Marruecos advierte de que Argelia pretende romper el acuerdo para reutilizar el gasoducto del Magreb

Madrid y Rabat están de acuerdo en que el fluido que se compre en los mercados internacionales se traslade por ese conducto

Imagen de archivo de un gasoducto
Imagen de archivo de un gasoducto FOTO: jmz ga

Desde Marruecos se denuncia que Argelia, al haber perdido su posición como primer proveedor de gas del mercado español, busca por todos los medios romper la alianza energética que se está gestando entre Rabat y Madrid para poner de nuevo en marcha el gasoducto del Magreb (GME), pero en sentido inverso y con fluido adquirido por Marruecos en los mercados internacionales.

Se desconoce si el asunto se trató en la llamada telefónica que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo al premier argelino, Abdelmadjid Tebboune, el pasado domingo.

Según informa Le360, el régimen militar argelino acaba de “revelar de nuevo su odio patológico contra el Reino de Marruecos. Sin duda enfurecida por no ver hundirse en el olvido las ciudades marroquíes tras su estúpida decisión de rescindir el contrato del Gasoducto Magreb-Europa en octubre de 2021″.

Argelia habría advertido a España que por el GME no podía pasar el gas que suministra a España, algo que ha quedado claro en el acuerdo entre Madrid y Rabat. “Cuatro meses después de la paralización del GME, la experiencia ya demuestra que, en lugar de perjudicar los intereses de Marruecos, el régimen argelino se ha pegado un tiro en el pie”, agrega.

Y subraya que se equivocaban quienes pensaban que Marruecos iba a dejar “oxidar el gasoducto (cuyo tramo que atraviesa el Reino ha pasado a ser propiedad 100% marroquí) y entrar en una situación de apagón tras el cierre de las dos centrales eléctricas de gas (Aïn Beni Mathar y Tahaddart)”.

Recuerdan que el pasado 2 de febrero de 2022, el Ministerio español para la Transición Ecológica confirmó que había respondido positivamente a la petición de Marruecos “de apoyo para garantizar su seguridad energética sobre la base de las relaciones comerciales”. Y “que con total transparencia, Marruecos podrá adquirir gas natural licuado (GNL) en los mercados internacionales, descargarlo en una planta de regasificación en el continente y utilizar el gasoducto del Magreb hasta llegar a su territorio”.

Desde el cierre de la GME, el suministro de gas argelino al mercado español ha seguido cayendo. Según datos de Enagas que cita Le360, Estados Unidos se ha convertido en el primer proveedor del mercado español, habiendo colocado allí 13.103 GWh de GNL en enero de 2022, el 34,6% del consumo total de España.

Si a esto le sumamos que el 71% de la producción de gas en Argelia se consume localmente para cubrir las necesidades de la demanda interna, es difícil ver cómo el régimen pretende utilizar este recurso como palanca de presión sobre otros países y menos aumentar sus exportaciones, en un momento en que la guerra de Ucrania está empujando a muchos países europeos a buscar alternativas a su dependencia de Rusia, concluye.