“Siniestro total” en la Seguridad Social: Escrivá admite que la situación es “insostenible”

CSIF, CC OO y UGT denuncian la situación “enquistada” del organismo, que perderá al 64% de su plantilla en 10 años

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá FOTO: Alberto Ortega Europa Press

El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha anunciado que se está trabajando en un «plan de choque» junto al Ministerio de Hacienda y Función Pública para reforzar cuanto antes las extenuadas y menguantes plantillas de la Seguridad Social.

En declaraciones a La Sexta, Escrivá indicó que espera detallar pronto ese plan, que ayudará a cubrir de forma más ágil plazas en el organismo, y recordó también el proyecto de crear una Agencia Estatal de la Seguridad Social, que debe estar remitido al Parlamento antes de que acabe este primer semestre del año.

Cuestionado por un comunicado de los sindicatos en el que califican la situación de la Seguridad Social de «siniestro total», Escrivá admitió que es «insostenible» tras una década en la que se ha perdido un 20% de empleo.

«Resolver un problema creado hace tanto años no es fácil», añadió el ministro, quien lleva ya más de dos años en el cargo. A este respecto, recordó que ya se ha creado empleo específico para el organismo y remitió a esas dos medidas para seguir reforzándolo.

Los sindicatos CSIF, CC OO, y UGT y CSIF denunciaron ayer en un comunicado la situación «enquistada» en la que se encuentra la Seguridad Social y criticaron que sus responsables y gestores, «lejos de buscar soluciones y alternativas viables», llevan a este servicio público «a su total deterioro, con malas prácticas que atienden más bien a intereses privados, vulnerando el carácter público y de atención a la ciudadanía».

Los sindicatos critican con dureza que la ciudadanía «tiene limitados los accesos a las oficinas, desplazando dicha atención como opción perversa a la obligatoriedad encubierta hacia la atención telefónica y telemática».

Se limita la atención presencial, añaden, con las dificultades de muchos sectores de la ciudadanía para relacionarse con la Seguridad Social de forma telemática.

«Todo esto se agrava debido al déficit estructural de falta de personal en la Seguridad Social», añade el comunicado conjunto que apunta que en los próximos 10 años se jubilará el 64,33% de la plantilla actual de la Seguridad Social sin que aún se hayan plantado los planes de refuerzo para cubrir la pérdida de empleados públicos en la plantilla.

Los sindicatos reclaman la convocatoria urgente de una oferta de empleo extraordinaria que cubra las vacantes actuales y futuras y que la Seguridad Social trabaje «con verdadera vocación de servicio público».