Madrid

El Gobierno rebautizará la estación de Atocha como Puerta de Atocha Almudena Grandes

Raquel Sánchez anuncia que dará nombre de mujer a las principales terminales ferroviarias españolas

Las principales estaciones de ferrocarril españolas tendrán nombre de mujer. Así lo ha anunciado hoy la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), Raquel Sánchez, que ha explicado que en breve será renombrada la madrileña de Atocha. Si se cumplen los plazos que contempla este departamento, antes de que termine el año será rebautizada con el nombre de Estación Puerta de Atocha Almudena Grandes, en recuerdo de la escritora madrileña fallecida el pasado 27 de noviembre.

Raquel Sánchez ha explicado, en un desayuno organizado por Europa Press, que la iniciativa de poner nombre de mujer a las estaciones es una manera de “visibilizar el compromiso del Gobierno” con la igualdad y de recordar, además, a mujeres que han sido invisibilizadas. La decisión se toma pocos meses después de que el Mitma también cambiase el nombre de Chamartín (Madrid) por el de Chamartín-Clara Campoamor.

Durante su participación en el encuentro, la ministra ha defendido la racionalización del gasto público que su Departamento prevé aplicar a través de la nueva Ley de Movilidad Sostenible, con la que el Gobierno espera ahorrar hasta 8.000 millones de euros en ineficiencias presupuestarias en una década. Sánchez ha asegurado que “nunca más se van a construir aeropuertos sin aviones o estaciones sin usuarios”, en referencia a infraestructuras construidas en el pasado y esa “ineficiencia” del gasto público. Con estas medidas, el Gobierno también espera incrementar la productividad de las empresas hasta un 3,3% en un período de diez años, lo que tendrá efectos positivos, según la ministra, para la unidad de mercado, la competitividad y la competencia.

El texto incluye nuevas herramientas para permitir una mayor participación pública y transparencia en el proceso, tras recoger gran parte de las recomendaciones de la AIReF y otros organismos, estableciendo análisis anterior y posterior de las inversiones, para garantizar su rentabilidad socioambiental. La norma también faculta al Gobierno a realizar un estudio de alternativas para establecer un mecanismo de financiación que permita garantizar los fondos necesarios para el correcto mantenimiento de la Red de Carreteras del Estado.

Por último, el texto establece que el mecanismo que se plantee deberá tener en cuenta criterios de equidad territorial, seguridad vial y sostenibilidad ambiental y buscará un amplio consenso social y político que se ajuste a las circunstancias económicas concurrentes.