Los sindicatos desconvocan la huelga en los aeropuertos de los días 23 y 26

Alcanzan un acuerdo con Enaire para recibir las cantidades que se les adeudaban y el compromiso de que el problema de Murcia también se solucionará

Pasajeros en el aeropuerto madrileño de Barajas
Pasajeros en el aeropuerto madrileño de Barajas FOTO: Emilio Naranjo EFE

No habrá huelga en los aeropuertos españoles los próximos días 23 y 26 de diciembre. Los sindicatos USO, CC OO, UGT y CSPA han anunciado esta noche que, tras las negociaciones mantenidas con Enaire y los responsables del Aeropuerto de Murcia, se han registrado avances de suficiente entidad como para desconvocar las movilizaciones que habían convocado. Las organizaciones habían llamado la pasada semana a secundar las protestas a los 2.000 trabajadores tanto de los aeropuertos como de los centros de control y oficinas para protestar por el impago de unas cantidades que les adeudaban ambas compañías. A las movilizaciones no estaban llamados los controladores, que se rigen por otro convenio.

Los sindicatos demandaban que la empresa cumpliera lo pactado en 2018, cuando se acordó establecer una paga para compensar la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Todos los trabajadores de Aena y Enaire percibieron esa paga en 2019, pero no en 2020, cuando solo fue abonada a los trabajadores de la primera y no a los de Enaire y a toda la plantilla del aeropuerto de Murcia, lo que suponía “un agravio comparativo entre trabajadores que se rigen por el mismo convenio colectivo”, según aseguraron estas organizaciones. Según una nota conjunta de las organizaciones, Enaire ha autorizado ya el pago de esa productividad.

Los sindicatos han explicado que los trabajadores afectados recibirán el dinero en una nómina adicional de diciembre y, en todo caso, si no fuera posible, en la segunda nómina de este mes.

En lo que respecta a Murcia, los sindicatos han dado por bueno el compromiso explícito de la Secretaría de Estado de Transportes de solucionarlo a la mayor brevedad posible y tienen la firme convicción de que “lograremos sacarlo adelante”. CGT, sin embargo, ha lamentado un acuerdo que, en su opinión, “deja abandonados a los trabajadores del aeropuerto de Murcia”.

Los convocantes de los paros habían advertido de que la huelga podría tener incidencia en el tráfico aéreo esos días y provocar retrasos y desvíos de vuelos aunque entre los protestantes no estuvieran los controladores aéreos.