El FMI calcula que España cerrará 2022 con un déficit del 5,3% para estancarse en el 3,9% hasta 2027

La deuda pública terminará el año en el 116% del PIB pero no bajará de casi el 115% como mínimo en los próximos cinco años

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, interviene en la última jornada del foro económico 'Wake Up, Spain!'
La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, interviene en la última jornada del foro económico 'Wake Up, Spain!' FOTO: Alberto Ortega Europa Press

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dio a conocer este miércoles su estimación de déficit público para España en 2022, que calcula que será de un 5,3 % del producto interior bruto (PIB). En su informe sobre vigilancia fiscal publicado hoy, el organismo financiero también prevé que el déficit se reduzca a un 4,3 % del PIB en 2023 y a un 3,9 % en 2024. A partir de ese año, según las estimaciones del FMI, el déficit permanecería estancado en el 3,9 % anual hasta 2027.

“Cuando la pandemia golpeó, España, como otros países, respondió con una política fiscal muy agresiva para ayudar a mitigar el impacto”, dijo en una entrevista Paulo Medas, jefe de división del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI. “Eso derivó en un deterioro significativo del déficit fiscal, del 11 % en 2020. Ahora estamos viendo una reducción gradual de ese déficit”, añadió. Esta reducción paulatina del déficit refleja, a juicio de los analistas del Fondo, tanto la recuperación económica española como la progresiva retirada de las medidas fiscales excepcionales decretadas durante la pandemia.

En cuanto a la deuda pública, el Fondo estima que España cierre 2022 con unas obligaciones que representen el 116,4 % del PIB; una cifra que caerá al 115,9 % en 2023 y a partir de 2024 quedará estancada por los siguientes cuatro años en torno al 114,6 %. El estancamiento del déficit y la deuda a partir de 2024 resultan de la asunción del “escenario pasivo” que el Fondo contempla al hacer estas estimaciones -es decir, que hace los cálculos como si nada fuese a cambiar respecto a la situación fiscal actual- por la falta de planes específicos y detallados a medio y largo plazo.

“Las autoridades (españolas) han anunciado compromisos generales para reorganizar el sistema impositivo y mejorar la eficiencia del gasto público, por ejemplo, pero no han especificado cómo van a hacerlo y por tanto no lo reflejamos en nuestras proyecciones”, explicó Medas.

Sin embargo, en el FMI no se mostraron particularmente preocupados ante un posible retraso en la llegada de estas medidas e indicaron que si bien España deberá emprender en el futuro una “consolidación fiscal gradual”, el momento para hacerlo será cuando la economía del país esté en una senda de crecimiento sostenido. “Lo que sí aconsejamos al Gobierno (español) es que presente planes a medio plazo más concretos para ganar credibilidad y ayudar a construir un consenso social y nacional, además de señalar a los mercados que existe un plan”, remachó el economista, informa Efe.

El FMI llevó a cabo este martes una nueva rebaja generalizada de sus previsiones macro en la edición de abril de su informe ‘Perspectiva Económica Mundial’, publicado este martes, y que en el caso de España contempla una rebaja del Producto Interior Bruto (PIB) de un punto porcentual, hasta situarla en el 4,8% en 2022. Pese a que el PIB de España creció un 5,1% en 2021, el crecimiento en 2022 iba a ser todavía mayor, pero el conflicto entre Rusia y Ucrania ha cercenado esas previsiones. El FMI también ha recortado en medio punto porcentual, hasta el 3,3%, el crecimiento económico de España en 2023. Esto supone un desvío de 26.000 millones de euros respecto a los cálculos oficiales que aún mantiene el Gobierno español, si bien ya ha anunciado que tendrá que revisarlos a la baja.