El Gobierno desautoriza a Alberto Garzón, pero evita pronunciarse sobre si debe dimitir

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y la ministra de Educación, Pilar Alegría, insisten en que sus palabras sobre la carne son “a título personal”. Las asociaciones agrarias, oposición y políticos socialistas piden su dimisión

El Gobierno se desmarca de las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, tras afirmar en una entrevista al diario The Guardian que las granjas de gran tamaño “contaminan el suelo, el agua y luego exportan esta carne de mala calidad de estos animales maltratados”. Así, la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, le ha desautorizado hoy asegurando que sus declaraciones en un medio británico contra el sector cárnico español son opiniones “a título personal” y no del Gobierno y ha evitado pronunciarse sobre si debe dimitir o no. En este sentido y al ser preguntada durante una entrevista en La Sexta, recogida por Europa Press, si cree que el ministro debería dimitir como le ha pedido el sector, Isabel Rodríguez se ha limitado a decir: “Eso se lo deberá preguntar a él”. Por su parte, en una entrevista hoy con Onda Cero, la ministra de Educación, Pilar Alegría, ha transmitido el mismo discurso y ha recalcado que sus palabras no marcan la posición del Gobierno.

Según Pilar Alegría, “la posición del Gobierno respecto a este tema la hemos dejado muy clara en otras ocasiones, empezando por el propio presidente, Pedro Sánchez, que se ha posicionado taxativamente a favor del sector ganadero y creo que la posición más clara del Gobierno se demostró con una aprobación de la PAC (Política Agracia Común) que contó con el apoyo de los ganaderos”. “Todo el mundo -ha añadido- conoce que España es un país, un gran productor de alimentos de calidad donde conviven modelos extensivos e intensivos y, además, ambos generen economía y empleo para nuestros pueblos”. Alegría ha insistido en que las palabras de Garzón no representan la posición del ministerio de Consumo: “Es la posición de Garzón; ya digo que la posición del Gobierno es clara, de apoyo al sector ganadero”.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación también ha salido este miércoles al paso de la controversia y ha asegurado que la ganadería española, tanto la intensiva como la extensiva, “sigue las estrictas normas de producción y bienestar animal de la Unión Europea”. El ministro Luis Planas ya criticó el verano pasado la campaña del Ministerio de Garzón que proponía comer menos carne por razones de salud y medioambientales. Entonces, dijo que era una campaña “injusta” como la de “el azúcar mata” y que no tenía “sentido”.

Alberto Garzón
Alberto Garzón FOTO: Platón Ilustración

Reacciones en contra

La nueva polémica generada por Garzón levantó una polvareda política a la que se sumaron las asociaciones agrarias, la oposición y miembros socialistas de zonas donde la ganadería tiene un gran peso económico. Asaja y UPA pidieron una rectificación o dimisión del ministro para “evitar males mayores” y la Asociación Empresarial Cárnica, Anafric, contempló emprender acciones legales. Por su parte, la organización agraria COAG exigió una rectificación pública Alberto Garzón por “criminalizar a las miles de familias del sector ganadero” y que de no hacerlo el presidente del Gobierno tome medidas. El Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Técnicos Agrícolas de España también manifestó su “repulsa” a las declaraciones del ministro de Consumo y reclamó “consecuencias políticas”.

De parte de la oposición, la portavoz de Agricultura del PP en el Congreso de los Diputados, Milagros Marcos, reclamó el cese “inmediato” del ministro. El desacuerdo con las declaraciones del ministro se extiende a Vox y Ciudadanos. De hecho, el partido naranja ha presentado una Proposición No de Ley (PNL) en el Congreso con el objetivo de conseguir una reprobación a Garzón.

Las filas socialistas también acumulan detractores del ministro de Consumo. El secretario general del PSOE en Castilla y León y candidato socialista al gobierno autonómico, Luis Tudanca, pidió a Garzón “se calle” y que “no hable de lo que ni sabe ni entiende”. El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, pidió una rectificación por parte del ministro y afirmó que “no se puede hacer propaganda negativa de un sector tan importante en el exterior”. Y el presidente del Gobierno de Aragón, el también socialista Javier Lambán, consideró que Garzón “no puede ser ministro ni un día más” por su “agresión directa” a la ganadería aragonesa.

Garzón sostiene que se excluyó información de la entrevista

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha asegurado que “por motivos de espacio” el periodista del diario británico The Guardian tuvo que excluir información de su entrevista y ha insistido en que “el bulo” sobre sus declaraciones en las que ponía en tela de juicio la carne que se exporta desde España ha sido impulsado por el “lobby de ciertas grandes empresas que promueven macrogranjas contaminantes”. Así lo ha explicó ayer a través de dos mensajes en su perfil de Twitter que acompañó de la transcripción completa de lo que dijo en la entrevista.

“Aprovecho para publicar la transcripción completa de lo que dije en la entrevista, pues por motivos de espacio el periodista tuvo que excluir algunos elementos que hoy, al calor del bulo y la mentira que ciertos actores promueven, salen realzados”, tuiteó en el primer mensaje. Según el ministro, la entrevista tuvo lugar el 14 de diciembre y fue publicada en versión narrada el 26 de diciembre, pero “el bulo comenzó el 3 de enero impulsado por el lobby de ciertas grandes empresas que promueven macrogranjas contaminantes... y el resto ya lo sabéis”, señaló.

Preguntado sobre cómo lograr el apoyo de los ganaderos y cambiar la mentalidad de los españoles para reducir el consumo de carne, Garzón explica que hay que diferenciar entre la ganadería industrial y la extensiva. “Esta es una ganadería ecológicamente sostenible y que tiene mucho peso en determinadas regiones de España como puede ser Asturias, parte de Castilla y León, incluso de Andalucía o Extremadura”, insiste, “pero esta es sostenible, la que no es en ningún momento sostenible es la que llaman las de las macrogranjas”. Además, según la transcripción adjuntada, el titular de Consumo asegura que “nunca” ha dicho que no hay que comer carne, sino que hay que reducir su consumo. “Nosotros sabíamos desde el principio que era un tema que iba a ser polémico, pero que era necesario”, sostiene.