Casi 200.000 empleos de la industria pesada, en riesgo por el precio de la luz

La patronal de empresas de gran consumo eléctrico prevé sobrecostes de hasta 3.000 millones de euros

FOTO: eliseo trigo EFE

La gran industria electrointensiva ha advertido de que casi 200.000 empleos, 66.000 de ellos directos , están en riesgo como consecuencia de los sobrecostes de la crisis eléctrica. Y es que los desorbitados precios de la electricidad a consecuencia de las tensiones gasistas por la invasión rusa de Ucrania pueden generar a 74 fábricas metalúrgicas, químicas, siderúrgicas y de gases industriales sobrecostes de hasta 3.000 millones de euros.

Las empresas que forman parte de la Asociación de Gran Consumo de Energía (AEGE), con una facturación de 20.000 millones de euros y que suponen más del 10 % de todo el consumo eléctrico, pagaron de media el año pasado unos 120 euros el megavatio hora, más del doble de la factura de sus competidores franceses, cuya electricidad fue de 50 euros MWh, y más de 36 euros MWh por encima de lo que abonaron las industrias alemanas. Como consecuencia, en 2021 el sobrecoste del suministro eléctrico para las compañías electrointensivas asociadas en AEGE superó los 1.500 millones de euros comparado con lo que pagaron sus principales competidores directos.

Los costes eléctricos suponen el 60% del gasto total de producción para estas empresas, un porcentaje que con los actuales niveles de

precios eléctricos ha ido creciendo hasta llegar a superar un 75%, lo que está llevando a algunas empresas a verse obligadas a parar su actividad o a reducir su producción, como el caso de la planta de la siderúrgica Megasa en el municipio coruñés de Narón, que ha paralizado su actividad de fundición de chatarra desde el pasado viernes por el elevado aumento del coste energético.

Las empresas electrointensivas denuncian que aún no se han hecho efectivos los contratos bilaterales a precios competitivos anteriores a la crisis del gas natural que se anunciaron a finales de octubre. El director general de AEGE, Fernando Soto, ha denunciado también que el Gobierno no ha convocado las subastas de energía de tecnología inframarginal (nuclear, hidráulica y renovables) previstas para 2021.

Antes de la segunda crisis de precios del gas natural y de la electricidad por la invasión rusa de Ucrania, la gran industria estimaba un escenario de precios para 2022 en el entorno de los 190 euros el megavatio hora –un 60 % más que en 2021 y un 320% más de lo que pagaron en 2020–, lo que implicaba que estas empresas se iban a ver obligadas a pagar un sobrecoste de 2.300 millones de euros este año. Sin embargo, en lo que va de marzo, el precio medio del megavatio por hora en el mercado mayorista se sitúa en 377,89 euros, es decir, casi 140 euros más que el promedio de diciembre de 2021, el hasta ahora mes más caro de la historia con 239 euros de media. En lo que va de 2022 el precio medio se sitúa entorno a los 224 euros, el doble que el ejercicio anterior.