Luz, gas, carburantes... ¿Qué precios seguirán subiendo durante el año 2022?

La dinámica inflacionaria que hemos sufrido durante el 2021 no va a desaparecer en el corto plazo y continuará hasta -al menos- el primer tramo del año entrante

¿Cuánto costará la compra hoy?, la pregunta que todo argentino se hace
La dinámica inflacionaria que hemos sufrido durante el 2021 no va a desaparecer en el corto plazo y continuará hasta -al menos- el primer tramo del año entrante | Fuente: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni FOTO: Juan Ignacio Roncoroni EFE

El 2021 ha sido un año caótico en lo que a las fluctuaciones en los precios se refiere. Durante este año, no sólo se ha consolidado la aceleración de la inflación (El IPC se ha situado en un 5,6% en noviembre), sino que también se han visto alzas muy pronunciadas en los precios de los carburantes, cuellos de botella en las cadenas de suministro, un aumento de precios en la industria textil, escasez de microchips... y como no, una subida sin precedentes en el mercado eléctrico, que ha triplicado el precio de la factura de la luz de 2020.

Todas estas variables influyen -y mucho- en los precios finales que deberá abonar el consumidor por muchos de los productos que desea. De hecho, en torno al 60% de las empresas españolas ya han adelantado que subirán sus precios durante el próximo año, según una encuesta realizada por el Banco de España. Y es que, todo apunta a que esta dinámica inflacionista no va a desaparecer en el corto plazo y que continuará hasta -al menos- el primer tramo del año entrante.

Evolución interanual del IPC en España (IN)E | Fuente: IPDATA
Evolución interanual del IPC en España (IN)E | Fuente: IPDATA FOTO: EPDATA EPDATA

1. Precio de la luz

El primero de los precios que continuará su subida será el de la factura de la luz. Esta partida además es muy importante porque es el precio que sienta las bases de cualquier sistema productivo: todos los ciudadanos y todas las empresas -sin excepción- están obligados a consumirlos... desde el panadero de barrio, hasta la más grande de las empresas... todos ellos hacen funcionar su modelo de negocio -precisamente- porque utilizan electricidad.

Y si el precio de esta partida es demasiado alto, los precios de los productos que producen estas empresas también aumentarán. De esta forma, los particulares tendrán que pagar más por menos y además, tendrán un menor poder adquisitivo por la diferencia en la factura de la luz de sus hogares.

 En la imagen, lámparas en una tienda de iluminación | Fuente: EFE/Javier Belver
En la imagen, lámparas en una tienda de iluminación | Fuente: EFE/Javier Belver FOTO: JAVIER BELVER EFE

Los expertos no se ponen de acuerdo. Los más optimistas aseguran que los precios de la luz y volverán a la normalidad en torno a la primavera de 2022. Sin embargo, los más pesimistas creen que la factura de la electricidad no se corregirá hasta el año 2024. Pero, en cualquiera de los casos, todos ellos sostienen que la tendencia al alza continuará durante -al menos- los primeros meses de 2022.

2. Carburantes

Otro de los grandes culpables del aumento generalizado de los precios lo podemos encontrar en los combustibles, porque una fluctuación en los precios de esta partida repercutirá en los costes de transporte de las empresas y, por tanto, en el precio final del producto que comercialicen.

Un hombre reposta en una gasolinera de Madrid | Fuente: EFE/ Mariscal
Un hombre reposta en una gasolinera de Madrid | Fuente: EFE/ Mariscal FOTO: Mariscal EFE

Durante este 2021, la cotización del barril de Brent aumentó en un 53%, lo que ha provocado que rellenar el depósito sea ahora un 20% más caro... o dicho de otra forma, para llenar un tanque de 50 litros debemos pagar 10 euros más que a comienzos de año. Y según el grupo Goldman Sachs, las previsiones para el próximo año no son nada halagüeñas... de hecho, tampoco lo serán para el 2023. Porque calculan que el barril se colocará en los 85 dólares durante el año 2022 y superarán la barrera de los 100 en 2023, cuando alcanzará -nada más y nada menos- los 110 dólares.

Este aumento generalizado de los costes del transporte (sobre el que también influyen otras variables como los cuellos de botella en el transporte marítimo), seguirá ahondando en algunas tendencias que ya pudimos observar durante 2021... como la subida de los precios en muchos productos de belleza, como el champú, las maquinillas de afeitar o las pantas de dientes.

3. El tabaco

Un fumador se enciende un cigarrillo en un parque madrileño | Fuente: EFE/Fernando Alvarado
Un fumador se enciende un cigarrillo en un parque madrileño | Fuente: EFE/Fernando Alvarado FOTO: Fernando Alvarado EFE

Si hablamos de precios, no podemos olvidarnos de la interferencia del Gobierno. Y es que, los fumadores no solo tendrán que sufrir las consecuencias del incremento de los precios de los portes, sino que también deberán abonar los nuevos impuestos especiales que el Estado ha planteado para el próximo año... con los que prevé recaudar más de 2.986 millones de euros (según ha quedado reflejado en los PGE). En total, el paquete de tabaco aumentará en un 5,5%.

4. Coches, ordenadores y móviles

Durante el 2022 se venderán unos 100.000 coches menos
Durante el 2022 se venderán unos 100.000 coches menos FOTO: Javier Cebollada EFE

De un tiempo a esta parte, los fabricantes de coches han tenido que poner el motor en ralentí e -incluso- parar algunas de sus líneas de producción. ¿El problema? hay escasez de microchips... unos componentes absolutamente esenciales para el sector de la automoción. Y además de esto, también hay que tener en cuenta -de nuevo- la subida de los impuestos. Concretamente, la subida del impuesto de matriculación que comenzará a aplicar en 2022.

El sector prevé que, durante el próximo año, se venderán unos 100.000 coches menos en nuestro país, ya que muchos modelos verán como sus precios de venta al público se elevan considerablemente.

Un horno de difusión de la empresa Intel, el mayor fabricante mundial de semiconductores
Un horno de difusión de la empresa Intel, el mayor fabricante mundial de semiconductores

Y si el sector de la automoción se ha visto afectado por la escasez de microchips y de semiconductores... qué decir de cualquier producto del sector tecnológico, como los ordenadores o los teléfonos móviles; que son absolutamente dependientes de ellos.

Estamos hablando de que la subida que experimentarán todos estos dispositivos se situará en torno al 20% (y podrían aumentar todavía más) durante el próximo año.

5. Alimentación y hostelería

En nuestro día a día, dependemos de un sin número de extraños que producen todo lo que tenemos a nuestra disposición en las baldas de los supermercados. Así, por ejemplo, si hay una menor producción de cualquier materia prima en un rincón remoto del planeta, el precio de los productos de todo el mundo que contengan esta materia prima aumentará debido a la escasez.

Y esto es -precisamente- lo que ha ocurrido con el trigo: la llegada temprana de las lluvias en Australia, junto con el incremento de los precios en Rusia, han provocado que muchos alimentos como el pan o la pasta, hayan experimentado un alza durante este año... y que sigan sufriéndolo durante el siguiente.

Un hombre compra pan en un Mercado de Navidad de Vitoria | Fuente: EFE/David Aguilar
Un hombre compra pan en un Mercado de Navidad de Vitoria | Fuente: EFE/David Aguilar FOTO: David Aguilar EFE

Pero esto no solo ocurre con el trigo, también ocurre -aunque en menor medida- con otras artículos como la soja, el maíz o la cebada... lo que acabará por repercutir en infinidad de productos. Por ejemplo, Heineken ya ha advertido a sus clientes que tendrá que encarecer sus precios a partir del próximo 1 de enero... aunque todavía se desconoce de cuánto será exactamente ese aumento. También podemos esperan una subida en otros productos, como con el aceite de oliva (que ya ha aumentado un 25,5% durante este año), con el aguacate, con el tomate o con algunas carnes y pescados.

Los precios del sector de la hostelería seguirán subiendo en 2022
Los precios del sector de la hostelería seguirán subiendo en 2022 FOTO: Cristina Bejarano La Razón

Y si esto ocurre con el precios de los alimentos... también ocurrirá lo propio con la hostelería (que se sirve de ellos). Los bares y restaurantes de nuestro país deberán asumir un incremento de los costes de funcionamiento, donde también convergen la factura de la luz, el aumento de los carburantes, la disminución de los ingresos a causa de la pandemia... Por ejemplo, la cadena Hostelsur ya está pagando un 20% más por la electricidad que consume y un 30% más en las materias primas.

Si a esto le sumamos además el aumento de los salarios por la equiparación al IPC, los clientes deberán abonar bastante más por consumir sus servicios. Algunos hosteleros entrevistados por El Economista han asegurado que se están viendo en la necesidad de aumentar hasta en un 15% sus precios a partir del próximo 1 de enero de 2022 (lo que se suma al aumento de las tarifas que ya pudimos observar durante la temporada veraniega y que rondó el 20%).

Algunos hosteleros aseguran que sus precios aumentarán un 15% a partir del próximo 1 de enero | Fuente: EUROPA PRESS
Algunos hosteleros aseguran que sus precios aumentarán un 15% a partir del próximo 1 de enero | Fuente: EUROPA PRESS FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

6. Vivienda

Aunque no se puede hablar de la existencia de una burbuja inmobiliaria, sí que hemos visto como comprar una vivienda es ya un 5,6% más caro que en 2019... lo que hace que en algunas zonas de España las casas se sitúen en el terreno de lo prohibitivo. El problema es que hay mucha demanda, pero muy poca oferta. De hecho, las viviendas de nueva construcción se dispararon hasta un 10% durante este año.

Así que, si tienes pensado comprar una casa en los próximos meses, es algo que deberás tener muy en cuenta.

Carteles en un portal de se alquila y se vende | Fuente: Foto de archivo
Carteles en un portal de se alquila y se vende | Fuente: Foto de archivo FOTO: Jesús G. Feria La Razon

En conclusión, desde el primero de enero se podrá observar cómo los españoles podremos consumir mucho menos... por mucho más. Y a medida que pasen los meses, esta dinámica seguirá haciendo mella en muchos sectores.