La reforma laboral solo vale para el sector privado: la temporalidad en el sector público está 10 puntos por encima

Mientras los contratos indefinidos se disparan por encima del 10%, el sector público apenas ha variado los niveles de temporalidad, que se mantienen en el 32,5%, hasta el 38,5% en el caso de las mujeres

Una empleada pública durante su jornada laboral, en la oficina de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria
Una empleada pública durante su jornada laboral, en la oficina de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria FOTO: Gustavo Valiente Europa Press

El Gobierno ha celebrado con satisfacción los últimos datos de empleo del mes de abril, que aunque provisionales, marcan una tendencia positiva, sobre todo en la calidad de los contratos realizados, ya que casi 700.000 fueron contratos indefinidos, uno de cada dos de los suscritos en el mes, lo que ha permitido reducir el número de desempleados en algo más de 86.000 personas y reducir la tasa de paro hasta el 13,7%, la menor de 2007. Pero esos datos positivos sólo se reducen al sector privado, ya que en el sector público apenas ha variado los niveles de temporalidad, que se mantienen en el 32,5% -10 puntos por encima del sector privado y 1,6 puntos más que al cierre del anterior trimestre, cuando la EPA marcaba una tasa de temporalidad pública del 30,9%-, que se eleva hasta el 38,5% en el caso de las mujeres, situación que ha sido fuertemente criticado por las patronales.

Según los datos publicados hoy, en abril siguió incrementándose el peso de los contratos indefinidos empresariales y se contabilizaron 1.350.000 afiliados más con este tipo de contrato que hace un año, con una aceleración del crecimiento en los últimos meses, por encima del 10% interanual. Con respecto a lo que era habitual antes de la pandemia en ese mes, se registraron casi 900.000 afiliados indefinidos más, de los que 645.000 fueron fijos y otros 233.000 fijos discontinuos. Igualmente, el 77% de los afiliados tienen contratos indefinidos, lo que supone seis puntos más de lo habitual antes de la pandemia, que era del 71% de indefinidos.

La contratación indefinida representó en abril el 44% del total de los contratos realizados a jóvenes, porcentaje que en diciembre de 2021 apenas alcanzaba el 4%. En comparación con abril de 2021, los contratos indefinidos celebrados con jóvenes se han multiplicado por más de seis. En el caso de las mujeres, el porcentaje de contratos indefinidos se situó en el 46%, frente al 10% de diciembre de 2021, con un repunte interanual de contratos fijos del 323%, es decir, cuatro veces más. Todos los territorios han incrementado su cifra de contratos indefinidos, destacando el caso de Baleares, donde el 80% de los contratos celebrados en abril fueron fijos.

Los datos también confirman que la mayoría de los sectores se sitúan en niveles de empleo superiores a los que registraban en febrero de 2020, con una especial concentración en los sectores “más innovadores y de mayor valor añadido”, pero también en la Administración Pública, cuya contratación creció un 7,7%, aunque la mayoría de esos contratos fueron en interinidad o de carácter temporal.

En este sentido, la CEOE volvió a lamentar que mientras el sector privado acelera en el desarrollo de contratación indefinida, “la precariedad del sector público” siga en niveles inasumibles, con la citada tasa de temporalidad de más del 32%. “Mientras autónomos y empresas hacen sus deberes” en el sector privado, reduciendo la temporalidad y aumentando la contratación indefinida, en el sector público “pasan de todo esto y aumentan a una tasa de temporalidad del 32,5%. Y no se sonrojan”, criticó con dureza Lorenzo Amor, vicepresidente de CEOE y presidente de ATA.

Aunque desde la patronal reconocen que los datos merecen una consideración positiva, advierten que deben valorarse “con cautela”, debido a las incertidumbres y al escenario internacional especialmente complejo que atravesamos, y por ello considera “imprescindible” evitar espirales inflacionistas y desarrollar al máximo las medidas de flexibilidad interna y de entrada al mercado laboral previstas en la reforma laboral.

No lo entienden así desde el Ejecutivo, que no dudaron en hablar ya de cifras “espectaculares” e “increíbles datos de contratación indefinida”, indicó el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, que defendió que, pese a la incertidumbre, el mercado laboral “ha aguantado el embate” y ha demostrado su “resistencia y resiliencia” y además con una reforma laboral que, en cuatro meses, ha permitido a 1,8 millones de trabajadores “salir de la precariedad” en el sector privado.

La propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha asegurado que la reforma laboral está funcionado y está cambiando “el paradigma del mercado de trabajo”, siguiendo la misma línea de que los datos “son espectaculares” por el efecto de la reforma laboral “con 100 días en vigor o escasamente un mes si se cuenta la ‘vacatio legis’ hasta el 31 de marzo”.

Díaz ha destacado que antes de la reforma los contratos indefinidos en la agricultura apenas eran del 3%, mientras que ahora llegan al 50%, “cuando se nos decía que no era posible porque es un sector estacional”. También ha subrayado que en la industria esa tasa de contratación fija ha pasado del 10 al 34 %, mientras que en la construcción ha aumentado del 28 al 75%. Nada sobre la temporalidad en las administraciones.

En la misma línea, los sindicatos CC OO y UGT celebraron los datos de contratación indefinida, sin hacer mención a la temporalidad pública.

UGT puso en valor “la continua mejora de la calidad del empleo generado, ya que el volumen de trabajadores y trabajadoras con contrato indefinido vuelve a ganar peso este mes”, y que los datos de los últimos meses “permiten constatar que la nueva normativa laboral está siendo efectiva para combatir las grandes disfuncionalidades de nuestro mercado de trabajo, como la elevada temporalidad y rotación laboral o el problema de subempleo involuntario”,

Por su parte, CC OO también calificó los datos de empleo de “muy positivos”, así como el récord de contratación indefinida. “Esto no se había conocido en muchísimas décadas en nuestro país, donde antes, recordemos, solo uno de cada diez contratos era indefinido. Por lo tanto, la reforma laboral en materia de contratación y de calidad del empleo está dando muy buenos resultados”.

Funcas calcula en su último informe que la tasa de temporalidad se situó al finalizar el mes de abril en el 22,5%, cinco puntos menos que en diciembre de 2021, antes de la puesta en marcha de la reforma laboral, y 2,6 puntos por debajo de la tasa que había en marzo. Ello se debe a que el número de afiliados a la Seguridad Social con contrato indefinido se incrementó en 480.175 personas en abril, de los cuales 169.106 son fijos discontinuos, mientras que el de trabajadores con contrato temporal descendió en 322.165 personas. Por tanto, la interinidad del sector público está 10 puntos por encima de la del sector privado.