QEV salva la planta de Nissan en la Zona Franca con su plan de reindustrialización

Se mantendrá la opción de complementar la actividad en esta fábrica con la propuesta de la compañía belga Punch

Vista exterior de la planta de Nissan en la zona franca de Barcelona
Vista exterior de la planta de Nissan en la zona franca de Barcelona FOTO: Alejandro García EFE

La Comisión de Reindustrialización de Nissan ha dado luz verde al proyecto del “hub” de electromovilidad liderado por QEV Technologies para la planta de la Zona Franca de Barcelona, pero ha también decidido mantener la opción de complementar la actividad en esta fábrica con la propuesta de la compañía belga Punch.

Así lo ha explicado este miércoles esta comisión de reindustrialización, formada por sindicatos, administraciones públicas y la dirección de Nissan, tras haberse celebrado la decimoquinta reunión para decidir el futuro de los terrenos hasta ahora utilizados por la multinacional nipona.

Además de lo decidido con relación a la fábrica de la Zona Franca, sigue “en una fase muy avanzada, a la espera de concretar los últimos detalles del acuerdo global”, la opción de que QEV Technologies también se instale en la planta de Sant Andreu de la Barca y que el fabricante de motos eléctricas Silence ocupe las instalaciones de Montcada i Reixac, ambas en la provincia de Barcelona.

Esta “hub” de electromovilidad ya tomó un papel protagonista el pasado 17 de diciembre en la reunión celebrada tras la renuncia previa de la compañía china Great Wall Motor (GWM) a continuar en el proceso de negociación. Este “hub” integra a una decena de compañías y realizaría la fabricación de diferentes modelos eléctricos que irían desde una furgoneta pequeña hasta un vehículo de gran tamaño.

Este conjunto de empresas que lidera QEV Technologies, tal y como señala la propuesta presentada a la comisión, “ocuparía las dos líneas productivas actuales de Nissan para producir diversos modelos de vehículos”, de modo que queda por “analizar las necesidades concretas de espacio y de activos para ver si la configuración final del proyecto da cabida a otro tipo de proyectos complementarios”.

Asimismo la comisión se ha encargado de estudiar la propuesta de Punch y “ha decidido mantener este proyecto como opción”, en el caso de que fracasara a última hora este proyecto del “hub” de electromovilidad en el que “se centran ahora los esfuerzos”.

Según como evolucione la situación en la Zona Franca, se decidirá el futuro de las plantas de Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac, aunque en ambos casos las negociaciones “se encuentran en una fase muy avanzada”, ya que cumplen los objetivos de “reindustrialización marcados por la comisión”.

No obstante, el secretario de organización sindical de UGT Nissan, Manel Sanz, ha declaro a Efe que otra de las posibilidades que se exploran es que QEV Technologies ocupe la planta de Montcada i Reixac en vez de hacerlo Silence.

Por su parte, el secretario general de Industria, Raül Blanco, ha recordado que “el objetivo principal es que los proyectos resultantes cubran las necesidades de la plantilla de las tres plantas de Nissan” y ha añadido que “se avanza positivamente” en ese sentido.

Asimismo, la directora general de Industria de la Generalitat, Natàlia Mas, ha expresado la voluntad de “priorizar la industria vinculada al sector de la movilidad sostenible y ayudar a impulsar proyectos como el hub y Silence”, además de que estas propuestas se puedan “complementar” con alguna otra.

El responsable de Operaciones Industriales de Nissan en España, Frank Torres, ha asegurado que los proyectos sobre la mesa “aportan una clara solución industrial de empleo y futuro”.

Después del cierre definitivo de las plantas de Nissan hace ya dos semanas, unos 1.400 trabajadores se han ido a casa a la espera de conocer una alternativa, a excepción de las jubilaciones anticipadas y las bajas incentivadas. Asimismo se calcula que este cierre ha tenido un efecto en hasta 13.000 empleos indirectos que dependían de la firma nipona.

Nissan finalizó el 16 de diciembre la fabricación de vehículos en sus plantas de Barcelona con el montaje de la última unidad del modelo Navara en Zona Franca. El otro modelo que actualmente se ensamblaba en este centro industrial, la furgoneta eléctrica e-NV200, cesó su producción el pasado 9 de diciembre.