Gasolineras al límite: el descuento se come cada mes un tercio de su resultado anual

La principal patronal del sector advierte del riesgo de crear “zonas de sombra” de suministro en áreas periféricas porque las estaciones de servicio no tienen liquidez para adelantar la bonificación

Una estación de servicio en Madrid la pasada semana
Una estación de servicio en Madrid la pasada semana FOTO: Jesús G. Feria La Razon

La ayuda de 20 céntimos por litro para los carburantes está poniendo contra las cuerdas a las estaciones de servicio más pequeñas. Que es casi lo mismo que decir que a la gran mayoría del sector, pues, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el 69,5% está conformado por pymes y hay 3.700 autónomos que desarrollan su labor en este negocio. La obligación que tienen las gasolineras de anticipar el dinero de la ayuda está llevando a una situación límite a cientos de ellas de pequeño tamaño cuya liquidez no era ya de por sí muy boyante antes de la aplicación de la subvención. Y la decisión del Gobierno de no abonar más adelantos, como hizo en abril, para cubrir este gasto amenaza con empeorar la ya delicada situación de muchas de ellas y crear zonas con dificultades de abastecimiento de carburante.

Según informes encargados por la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicios (Ceees) –la más grande del sector– una estación de servicio con unas ventas medidas anuales de un millón de litros en un entorno rural tendrá que adelantar para atender la ayuda unos 16.666 euros cada mes, lo que le supondrá cada 30 días una pérdida de liquidez de un tercio del resultado de negocio que genera en un año y que asciende a unos 45.000 euros. Una circunstancia que se suma al hecho de que, según sus cálculos, el anticipo concedido por las administraciones para afrontar la bonificación de abril sólo cubrió el 50% de sus ventas dado que se calculó en función del 90% de su facturación de 2021, cuando todavía había restricciones a la movilidad por el covid.

Este estrangulamiento financiero es una amenaza para el suministro pues, según aseguran desde Ceees, «si las estaciones de servicio no cuentan con liquidez, no podrán pagar las cisternas de carburante a sus proveedores». De hecho, aseguran, «muchos proveedores ya han comenzado a solicitar a multitud de estaciones de servicio los pagos por adelantado». El riesgo de creación de zonas en sombra es, según esta patronal, más acusado cuanto menor es la capacidad financiera de las estaciones de servicio, circunstancia que se da especialmente en zonas rurales.

Ceees considera, además, que los problemas de liquidez de las estaciones de servicio irán a más en las próximas semanas si las liquidaciones de la bonificación no se hacen con agilidad. El decreto del Gobierno que regula las ayudas establece que las gasolineras deben presentar los primeros quince días de mayo, junio y julio una solicitud de devolución de las bonificaciones efectuadas el mes anterior y que han adelantado. Luego, la administración tiene otros 30 días a contar desde el fin del plazo de presentación de la petición de devolución para contestar. Eso significa que, si se agotan los plazos, las estaciones de servicio tendrían que financiar la bonificación durante 45 días más, un extremo que esta patronal considera imposible para la tesorería de una pyme. Aunque el problema, advierte, puede ser todavía peor para algunas de ellas dado que el decreto fija que si pasado un mes desde el final del plazo para solicitar el reembolso de lo adelantado la administración no ha contestado, la solicitud podrá entenderse desestimada.

Ayudas

Pero los problemas con la bonificación no se circunscriben sólo a las empresas. Los consumidores también están, según el Ceees, afectados por el limbo sobre su tratamiento fiscal en que todavía se encuentra. Según aseguran, a día de hoy, ni el Ministerio de Hacienda y Función Pública ni la Agencia Tributaria han aclarado cuál será el tratamiento fiscal que tendrán los descuentos. Si se trata de una bonificación al precio, explican, «no estamos hablando de otra cosa que de una subvención. Y, por lo tanto, nuestros clientes que solicitan factura deberán tributar por ella, pues el propio criterio de Hacienda establece que todas las ayudas y subvenciones tienen la consideración de ganancias patrimoniales».

Para evitar la caída de estas gasolineras con menor músculo financiero, Ceees ha vuelto a reclamar que se articulen líneas de financiación del ICO al 0% de interés, así como una guía sobre cómo realizar las liquidaciones. Peticiones, entre otras, que ha hecho al Defensor del Pueblo para que, a su vez, se las traslade tanto a la Agencia Tributaria como a los ministerios de Hacienda y Transición Ecológica.