La AIReF rebaja cuatro décimas la previsión de PIB en 2021 y 2022 y retrasa la vuelta a niveles prepandemia a finales de año

Justifica el recorte por el rebrote de la covid, la crisis de suministros y el retraso en los efectos económicos del plan de recuperación. En cambio, mejora tres décimas la previsión de déficit de las administraciones públicas para 2021 y revisa al alza el empleo

La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, imparte el seminario "La sostenibilidad financiera y presupuestaria del país" en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo
La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, imparte el seminario "La sostenibilidad financiera y presupuestaria del país" en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo FOTO: Pedro Puente Hoyos EFE

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha rebajado este lunes cuatro décimas su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) tanto para 2021 como para 2022, hasta el 5,1% y el 5,9%, respectivamente. Así al Ejecutivo se le acumulan los pronósticos en contra, ya que en octubre el organismo ya rebajó la previsión de crecimiento para la economía española al 5,5% en 2021 y al 6,3% en 2022, frente al 6,4% y el 6,8% estimado anteriormente. Estas nuevas previsiones contrastan, además, con el escenario macroeconómico del Gobierno incluido en los Presupuestos Generales del Estado de 2022, que sitúa el alza del PIB en el 6,5% en 2021 y en el 7% en 2022.

Esta rebaja se produce después de incorporar los indicadores de coyuntura económica más recientes, las estimaciones revisadas de Contabilidad Nacional Trimestral (CNTR) del tercer trimestre del año y los cambios observados en los supuestos técnicos. La AIReF justifica que el recorte se ha producido por “el impacto asociado al rebrote de la pandemia en el mes de diciembre, la crisis de suministros y el retraso en los efectos económicos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) en relación con las estimaciones previas”. Todos estos factores han derivado en “una revisión a la baja de la tasa intertrimestral del cuarto trimestre respecto a las anteriores estimaciones de AIReF”. Con todo, “el efecto arrastre del peor desempeño de la segunda parte del año se traslada a un menor crecimiento en 2022. Así, se retrasa la recuperación de los niveles del PIB del cuarto trimestre de 2019 hasta el último trimestre de 2022″, señala el organismo en una nota de prensa.

El empleo crecerá un 6% en 2021 y un 2,8% en 2022

La revisión al la baja del crecimiento del PIB contrasta con el alza “notable” de las previsiones del empleo. Tras la actualización, la AIReF estima que el empleo crecerá un 6% en 2021 y un 2,8% en 2022. Asimismo, también eleva la previsión de inflación, hasta el 2,4%, debido a la “evolución reciente de los precios de la energía y su comportamiento en los mercados de futuros”. Por su parte, los incrementos en las previsiones del deflactor del consumo privado y de las importaciones dejan prácticamente inalterada la previsión del deflactor del PIB.

Mejora la previsión de déficit de 2021 al 7% del PIB

La AIReF ha publicado también las fichas de seguimiento mensual del objetivo de estabilidad en las que mejora la previsión de déficit de las administraciones públicas para el pasado 2021 en tres décimas, hasta el 7%, debido a “una menor previsión de ejecución de las ayudas a empresas” (dos décimas) y “una mejora de la previsión de ingresos” (una décima). Esta previsión es 1,4 puntos menos que lo previsto en el plan presupuestario 2022 del Gobierno.

El organismo prevé un fuerte incremento del peso de los recursos, hasta alcanzar el 44,1% del PIB. Este peso habría sido menor de no tener en cuenta el Plan de Recuperación y sobre el que se deberá evaluar su ejecución a lo largo del tiempo. Además, la AIReF observa un descenso de 1,8 puntos de PIB en la variable de los empleos anualizada desde el cierre del año anterior hasta el mes de octubre. No obstante, esta fuerte caída quedará amortiguada por los gastos financiados a través del Plan de Recuperación con efecto neutro en el déficit. Los empleos alcanzarán al cierre de 2021 un peso del 51,1% del PIB.

Respecto a la distribución por subsectores del déficit, la revisión se concentra en la Administración Central, que pasa de un 6,2% al 5,9% y se mantienen el déficit de los Fondos de la Seguridad Social en el 1,3%, el de comunidades autónomas en el 0,2% y el superávit del subsector local en el 0,3%.