La UE desmiente al Gobierno y niega haber aprobado aún el plan ibérico para abaratar la luz

España y Portugal anunciaron el visto bueno, pero Bruselas señala que no hay todavía decisión formal. “Alguna información sigue pendiente”

La Comisión Europea precisó este lunes que todavía no ha tomado ninguna decisión “formal” que apruebe el plan de España y Portugal para abaratar el precio de la luz limitando el precio del gas en el mercado mayorista de la electricidad, sino que ha compartido con ambos países una evaluación “preliminar”. “Aunque no se han tomado decisiones formales por el momento, la Comisión sigue en contacto con las autoridades españolas y portuguesas sobre el diseño de la medida”, explicó una portavoz del Ejecutivo comunitario. La portavoz añadió que los servicios de Competencia del Ejecutivo comunitario han trasladado a Madrid y Lisboa un “análisis preliminar” y que “alguna información sigue pendiente”, por lo que la notificación formal llegará “pronto”.

Horas después de que el primer ministro de Portugal, António Costa, asegurara a la prensa que Bruselas había dado ya luz verde a la medida y que el Ministerio español de Transición Ecológica confirmara las palabras del mandatario luso, la Comisión Europea subrayó que su “principal objetivo” es tomar “decisiones sólidas lo antes posible”.

Fuentes diplomáticas españolas explicaron a este diario que “la CE ha enviado un documento que se titula ‘Carta de conformidad’, ellos considerarán que no es una decisión formal porque su conformidad es condicional, depende del cumplimiento de una norma que no han visto en su redacción final definitiva. Es obvio que vamos a cumplir esa condicionalidad”. En este sentido, señalaron que “cuando la norma sea efectiva, la CE no va a emitir una ‘postautorizacion’, se limitarán a darse por enterados. Pero se reservan el derecho a impugnar la norma si no cumple lo acordado”.

La idea es asegurar que la medida, además de “reducir los precios del mercado de la electricidad al contado para empresas y hogares”, no tiene un impacto negativo en las “condiciones comerciales” que sea contrario al “interés común” de la Unión Europea.

Bruselas ha enviado a las dos capitales una “carta de conformidad”, en la que las autoridades comunitarias garantizan que darán su visto bueno definitivo si la normativa final que se apruebe en el Consejo de Ministros se ajusta a lo notificado. Además, aseguran que “se mantiene todo lo clave” de aquello que formaba parte del acuerdo político alcanzado semanas atrás, es decir que el precio medio a lo largo de los 12 meses será de 50 euros por megavatio hora (MWh) y que empezará en 40 euros MWh y que se mantendrá el sistema de interconexión con Francia previsto en el borrador.

En este contexto, la Comisión Europea “toma nota de las circunstancias excepcionales” que justifican la adopción de este mecanismo para abaratar la factura de la luz, en especial su “diseño específico” y el hecho de que su aplicación esté “limitada” en el tiempo.

Las negociaciones entre España y Portugal, por un lado, y Bruselas, por otro, acumulan ya varias semanas desde que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE reconocieran el pasado 25 de marzo la llamada “excepción ibérica”, que abrió la puerta a que ambos países adoptaran medidas excepcionales para abaratar la factura de la luz, informa Efe.