Planas habla por fin tres semanas después de los ataques de Garzón sobre la carne y critica al ministro de Consumo

Califica de “bastante desafortunadas” sus palabras pero no ha hablado con él para aclararlas

Tres semanas le ha costado al ministro del gremio al que compete la cuestión, el de Agricultura, posicionarse sobre la polémica de la carne. Después de que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, concediese a finales de diciembre una entrevista al diario británico “The Guardian” en la que cargaba contra las macrogranjas instaladas en España, a las que acusa de exportar carne de mala calidad; han sido varios los miembros del Gobierno, así como barones autonómicos socialistas, que se han posicionado abiertamente en contra el responsable de Consumo. Algunos pidiendo incluso su dimisión. Nada, sin embargo, había dicho hasta ahora el ministro de Agricultura, Luis Planas. Hasta hoy.

En una entrevista en Onda Cero, Planas ha calificado de “bastante desafortunadas” las declaraciones del ministro de Consumo. Sin embargo, ha asegurado no haber hablado con él para pedirle explicaciones por su intromisión en sus competencias. “No hemos hablado en los últimos días. Soy el ministro de Alimentación, si alguien habla de alimentación lo normal es que me llame”, ha afirmado Planas, que se ha negado en cualquier caso a opinar si Garzón debería dimitir.

“Es una polémica lamentable porque pone en tela de juicio la actividad honrada de ganaderos y agricultores”, ha declarado Planas mientras ha mostrado su pleno “reconocimiento, respeto y apoyo” al sector.

Diversidad

Durante su entrevista, el ministro de Consumo hacía alusión a la peor calidad de la carne procedente de la ganadería intensiva. Por su parte, el ministro de Agricultura ha defendido que “los alimentos de España son los mejores productos agroalimentarios del mundo”, pues cumplen con los mayores estándares de calidad. El sector, ha dicho, es uno de los pilares de la economía española y, por tanto, ha criticado “que se ponga la duda sobre la calidad y la seguridad de los productos agroalimentarios españoles” porque sólo incide negativamente en el sector.

El titular de Agricultura ha expresado su preocupación por la confusión entre la ganadería intensiva y extensiva y el conflicto entre las dos. “Aquí no hay conflicto, hay diversidad, y España es un país que es una potencia agroalimentaria y ganadera a nivel internacional, somos el cuarto exportador de la Unión Europea y el cuarto del mundo y, por tanto, tenemos una diversidad de producción que es absolutamente normal”, ha señalado Planas, quien ha añadido que “nadie duda de la calidad ni de la seguridad de los productos agroalimentarios españoles”.

Planas ha apelado a sacar “el orgullo nacional” y a ayudar a la recuperación económica del sector tras la pandemia. “Como ministro de Agricultura me molesta este ruido porque los agricultores y ganaderos no merecen esta puesta en duda de su trabajo”, sostiene.