La inflación continúa desbocada en enero al 6,1%, una décima por encima del dato adelantado por el INE

El IPC interanual se modera cuatro décimas frente al 6,5% registrado en diciembre de 2021, pero encadena dos meses en tasas superiores al 6%, niveles que no se veían desde hace casi tres décadas

El respiro de la inflación en enero ha sido menor de lo previsto. Según el dato definitivo publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios de Consumo (IPC) arrancó el año en el 6,1%, cuatro décimas por debajo de la tasa interanual con la que cerró diciembre de 2021 (6,5%), y una décima más de lo que previó el dato adelantado del IPC publicado el 31 de enero (6%). Mientras, el IPC subyacente, que excluye del cálculo los alimentos no elaborados y los productos energéticos debido a su carácter transitorio, aumentó en enero tres décimas, hasta el 2,4%. Esta estimación se toma como índice adelantado del IPC general a largo plazo y augura que en 2022 la inflación podría tener un carácter estructural y rondar el 3,5% de media general, por encima del 3,1% de 2021, un año marcado por los altos precios de la electricidad.

Con el dato de enero, el IPC interanual encadena su decimocuarta tasa positiva consecutiva y suma dos meses seguidos en tasas superiores al 6%, niveles que no se veían desde hace casi tres décadas. Según Estadística, en el comportamiento interanual del IPC destaca la bajada de los precios de la electricidad, frente al incremento registrado en igual mes de 2021; de los paquetes turísticos, y de los alimentos, ya que los precios de las legumbres y hortalizas y del agua mineral y los refrescos y zumos han subido menos en enero de este año de lo que lo hicieron un año antes.

Por contra, los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales aumentaron en enero de este año más que en igual mes de 2021, mientras que los precios del vestido y el calzado bajaron menos que en enero del año pasado.

Sin tener en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en enero el 7%, nueve décimas más que la tasa general del 6,1%. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

La inflación subyacente, por su parte, aumentó en enero tres décimas, hasta el 2,4%, la tasa más alta de la subyacente desde octubre de 2012. Este es el índice que los economistas y el Banco Central Europeo (BCE) toman como referencia “para analizar la tendencia inflacionaria asociada a factores estructurales”, explicó a LA RAZÓN Francisco Coll Morales, economista e investigador de la Fundación Civismo. Tanto los expertos como el propio Gobierno coinciden en que al estar por encima del 2%, se puede augurar que la inflación general de 2022 rondará el 3,5% de media.

De hecho, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, avanzó que el alza del IPC medio al cierre de 2022 oscilará entre el 3% y el 4%, ya que el rebote de los precios sufrido en 2021 se prolongará durante la primera parte de este año. El problema es que esta elevada tasa podría llegar acompañada de una subida de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE) para controlar la inflación.

En tasa mensual, el IPC rompió con una racha de cinco meses de ascensos al registrar en enero una disminución del 0,4% respecto a diciembre de 2021.

Nueva base

Los datos de la inflación, además, se difundieron por en la nueva base 2021, que modifica la cesta de la compra e incluye por primera vez mascarillas y suscripciones de prensa online, pero aplaza la incorporación de los datos del mercado libre de la electricidad al cálculo del IPC hasta obtener información lo suficientemente detallada de las suministradoras y por la situación errática del mercado eléctrico.