Parón del PIB: crece solo tres décimas por el desplome del consumo

Desacelera su crecimiento trimestral casi dos puntos. La mejora de las exportaciones sostienen el crecimiento interanual hasta el 6,4%

Todo apuntaba a frenazo de la actividad económica, pero quedaba la duda sobre cuánto. El Instituto Nacional de Estadística (INE) acaba de despejar la incógnita: la economía española desaceleró su crecimiento trimestral casi dos puntos entre enero y marzo, hasta situarlo en el 0,3%, frente al 2,2% del trimestre anterior, debido a la importante caída del consumo.

Según el avance de datos de Contabilidad Nacional, el principal escollo para el PIB ha sido el desplome del consumo de los hogares, con una contracción del 3,7%, frente al crecimiento del 1,5% que registró en el último cuarto de 2021, influido por el impacto del conflicto en Ucrania, la presión inflacionaria y el efecto de la sexta ola de la pandemia. Es la primera tasa negativa del gasto de las familias desde el primer trimestre de 2021 y su mayor descenso desde el segundo trimestre de 2020, cuando la pandemia y el confinamiento hundió el consumo familiar un 20,4%.

En cambio, el crecimiento interanual del PIB se aceleró casi un punto en el primer trimestre, desde el 5,5% del último trimestre de 2021 al 6,4%, como consecuencia de una mayor aportación del sector exterior. En concreto, la demanda externa aportó 3,1 puntos al PIB interanual del primer trimestre, cifra 1,3 puntos superior a la del trimestre anterior, mientras que la demanda nacional contribuyó con 3,3 puntos, cinco décimas menos.

Estos datos marcarán las previsiones de crecimiento que el Gobierno presentará esta mañana. en un contexto marcado por la guerra en Ucrania y la escalada de precios. Hasta ahora, todos los organismos nacionales e internacionales han rebajado sus previsiones de crecimiento para España y han elevado las estimaciones para la inflación. El Gobierno ha mantenido intacta su apuesta por el 7% para este año, pero ya ha advertido que hará un “recorte prudente”, en línea con el Banco de España, que lo ha recordado al 4,5% y elevó la inflación media al 7,5%, mientras que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) rebajó al 4,3% sus estimaciones para el PIB en 2022 y situó en el 6,2% la inflación. El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó en un punto sus estimaciones, hasta el 4,8%, aunque por encima del resto de grandes economías del euro.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB fue de 3,3 puntos, cinco décimas inferior a la del cuarto trimestre, y el gasto en consumo final de los hogares aumentó un 3,1% en el último año, lo que supone 1,1 puntos menos que en el trimestre pasado. El empleo de la economía, en términos de horas trabajadas, creció un 3,2% respecto al cuarto trimestre de 2021. Los puestos de trabajo a tiempo completo se incrementaron un 0,5%, lo que supone dos décimas menos que en el cuarto trimestre, debido al aumento que se observa en la jornadas medias a tiempo completo (2,6%). En términos interanuales, los puestos de trabajo aumentaron un 5,3%, que se traduce en 934.000 empleos en un año.