Desigualdad

La brecha salarial se dispara hasta el 34,6% entre los trabajadores en ERTE

En enero de 2022, el salario medio de los hombres en ERTE era de 17.577 euros y de 11.487 euros para las mujeres, una diferencia “inédita” en las últimas décadas, denuncia CSIF. En la contratación temporal, la diferencia de género se ha multiplicado por 10

La Covid ensancha la desigualdad
La Covid ensancha la desigualdad Tania Nieto

La crisis laboral que trajo la covid ha ensanchado la grieta que separa a mujeres y hombres de lograr la igualdad salarial. Los sesgos de género que hacen que ellas sigan asumiendo el rol de cuidadoras se han acentuado durante la pandemia y han desbocado sus ya mayores tasas de temporalidad, parcialidad, excedencias y paro. En concreto, los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) han disparado durante la pandemia la brecha salarial entre mujeres y hombres hasta el 34,6%, según un análisis de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), tras analizar diferentes indicadores de la Agencia Tributaria, la Encuesta de Población Activa (EPA), la Seguridad Social y el Boletín Estadístico de las Administraciones Públicas.

Según los últimos datos sobre brecha salarial en España obtenidos por la Agencia Tributaria, que corresponden a 2020, el primer año de la pandemia, en función del salario medio anual (22.640 euros para los hombres y 18.047 euros para las mujeres) la brecha salarial se situaba en el 20,29%. Es decir, la brecha de género le costó a las mujeres 4.593 euros al año.

Si bien, al analizar los salarios medios de los ERTES de enero de 2022, la brecha se eleva al 34,6%, con un salario medio de los hombres de 17.577 euros y de 11.487 euros para las mujeres, una diferencia “inédita” en las últimas décadas, según apunta el sindicato.

El análisis de CSIF muestra también que las mujeres siguen estando discriminadas en el acceso al empleo. Según la EPA del cuarto trimestre de 2021, la ocupación de ellas es un 13,6% inferior a la de ellos. Se observa, por otro lado, que la diferencia entre hombres y mujeres con contratos temporales se ha multiplicado por 10. Así, si en el último trimestre de 2019 había 27.700 mujeres más en contratación temporal, en el mismo período de 2021 había 272.500 más.

Asimismo, señala que, según los últimos datos de la EPA, hay más del triple de mujeres que hombres contratadas a tiempo parcial. En la misma línea, destaca que se ha elevado a 337.300 el número de mujeres que trabajan a tiempo parcial por el cuidado de familiares (representan el 94,9% de estos contratos), desde las 288.300 del último trimestre de 2019, mientras que ha descendido el número de hombres que reducen su jornada por este motivo, que pasan de 18.500 en 2019 a 17.900 en último trimestre de 2021.

Por número de horas trabajadas, las mujeres trabajan de media 5,5 horas menos a la semana que los hombres, una brecha que de nuevo se ha ampliado entre 2019 y 2021. En concreto, en 2019 las mujeres trabajan de media 30,7 horas semanales y los hombres 36,4, mientras que en 2021 ellas trabajaban 28,9 horas semanales y ellos 34,4 horas.

Atendiendo a las cifras del paro, CSIF apunta que el paro ha descendido a la mitad de ritmo en las mujeres en el último año. En concreto, precisa que sigue habiendo más mujeres en esta situación (1,6 millones frente a 1,4 millones de hombres) y añade que el paro en los hombres se ha reducido el doble respecto a las mujeres en el último año.

La Covid ensancha la desigualdad
La Covid ensancha la desigualdad Tania Nieto

El doble de mujeres casadas en paro que hombres

Por estado civil, el estudio de CSIF revela que hay 756.200 mujeres casadas en paro frente a 431.400 hombres, es decir, casi el doble. En cuanto a los trabajadores de las administraciones públicas, el análisis de CSIF muestra que la diferencia en la contratación temporal entre hombres y mujeres ha subido un 33,8% con respecto al año anterior. Igualmente, el número de mujeres que se acoge a excedencias por cuidado de familiares triplica al de hombres y lo quintuplica en el caso de las reducciones de jornada.

CSIF también señala, que en Administración General del Estado más mujeres se acogen a la modalidad de teletrabajo, tanto al 20% como al 100%. El 58,24% de las trabajadoras se acogen a la primera modalidad de teletrabajo, frente al 41,75% de los trabajadores, mientras que un 57,32% de ellas se acogen a la modalidad no presencial, frente al 42,67% de ellos. En este sentido, el sindicato denuncia que “la pandemia y el teletrabajo continúan agravando la desigualdad y las tareas domésticas siguen aumentando con nuevas obligaciones. Esta modalidad laboral está lejos de ser una vía para la conciliación real si no va acompañada de medidas que fomenten la corresponsabilidad”.

Medidas para cerrar la grieta

Ante estos datos, CSIF reclama al Gobierno que realice una evaluación anual de la brecha salarial de género y que aplique medidas específicas para corregir las diferencias que se han producido durante la pandemia. Asimismo, propone la implantación de medidas de conciliación sin pérdida retributiva; el impulso de plazas públicas para escuelas infantiles de 0 a 3 años; la negociación y puesta en marcha de planes de Igualdad tanto en empresa privada como en las administraciones públicas; el fomento de la corresponsabilidad mediante campañas formativas y de sensibilización; y la creación de la figura del delegado sindical especializada en Igualdad y contra la violencia de género en cada centro, entre otras medidas.

“Corremos el riesgo de que muchas mujeres se vean obligadas a solicitar reducciones de jornada o incluso dejar sus puestos de trabajo para cuidar niños, niñas y personas mayores. No podemos permitir que todo lo que se ha avanzado en los últimos años, se pierda por culpa de no tener medidas que favorezcan la conciliación”, subraya el sindicato.