El gas de EE UU se consolida como la alternativa al argelino

Es, por cuarto mes, el principal suministrador, con el 30,7% de esta materia prima que se consume en España. El país africano sigue siendo el segundo, con el 23,4% del total

El metanero Nikolay Urvantsev, cargado con gas ruso procedente yacimientos de Yamal y bandera de Hong Kong en el momento de la descarga en el puerto de Bilbao el pasado mes de marzo
El metanero Nikolay Urvantsev, cargado con gas ruso procedente yacimientos de Yamal y bandera de Hong Kong en el momento de la descarga en el puerto de Bilbao el pasado mes de marzo FOTO: Luis Tejido EFE

Estados Unidos ha consolidado en abril su posición como nuevo gran suministrador de gas natural de España. Las tensiones surgidas con Argelia en las últimas semanas por el cambio de postura del Gobierno de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental han desplazado el centro de gravedad del suministro de esta materia prima al otro lado del Atlántico. En abril, las importaciones de gas desde EE UU ascendieron a 12.539 GWh, desde los máximos históricos de 16.264 GWh en marzo, para acaparar el 30,7% del total del gas natural llegado al país en el mes, según los datos del Boletín Estadístico de Enagás. En el acumulado del año, las compras de gas natural licuado (GNL), que es el método con el que se transporta del gas desde EE UU, sumaron el 35,3%.

A pesar del que parece paulatino desenganche español del gas argelino, la dependencia del país norteafricano sigue siendo todavía muy elevada. En abril, a pesar de reducir sus compras un 14%, España importó de Argelia el 23,4% del gas que consumió, 9.545 gigavatios hora (GWh). De ellos, 9.049 GWh llegaron por tubo (Medgaz), mientras que otros 496 GWh lo hicieron por metanero. Hasta abril, el porcentaje ascendía hasta el 25,4%. La situación entre ambos países se ha tensado de forma exponencial en las últimas semanas. Hasta el punto de que Argelia ha amenazado con cerrar el suministro de gas a España si el que se manda de vuelta desde las regasificadoras de la Península a Marruecos a través del gasoducto del Magreb, cerrado por las tensiones entre los dos países norteafricanos, tiene su origen en Argelia. Una advertencia que se suma a la subida del precio del gas argelino que se da ya por hecha. La ruptura unilateral por parte de Argelia de sus compromisos con España provocaría que el precio del gas que se importase para sustituir el 23,4% que ahora suministra fuera tres o cuatro veces más caro al tener que comprarse en el mercado de corto plazo -spot-.

La búsqueda de España de alternativa al gas argelino le ha llevado también ha incrementar de forma notable sus importaciones desde Nigeria, que alcanzaron el 16,9% del total en abril y el 14,8% si se computan los cuatro primeros meses del año. El siguiente en la lista de proveedores sigue siendo Rusia. A pesar de las sanciones por la invasión de Ucrania, este país sigue suministrando el 8% del gas que se consume en España con 3.278 GWh.

El hecho de que Estados Unidos se haya convertido en el principal proveedor de gas de España ha provocado que la llegada de metaneros a España se dispare. En abril creció un 64% con respecto al mismo mes del año pasado, llevando a las plantas de regasificación españolas un total de 30.622 GWh, frente a los 18.629 GWh del mismo mes de 2021. Así, el número de buques descargados a lo largo del pasado mes España creció un 61,9%, alcanzando la cifra de 34, trece más que en el mismo mes del año pasado. El gas natural procedente a España ya por barco (GNL) representó en abril el 75,1% del total, frente a apenas el 54,1% que suponía hace apenas un año.