Tailandia, un país al que miran inversores españoles

«Nuestras políticas activas en diferentes sectores estratégicos —entre otras cosas—, han convertido Tailandia en un país con oportunidades para los emprendedores», declara la Excma. embajadora Phantipha Iamsudha Ekarohit en esta entrevista.

Bangkok, la capital de Tailandia
Bangkok, la capital de Tailandia FOTO: Fotografía Adobe Stock VideoFlow - stock.adobe.com

Las inversiones extranjeras son, sin duda, una realidad de la globalización y la economía mundial. En el caso de España, son muchos los emprendedores y los empresarios que apuestan por invertir en otros países con el fin de diversificar sus negocios y aumentar sus probabilidades de éxito, y un territorio que se posiciona para ello cada vez con más fuerza es Tailandia, un país que, gracias a su agenda reformista y sus políticas activas en diferentes sectores estratégicos, se ha convertido en un destino muy atractivo para inversores españoles. Para conocer esta fructuosa relación entre España y Tailandia, así como la situación del país y sus sectores pujantes, hemos tenido la oportunidad de entrevistar a la Excma. embajadora Phantipha Iamsudha Ekarohit, quien también nos da las claves de las oportunidades que tiene Tailandia para los inversores españoles.

Desde un punto de vista económico, ¿cuál es la situación en Tailandia? ¿Cuáles son sus perspectivas en los próximos años?

Debido a los impactos de la pandemia de la COVID-19, la economía de Tailandia —como la de muchos otros países— experimentó una severa contracción del PIB. Nuestra economía en 2020 se contrajo alrededor de un 6%, ya que depende en gran medida de los ingresos del turismo, que normalmente representan entre el 18,8 y el 21,6% de nuestro PIB. Pero nuestra economía está mejorando gradualmente. Hasta ahora, durante los primeros nueve meses de 2021, la economía tailandesa ya creció un 1,3%, por lo tanto, a finales de este año, confiamos en que la economía se recupere gradualmente con un crecimiento esperado del PIB en torno al 0,9%, basado en diversos factores de apoyo, como el fuerte crecimiento de las exportaciones (16,8%), así como el crecimiento de la inversión privada (1,2%) y el consumo (4,3%).

También se espera que las cifras económicas de los próximos años registren un mayor crecimiento, alrededor del 3.4% en 2022 y 4.7% en 2023 debido al mismo y otros factores de apoyo más, en particular, el aumento gradual de las llegadas de turistas extranjeros.

Por otro lado, el Gobierno, con el fin de reactivar la economía en todos los sectores, ha desarrollado la estrategia «Control inteligente y convivencia con COVID-19». Gracias al progreso de la vacunación —ya contamos con un 63% de nuestra población ya vacunada—, confiamos en que Tailandia vuelva a ser uno de los destinos turísticos y de negocios favoritos en Asia para los viajeros y empresarios españoles, como solía ser antes de la COVID-19.

Aunque hay sectores, como el turístico, que pueden necesitar alrededor de dos o tres años en recuperarse a niveles previos a la pandemia, tenemos una perspectiva optimista para la recuperación económica de nuestro país. Por supuesto, hay muchos retos e incertidumbres —las variantes existentes y nuevas del virus; la interrupción de la oferta de la demanda, el aumento de la inflación y los precios de la energía; el aumento de la deuda privada y pública en relación con el PIB; la desaceleración económica mundial, si la hubiera; tensiones comerciales de las principales potencias; riesgos geopolíticos, entre otros—, sin embargo, en el caso de Tailandia, algunos de estos riesgos son relativamente bajos si se comparan con otros países, puesto que la deuda pública de Tailandia es, en este año, del 59%, el desempleo está en una tasa de un 2% y la inflación acabará en un 1,2% y la estimación en 2022 es que esté entre un 0,9 y un 1,9%.

¿Cuáles son las intenciones de desarrollo futuro en Tailandia? ¿Existe un plan maestro al respecto?

El Gobierno Real de Tailandia ha establecido una Estrategia Nacional de 20 años (2018-2037) para lograr el estatus de altos ingresos para 2031. La visión de esta estrategia es «ser una nación segura, próspera y sostenible, y convertirse en un país desarrollado a través del desarrollo, bajo la filosofía de la economía de suficiencia».

Con la visión anterior en mente, el Gobierno tailandés también ha adoptado el modelo económico Tailandia 4.0, que tiene como objetivo liberar al país de varios desafíos económicos, llamadas middle income trap. Busca transformar Tailandia en una economía digital «basada en valores» con cuatro objetivos principales: la prosperidad económica, el bienestar social, la elevación de los valores humanos y la protección del medio ambiente. Además, también se ha introducido el concepto de Modelo de Economía Verde-Bio-Circular (BCG - Bio-Circular-Green) para impulsar aún más a Tailandia hacia el camino del desarrollo sostenible con el objetivo de «reconstruir mejor» y más verde y caminar hacia un futuro más sostenible e inclusivo. Este modelo está guiado por nuestro enfoque de desarrollo y autocrecimiento de Filosofía de Economía de Suficiencia (SEP - Suffciency Economy Philosophy).

La agenda BCG de Tailandia prevé promover un crecimiento equilibrado e invertir en infraestructura sostenible en cinco áreas clave: alimentación y agricultura; servicios médicos y bienestar; bioenergía, biomateriales y bioquímicos; turismo sostenible y economía creativa; y economía circular. Estas prioridades también se alinean con nuestra ambición de ser la «cocina verde del mundo» y el «centro de bioeconomía de Asia».

La Excma. embajadora Phantipha Iamsudha Ekarohit
La Excma. embajadora Phantipha Iamsudha Ekarohit FOTO: Fotografía de archivo

Desde su punto de vista, ¿qué ventajas competitivas tiene Tailandia sobre otros países asiáticos de la zona?

Con su población de 67 millones, Tailandia es la segunda economía más grande del sudeste asiático y se encuentra en el corazón de la Comunidad Económica de la ASEAN, que comprende 660 millones de consumidores. Además de sus estrechas conexiones con los países de la ASEAN y con las poderosas economías de las cercanas China y la India, también son fácilmente accesibles en virtud de la infraestructura por aire, tierra, mar y transporte ferroviario. Tailandia puede también presumir de muy alto estándar de conexión digital, con empleados altamente cualificados y un excelente nivel de vida, haciendo de Tailandia un valor excepcional al considerar su rentabilidad general. Estos factores, junto con las políticas integrales y los incentivos de inversión del gobierno tailandés, hacen de Tailandia un lugar de inversión preferido y un socio comercial en la región.

Además, Tailandia ofrece un libre comercio entre 18 naciones diferentes, incluidas las principales economías mundiales, tales como Australia, China, Nueva Zelanda y Corea del Sur, así como la comunidad de la ASEAN. Más importante aún, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP - Regional Comprehensive Economic Partnership), que comprende 15 países que cubren aproximadamente un tercio del PIB mundial, entrará en vigor el 1 de enero de 2022. Por lo tanto, me gustaría que las empresas españolas se beneficiaran de estos acuerdos comerciales, en particular el RCEP, a través de la inversión en Tailandia.

¿Qué sectores son los más atractivos para los inversores extranjeros?

En el marco de la política de Tailandia 4.0, hay doce industrias seleccionadas, a saber: automoción de próxima generación, electrónica inteligente, turismo médico y de bienestar, agricultura y biotecnología, alimentos para el futuro, robótica, aviación y logística, biocombustibles y bioquímicos, digital y centro médico, defensa y desarrollo y educación de recursos humanos. Esas son industrias que al gobierno tailandés le gustaría atraer inversores extranjeros en los próximos años.

¿Qué sectores destacaría como claves para promocionar en Tailandia, como país exportador?

Productos alimenticios. Tailandia ha sido llamada durante mucho tiempo «cocina del mundo» debido a sus abundantes recursos naturales, mano de obra altamente cualificada y fuerza en la investigación. La industria alimentaria contribuyó con aproximadamente el 23% del PIB del país. Las principales exportaciones de alimentos incluyen arroz, atún enlatado, azúcar, carne de pollo, productos de yuca, camarones y piña enlatada.

Tailandia también ofrece alimentos saludables, incluidos productos orgánicos, suplementos dietéticos y alimentos médicos, grasas y aceites saludables a los consumidores españoles. A principios de este año, la Embajada concluyó una investigación sobre el mercado español de alimentos funcionales y encontramos que hay grandes potenciales para los productos tailandeses, particularmente para el jengibre, la cúrcuma, la moringa, la jaca y el coco, entre otros.

También debe destacarse que la industria automotriz desempeña un papel de liderazgo en la economía tailandesa. Tailandia es el mayor productor de automóviles de la ASEAN, y el 11º en el mundo. La producción en 2020 fue de alrededor de 1,5 millones de unidades, en las que representó el 50,1% de la producción total en todos los países de la ASEAN. Como «centro automotriz de Asia», Tailandia acelera continuamente su industria automotriz de próxima generación con una producción de mayor valor agregado y con un estándar de protección ambiental. A medida que la demanda del EV —vehículo eléctrico— está creciendo en 2035, Tailandia también espera tener 1,2 millones de autos EV con más de 690 estaciones de carga en todo el país, coincidiendo con la cuota de mercado del automóvil EV en el mundo, que alcanzará el 30%.

La industria de dispositivos médicos es uno de los sectores más conocidos y de alto potencial en Tailandia. En 2019, este sector representó el 4,47 % del PIB nacional. En términos de exportación, Tailandia es el mayor exportador de dispositivos médicos de la ASEAN según la Unidad de Inteligencia de Dispositivos Médicos de Tailandia. Se espera que la industria crezca constantemente al 6,5% anual en 2022-2023.

¿Hay zonas de libre comercio en Tailandia que fomenten el comercio y la inversión para extranjeros?

Bajo el modelo «Tailandia más uno», el gobierno tailandés continúa desarrollando 10 Zonas Económicas Especiales (SEZ - Special Economic Zones), que se encuentran a lo largo de las fronteras con nuestros países vecinos —Camboya, Laos, Myanmar y Malasia—, para mejorar el comercio transfronterizo y redistribuir el desarrollo económico. Es parte de la Estrategia Nacional para estimular el crecimiento económico, fomentar el desarrollo de las zonas fronterizas con el fin de reducir la brecha de desarrollo en los países de la subregión del Mekong, atraer más inversión extranjera directa y apoyar la integración de la ASEAN, al tiempo que promueve la conectividad de la cadena de suministro dentro de la subregión, ASEAN y más allá.

Dentro de las SEZ, el Gobierno ha establecido incentivos fiscales y no tributarios, y privilegios de promoción de las inversiones, centros de servicio de ventanilla única (OSS – One Stop Service) y medidas de facilitación que incluyen el apoyo al empleo de trabajadores migrantes, así como inversiones en infraestructura —de transporte multimodal— para la conectividad regional de esas SEZ.

Zona del Corredor Económico Oriental (EEC - Eastern Economic Corridor). Además de las diez SEZ, también tenemos la EEC. La EEC, una mega SEZ que cubre tres provincias —Chachoeongsao, Chonburi y Rayong—, está en el corazón de la política Tailandia 4.0 para mover al país hacia una economía basada en valores e impulsada por la innovación. El área, formalmente conocida como la costa este de Tailandia, ha sido durante mucho tiempo un lugar privilegiado para las principales empresas del mundo.

La EEC se centra en impulsar las inversiones en los sectores:

Tecnologías digitales: la EEC acoge con satisfacción las inversiones relacionadas con 5G para futuras tecnologías como IoT (Internet de las cosas - Internet of Things) y el desarrollo de ciudades inteligentes.

Salud y bienestar: El Centro de Secuenciación Genómica en el marco del proyecto «Genómica de Tailandia» se está estableciendo en la EEC para impulsar el papel y las oportunidades de inversión de Tailandia en medicina de precisión y medicina regenerativa.

Logística inteligente con el desarrollo de infraestructura de transporte, proyectos de infraestructura clave en la EEC —como trenes de alta velocidad, proyectos de desarrollo de aeropuertos y puertos marítimos— están actualmente en marcha según lo planeado. La EEC también tiene como objetivo apoyar la aceleración del comercio electrónico en el régimen y en todo el mundo.

La EEC también será uno de los motores clave que impulsarán el crecimiento futuro dentro de Tailandia, así como en la región. Además, la EEC también puede servir como puerta de enlace, conectando la India a través del marco BIMSTEC —iniciativa de la Bahía de Bengala para la Cooperación Multisectorial Técnica y Económica o BIMSTEC es una agrupación de 7 naciones del sur de Asia y el sudeste asiático, incluidos Bangladesh, India y Myanmar, Sri Lanka, Tailandia, Bhután y Nepal, que alberga a 1.500 millones de personas— y China a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Desde su punto de vista, ¿cuáles son las mejores sinergias a promover entre Tailandia y España para el desarrollo y el intercambio económico entre ambos países?

Con énfasis en el frente económico, la Embajada está encantada de ver que ahora hay un número de empresas españolas que están invirtiendo en Tailandia. Las más conocidos son Amadeus, Fagor, Herba Ricemill, Indra y Airbus, entre otros. Por otro lado, en sentido inverso también hay algunas inversiones tailandesas en España. Una de las mayores inversiones es del Grupo Minor International, que posee una participación mayoritaria en el grupo hoteles NH. Otro negocio tailandés es el de lndorama Ventures, cuya fábrica produce productos químicos en Cádiz. La última inversión tailandesa importante en España es la del grupo tailandés SCG —Siam Cement Group—, que acaba de comprar el 85% de Deltalab en Barcelona.

Además de la inversión española existente en Tailandia, todavía hay sectores potenciales como agro-tech, med-tech, energías renovables, digitalización, smart cities, economía circular, infraestructuras, logística y transporte, en las que deseamos ver más inversiones de España, particularmente en el área EEC., donde los inversores españoles pueden hacer uso de los privilegios especiales, tales como la propiedad de tierras extranjeras, licencias comerciales extranjeras, comercio en moneda extranjera y exención de derechos de aduana.

Por otro lado, la Embajada también apoya la búsqueda de oportunidades de negocio en España para empresas tailandesas, como en las áreas de energías renovables y med-tech.

Para materializar todas estas cooperaciones, la Embajada cree que el intercambio de visitas de alto nivel, tanto a nivel gubernamental como del sector privado entre las empresas, especialmente cuando la situación de COVID-19 está mejorando, es clave para mantener nuestra cooperación en marcha, así como para buscar nuevas áreas potenciales de colaboración económica futura. La Embajada Real de Tailandia en Madrid siempre ha estado disponible y dispuesta asistir a nuestros amigos españoles que quieran viajar y hacer negocios con Tailandia.

Quiero dar las gracias a la Excma. embajadora por su buena predisposición a realizar esta entrevista.

José Miguel Ramírez

@GlobalbcAsia