Esta es la fecha límite que tienen los autónomos para volver al sistema de módulos

Durante la pandemia medio millón de estos trabajadores por cuenta propia tuvieron la posibilidad de abandonar temporalmente este sistema

Trabajadores autónomos en las calles de Madrid
Trabajadores autónomos en las calles de Madrid FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

La llegada de la crisis sanitaria por el coronavirus puso en serio peligro la supervivencia de la actividad de la mayoría de los trabajadores por cuenta propia, y a día de hoy siguen siendo muchos los autónomos que se encuentran lejos de una recuperación económica a niveles pre pandemia.

Uno de los factores que empeoró esta situación fue el sistema de estimación objetiva, también conocido como sistema de módulos, por lo que fueron muchos los autónomos que decidieron abandonarlo durante la pandemia.

Sin embargo, si estos trabajadores por cuenta propia quieren volver a tributar por estimación objetiva durante este año, tendrán menos de una semana, hasta el próximo 31 de enero, para regresar al sistema que abandonaron.

Como medida extraordinaria, el Ejecutivo abrió en 2020 y 2021, la posibilidad a un cambio “temporal de un año de duración”, por lo que los autónomos que pagaban sus impuestos por este sistema, el cuál permite abonar siempre la misma cantidad, pasaron a tributar en estimación directa de forma temporal. Pero esta medida ya tiene fecha de caducidad.

¿Qué es el sistema de módulos?

A finales de diciembre, eran miles los autónomos que al tributar por módulos se veían incapaces de afrontar sus pagos a Hacienda, por lo que medio millón de estos trabajadores por cuenta propia tuvieron la posibilidad de abandonar temporalmente este sistema.

Los módulos consisten en un sistema de tributación en el que el trabajador declara sus ingresos en función de una serie de parámetros asociados a su actividad como los trabajadores contratados o incluso el suministro de luz o gas que posee este negocio; mientras que en el sistema de estimación directa se tributa por los ingresos reales.

En este sentido, en el sistema de módulos, el negocio tributa siempre una cantidad fija independientemente de su facturación, lo que en épocas normales, puede suponer una cantidad sensiblemente inferior a la que le tocaría pagar si tributasen por estimación directa.

No obstante, este beneficio con la llegada de la pandemia se esfumó, provocando el efecto contrario. Muchos negocios vieron desplomarse su actividad junto con su facturación, pero al tributar por módulos, estos trabajadores tuvieron que abonar más impuestos que los debidos a sus ingresos reales.

Es por ello que algunos trabajadores por cuenta propia de sectores como la hostelería o el pequeño comercio se vieron muy afectados por la crisis decidiendo pasar de módulos a estimación directa, donde podrían pagar menos si tenían pérdidas.

Tras varios años de crisis económica, estos autónomos tendrán la última oportunidad de regresar al sistema de módulos en caso de que sea lo más conveniente y consideren que pagarán menos con una cuota fija que on una liquidación calculada sobre sus ingresos y gastos reales.

¿Cómo puedo regresar al sistema de módulos?

A diferencia del sistema de estimación objetiva, en el que sólo se requiere estar un año, el sistema de estimación directa exige normalmente un tiempo mínimo de tres años de permanencia. Por lo tanto, un autónomo que se cambiara de módulos a estimación directa en 2021, a priori, tendría que haber esperado hasta 2024 para regresar.

No obstante, gracias a la medida extraordinaria establecida por el Gobierno, los trabajadores por cuenta propia que quieran volver a pagar sus impuestos a través de módulos con una cuota única y con menos burocracia podrán hacerlo por dos vías.

La primera sería haber presentado antes del 31 de diciembre la solicitud de acceso formal ante Hacienda, aunque en el caso de que se le hubiera pasado el plazo al autónomo este “podrá volver a determinar el rendimiento neto de su actividad económica con arreglo al método de estimación objetiva en el ejercicio 2022 (...) mediante la presentación en plazo de la declaración correspondiente al pago fraccionado del primer trimestre del ejercicio 2022 en la forma dispuesta para el método de estimación objetiva”.

La declaración hace referencia al modelo 131 de pago fraccionado para autónomos en estimación objetiva. Asimismo, otra de las vías será presentar este modelo hasta el próximo 31 de enero y si se cumplen los requisitos establecidos, el cambio se entenderá como revocado.

¿Puede un autónomo pasar de módulos a estimación directa?

Al igual que se puede regresar al sistema de módulos, también puede realizarse a la inversa esta operación. Los autónomos que consideren que no les compensa seguir en este sistema o los cuáles no cumplan las condiciones requeridas, la Agencia Tributura entenderá que han renunciado si presentan antes del 31 de enero el modelo 130 de IRPF, el cual corresponde a estimación directa.

En muchas ocasiones, el régimen de módulos es un sistema establecido de antemano que no siempre compensa al trabajador por cuenta propia, ya que lo que se declara es fijo tanto si tienes beneficios como deudas. “Si tu actividad funciona con normalidad, es posible que compense. Pero hay muchos autónomos que han tenido pérdidas este año y han tenido que pagar más precisamente por estar en módulos”, explicó Luis Del Amo, secretario técnico del REAF del Consejo General de Economistas (CGE).

Del mismo modo, el régimen de módulos exige algunas condiciones como no haber superado el umbral de 250.000 euros en 2021, en el caso de trabajadores por cuenta propia que venden directamente a particulares. Mientras que si estos negocios facturan a empresas, el umbral no debe superar los 150.000 euros anuales en 2021.

Ventajas del sistema de módulos

  • Es el preferido por pequeños comerciantes, hosteleros de barrio, profesionales de la peluquería o la estética o talleres no muy grandes
  • Desde el punto de vista administrativo, es el más sencillo.
  • A efectos fiscales, no es necesario llevar una contabilidad del negocio, es decir, no hay que declarar ni los beneficios ni los gastos. Durante los tres primeros trimestres del año, Hacienda toma como referencia los datos fiscales del año anterior y revisa los módulos en el cuarto. Por lo que genera una mayor tranquilidad al contribuyente de cara a posibles revisiones de la Agencia Tributaria.
  • Tributan a Hacienda siempre lo mismo, no hay variaciones, aunque en el caso de haber pérdidas el impuesto no saja tampoco.

Ventajas de la estimación directa

  • El impuesto se ajusta realmente a las ganancias del negocio y beneficia al que tiene pérdidas.
  • Es el más aconsejable para los que comienzan en una actividad, dado que al principio se tiene por regla general más gastos que ingresos.
  • La más indicada para negocios que tienen más personal, ya que declaran los beneficios reales y no los estimados que, a raíz de su plantilla, pueden ser mayores.