfico internacional», según aseguró ayer en una nota el presidente de la Mesa de Turismo, Juan Molas.

El sector turístico temía desde hace semanas que la nueva variante de la Covid-19, Ómicron, amenazase la recuperación. «Con lo que no contábamos era con la inacción del ministro del Interior [Fernando Grande-Marlaska] quien, por no tomar una decisión en tiempo y forma, es el responsable directo de este absurdo» que perjudica a miles de viajeros y a la marca España en un momento tan delicado, aseguró Molas

La reclamación de esta organización, que también hacen suya las líneas aéreas, que consideran que España no se puede permitir una situación así con la Navidad a la vuelta de la esquina; ha caído, por el momento, en saco roto. Desde la Mesa del Turismo aseguran que asociaciones de diferentes estamentos del sector turístico (compañías aéreas, agencias de viajes, hoteles,…) se han dirigido en los últimos meses al Ministerio del Interior para denunciar el colapso que se estaba produciendo en los controles policiales de los principales aeropuertos. «No ha habido contestación ni reacción a estas quejas y por esa razón es ahora la Mesa del Turismo de España la que eleva la voz para canalizar la protesta generalizada del sector», aseguran.

Alerta de Madrid

En esta batalla, el sector turístico cuenta con el apoyo decidido de la Comunidad de Madrid. La consejera de Cultura, Turismo y Deportes de esta región, Marta Rivera de la Cruz, aseguró el pasado sábado que envió «una carta hace unos diez días al ministro del Interior», avisando de que la Comunidad de Madrid tenía conocimiento de los problemas derivados de estas demoras Madrid-Barajas. Una misiva que, evidentemente, no ha servido para solucionar el problema. Tras subrayar que «estamos a punto de empezar las Navidades» y, ante los desplazamientos tanto de turistas foráneos como de personas que viven en Madrid y vuelven a sus lugares de origen a pasar las fiestas, la consejera consideró que «estamos a tiempo de arreglarlo».

Para tratar de calmar los caldeados ánimos del sector turístico y de las propias aerolíneas, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, aseguró ayer que «tenemos que dar tranquilidad. Es una época de claro incremento de movimiento de turistas nacionales y extranjeros, y hay elementos de seguridad como el certificado digital Covid o PCR y test de antígenos que hay que acreditar. Es algo que forma parte de lo que vemos cada puente», aseguró la ministra.