Internacional

El BCE hará “todo lo posible” para garantizar la estabilidad financiera, pero advierte de que la guerra traerá más inflación

La UE no contempla cambios en la cláusula de escape del Pacto de Estabilidad y se mantiene la vuelta a partir de 2023 a las reglas de déficit público

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, hoy, en París
Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, hoy, en París FOTO: CHRISTOPHE PETIT TESSON EFE

“Estamos vigilando la situación de cerca y evaluaremos con cuidado las consecuencias de nuestras políticas”. El Banco Central Europeo (BCE) tiene claras las perspectivas económicas negativas de la guerra entre Ucrania y Rusia, pero considera “prematuro” evaluar el impacto real, aunque anticipa que habrá un repunte de la inflación, que concretará en cifras el próximo 10 de marzo, y también más incertidumbre. Por ello, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, aseguró hoy que “no faltará liquidez” y que se “garantizarán los sistemas de pago”.

Lagarde hizo estas declaraciones durante la reunión de ministros de Finanzas de la Unión Europea en París, en la que reconoció en conferencia de prensa que “es prematuro evaluar el impacto económico” de esa invasión, aunque avanzó que ya es evidente el efecto que está teniendo en la incertidumbre y en el precio de la energía. En este sentido apuntó que los precios del gas son ahora seis veces superiores a los que había hace un año y los del petróleo un 44% superiores.

Lagarde recordó que la institución que preside tiene un doble mandato, “la estabilidad de precios y la estabilidad financiera” que van a ser la guía de las evaluaciones que se hagan de la nueva situación y de las acciones de política monetaria, cuando se le preguntó sobre posibles subidas de tipos de interés este año. De momento, dijo que responder a esa cuestión en este momento “sería prematuro” y que antes de hacerlo se examinará la situación “en detalle”. “El BCE -repitió- sigue de cerca la evaluación de la situación” y está dispuesta a tomar medidas para “garantizar la estabilidad de precios” y la “estabilidad financiera”, insistió.

Por parte de la Comisión Europea, el vicepresidente económico, Valdis Dombrovskis, admitió que la situación de incertidumbre que ha generado la guerra en Ucrania “es muy grande” y que puede afectar al crecimiento en la UE. Pero puntualizó que “la economía no va a verse paralizada” e hizo notar que para este año en sus últimas previsiones esperaban una progresión del PIB del 4% y que se ha avanzado mucho en la recuperación.

“La actividad y el crecimiento deberían mantenerse aunque habrá claramente un impacto en nuestras economías”, señaló Dombrovskis, que no contempló cambios en la llamada cláusula de escape del Pacto de Estabilidad, es decir a la vuelta a partir de 2023 a las reglas de déficit público y de deuda que quedaron en suspenso al comienzo de la crisis de la covid.

El comisario europeo también afirmó que, más allá de los que se han anunciado, se están preparando “planes para más sanciones que pesarán sobre Rusia y Bielorrusia”. Entre esas sanciones podría estar privar de acceso a Rusia de la plataforma Swift, que es la que permite las transacciones bancarias internacionales, una cuestión sobre la que hasta ahora no ha habido unanimidad entre los 27 países de la UE.