El Banco de España advierte de los graves riesgos que conlleva una utilidad de las tarjetas bancarias

El aplazamiento de pagos es una opción tentadora que puede acabar generando una gran deuda si no se revisan minuciosamente las condiciones. Estos son los aspectos a tener en cuenta antes de usarlo

Pago con tarjeta de crédito en un comercio
Pago con tarjeta de crédito en un comercio FOTO: Dreamstime Dreamstime

Las tarjetas bancarias han evolucionado a pasos agigantados durante los últimos años y, en el proceso, han sufrido numerosas modificaciones en su forma y funcionalidad. En este sentido, el Banco de España ha explicado a través de su “Portal del cliente bancario” una utilidad de las tarjetas bancarias que quizás algunos usuarios desconocen y que puede conllevar graves riesgos económicos si no se usa con cuidado. Se trata de la posibilidad de aplazamiento de pagos, una opción tentadora que puede acabar generando una gran deuda si no se revisan minuciosamente las condiciones.

Cuando se paga con una tarjeta de crédito es frecuente que le ofrezcan, para cargos superiores a un determinado importe, la opción de aplazar el pago en tres o más plazos mensuales, con cargo al límite de crédito que tenga concedido en esa tarjeta. Esta posibilidad de aplazamiento se puede plantear con posterioridad a la compra, en la web o app de su entidad, (puede recibir alguna comunicación por mail o SMS anunciando la posibilidad de aplazar el pago), o bien en el mismo momento de realizar el pago en el comercio, en el propio TPV.

Antes de tomar una decisión, debe tener en cuenta lo siguiente:

-Se trata de una forma de pago distinta a la que utiliza habitualmente en su tarjeta, ya sea fin de mes sin intereses o revolving, y que afecta sólo a los cargos concretos a los que la aplique.

-Implica utilizar el límite de crédito que ya tiene concedido.

-Este aplazamiento puede ser gratuito, pero también pueden cobrarle un interés, una comisión o ambos.

-Estas condiciones deben estar recogidas en el contrato que firmó, o en alguna actualización que le haya comunicado su entidad, pero al no haber usado esta forma de pago, probablemente no la recuerde. Por ello, el Banco de España insiste “en la importancia de que revise todas las modalidades de pago del crédito que soporta su tarjeta”.

Errores a evitar

El Banco de España reconoce que el aplazamiento de pago puede resultar muy tentador, pero advierte que esta opción siempre genera un deuda que tarde o temprano tendrá que asumir. Para evitar caer en un sobreendeudamiento, el regulador español da los siguientes consejos:

-No autorice el aplazamiento con su PIN o la OTP que le envíen sin conocer claramente las condiciones que se le aplicarán (tipos, plazo, comisiones, TAE, cancelación anticipada, plazo de desistimiento…).

-Pregúntese qué sucede si devuelve el producto que financió: si la financiación se cancela en el comercio al realizar la devolución o si sigue su curso y debe tramitar usted mismo con la entidad la cancelación anticipada del aplazamiento.

-No confunda este aplazamiento que le ofrece su entidad en base a un contrato que ya existe (su tarjeta y sus opciones), con otras financiaciones que pueden plantearle en el punto de venta con entidades con las que no tiene relación y para las que tendrá que firmar un contrato de financiación.