Un instituto de investigación puntero, desde España

Rubén Criado, director de Arquimea Research Center, fue uno de los ponentes invitados al Foro de Innovación celebrado en Madrid el pasado 5 de abril

Rubén Criado, director de Arquimea Reserach Center
Rubén Criado, director de Arquimea Reserach Center FOTO: Alberto Roldán Rubén Criado, director de Arquimea Reserach Center

Durante el encuentro del pasado martes conocimos a personas que destacan por su particular visión y aplicación de la innovación en sus respectivos ámbitos. Es el caso de Rubén Criado, director de Arquimea Research Center (ARC), centro tecnológico de ARQUIMEA, que desarrolla tecnología y se involucra en proyectos de alto impacto social.

Y es que aunque este centro puntero en I+D se encuentra en España, su visión y compromiso es internacional. Así lo define Criado, apuntando que «la visión de ARC es la investigación, desarrollo y aceleración de tecnologías realmente diferenciales y con gran impacto en los mercados. Esta visión, más allá del continente, es un compromiso de ARQUIMEA frente a la sociedad para generar y acelerar tecnologías Deep Tech desde España, pero que compiten al más alto nivel internacional».

Los pilares fundamentales en los que se basa el centro son el talento y los proyectos. Estas raíces pueden verse bien aplicadas en los primeros años de vida del centro, que cuenta ya con 65 investigadores (aunque esperan llegar a 90 a lo largo de este año), 20 proyectos de I+D y más de 15 acuerdos con universidades y otros centros de investigación y desarrollo. No contentos con estos impresionantes datos iniciales, se añade actualmente un tercer pilar. «Este año –apunta Criado– comienza a implementarse la transferencia efectiva de tecnologías, ya que tenemos proyectos que, incluso, ya se han transferido y están generando beneficios en menos de un año». Sin duda, una buena notica para ARQUIMEA, que apostó todo a este modelo de desarrollo e implantación de tecnologías punteras.

Puntos fuertes

El lector podría pensar que este centro privado de investigación es uno más, dentro de la oferta de entidades investigadoras de esta índole que existen. Nada más lejos de la realidad, pues «la visión de ARC en sí misma es ya diferenciadora, intentando ejecutar esa visión de la manera más acertada posible», comenta Rubén Criado. Avanzando en esta línea de pensamiento y actuación, los resultados son posibles gracias a tres puntos estratégicos.

En primer lugar, la inversión, mayoritariamente privada. Esto permite una gran autonomía, pues se consigue que los investigadores puedan centrarse principalmente en investigar el futuro y llevarlo a cabo. Pero, sobre todo, aporta una gran agilidad. En un mundo en el que todo cambia muy rápido, perder uno o dos años buscando financiación (como puede ocurrir cuando se opta a fondos públicos) puede suponer, con alta probabilidad, perder esa ventana de oportunidad. Sobre todo si se pretende competir a nivel internacional.

En segundo lugar, como se apuntaba anteriormente, la colaboración con las mejores universidades y centros de investigación y desarrollo del mundo. Y es que una vez identificado y seleccionado el proyecto, se intenta colaborar siempre con los mejores talentos de cada subárea de ese proyecto. Es un modo de acelerar la I+D, sin partir de cero, y colaborando con los referentes mundiales en cada área.

Por último, se intenta poner en práctica cada minuto de cada día el slogan de ARQUIMEA: «Think big, Do the job, Enjoy life». Criado hace hincapié en este mensaje: «Es muy importante establecer una cultura donde busquemos proyectos ambiciosos, de alto impacto, donde se busque una alta productividad y un altísimo foco en los resultados, logrando así disfrutar al máximo cosa que emprendemos, cada proyecto en el que nos implicamos».

Aplicación

Algunas líneas de trabajo de ARQUIMEA Research ya están entre nosotros, en nuestro día a día. Por ejemplo, y según cuenta Criado, «entre los proyectos en marcha, podemos hablar de chips de tecnología cuántica, capaces de solventar el creciente problema energético que supone el tratamiento de AI (Inteligencia Artificial), las interfaces cerebrales y otros procedimientos» por los que se influye en el bienestar de la sociedad, si bien muchos de estos procedimientos no son visibles para la mayoría de la población.

Con todo, el futuro se adivina fascinante, pues en ARQUIMEA Research no hay una línea de trabajo fija. La multidisciplinariedad es muy habitual, pues cuentan con expertos en todas las tecnologías consideradas exponenciales: AI, cuántica, biotecnología, robótica, sensores, blockchain, nanotecnología, etc. Como se ha comentado antes, y según incide el director de ARC, «la unidad de organización son los proyectos, que surgen como convergencia de varias de estas tecnologías exponenciales y pretenden solventar grandes problemas que afectan a millones de personas, en determinados mercados o retos globales».

Sin duda alguna, con estas premisas el mundo no podrá sorprenderse cuando vea Arquimea Research Center ocupando los puestos más altos en el mundo del desarrollo, aceleración e implantación de tecnologías, accesibles para todos.